Inicio Opinión   En suspenso: CUBA & BIDEN

  En suspenso: CUBA & BIDEN

9 minuto leer
Comentarios desactivados en   En suspenso: CUBA & BIDEN
0

 

Karen DeYoung *. «Tenemos un mundo entero y una región en desorden. Estamos combatiendo una pandemia y lidiando con el colapso de la democracia en una gran cantidad de países. Ese es el entorno en el que nos encontramos. Cuando se trata de Cuba, haremos lo que sea de interés para la seguridad nacional de Estados Unidos.”

“Obama, al restablecer relaciones diplomáticas plenas con La Habana, abrió la puerta a un aumento de los viajes y el comercio de Estados Unidos… Donald Trump la cerró otra vez.”

“En campaña Biden se comprometió a volver a la política de Obama pero es demasiado difícil y no vale la pena…Cuba no se hizo a sí misma, ni a Biden, ningún favor. Las medidas violentas contra artistas, periodistas y académicos disidentes y el apoyo continuo a los regímenes represivos en Venezuela y Nicaragua no la ayudan.” Dijo –confidencialmente- un vocero del Presidente de los Estados Unidos.

La promesa de campaña del presidente Biden de «volver» a la política Obama de compromiso con Cuba sigue sin cumplirse. Duerme en un archivo de baja prioridad.

Al mismo tiempo, Washington se estremece ante una misteriosa enfermedad cerebral que ataca a políticos y diplomáticos de Estado Unidos. Se pretende que la información no trascienda. En particular porque se trataría de ataques dirigidos.

Biden lucha por imponer la democracia en el extranjero cuando enfrenta desafíos en casa. La relación con Cuba es un problema incómodo. En gran parte, se reduce a dos palabras: Robert Menendez.

El senador demócrata de Nueva Jersey, Robert Menéndez es el poderoso presidente del Comité de Relaciones Exteriores. Se opone a respaldar el «comportamiento brutal» del gobierno cubano. Cuenta  con un amplio electorado de cubanoamericanos en Nueva Jersey y desde ya de Miami.

La administración no tiene porqué facilitar nada a Cuba, a menos que su gobierno «tome medidas para restaurar y respetar los derechos de sus ciudadanos.” Previene el Senador.

Después de perder Florida ante Trump, el Presidente prometió consultar con el Congreso y revisar a gran escala de la política estadounidense hacia La Habana.

No habrá en el corto plazo  relaciones de cooperación. “La administración del presidente Biden, dando la espalda a la abrumadora mayoría de los estadounidenses y cubanos, hace cumplir las medidas de Trump”, protesta el canciller cubano. «Hay una brecha cada vez mayor entre las palabras y la realidad».

Los no cubanoamericanos aún  tienen prohibido enviar dinero a la isla. Los cruceros tienen prohibido navegar desde Estados Unidos a Cuba, y las docenas de vuelos comerciales estadounidenses programados a ciudades cubanas se anularon. Se mantienen estrictos límites a las transacciones comerciales.

Con la represión política en alza y la economía en una situación desesperada, más cubanos zarpan hacia Florida en balsas y pequeñas embarcaciones. Según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, 35.738 cubanos intentaron cruzar las fronteras terrestres de Estados Unidos durante los primeros cinco meses de este año, en comparación con menos de 20.000 en los 12 meses anteriores.

Obama levantó la designación de Cuba como estado terrorista.  Trump la impuso otra vez. Biden renovó la decisión de Trump hacia   Cuba, por no cooperar con los esfuerzos antiterroristas de Estados Unidos, etiqueta que comparte con Irán, Corea del Norte, Siria y Venezuela.

No existe una creencia generalizada dentro de la administración de que Cuba esté involucrada en el terrorismo global, pero «¿por qué jugar la carta con eso?» dijo el vocero. “Es probable que cualquier cambio en la política hacia Cuba sea criticado. No es  ventajoso”.  

La Habana sostiene que Biden apoya la contrarrevolución cubana. Y denunció bombardeo mediático contra Estados Unidos “como el principal patrocinador de las actividades contrarrevolucionarias”.

Mientras Biden analiza las elecciones de mitad de período del próximo año y se anticipa un retroceso político, la administración se toma su tiempo. Es probable que el levantamiento de restricciones a las remesas, los viajes y el procesamiento de visas en La Habana sea el primero en la lista, pero no hay un calendario.

Cuba niega responsabilidad de las indefinidas lesiones cerebrales ocurridas recientemente. Los funcionarios de inteligencia de Washington sospechan que Rusia es autor indirecto mediante el uso de microondas u otras formas de energía dirigida. En definitiva, reflexionan, ¿acaso no es Moscú la responsable de la actividad de la inteligencia cubana?

Otro problemón en esta complicada trama sin fin.

 

Karen DeYoung* es una periodista estadounidense ganadora del premio Pulitzer y es la editora asociada de The Washington Post. DeYoung nació en Florida y creció en St. Petersburg, Florida. Recibió una licenciatura en periodismo y comunicaciones de la Universidad de Florida.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Erotismo y otras cuestiones

    Autoridades del Museo Met se negaron a dejar de exhibir “Teresa soñando” (1938) de Balthus…
  • Biden vs empresas

    Por: James Poliitiy Kiran Stacey. Los grupos empresariales se oponen a la amplia orden eje…
  • India: Negocios & Covid.

      Por: Benjamín Parkin. Los hospitales de la India están desbordados por pacientes en…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

La intendente Norma Fuentes y el rector de la Unse Héctor Paz lanzaron talleres de Huerta Urbana Agroecológica

Buscan brindar a los jóvenes y adolescentes de la ciudad los conocimientos necesarios para…