Inicio Internacionales Escándalos de abusos en la Iglesia de Chile: el Papa recibió a Piñera y expulsó del sacerdocio a dos obispos

Escándalos de abusos en la Iglesia de Chile: el Papa recibió a Piñera y expulsó del sacerdocio a dos obispos

12 minuto leer
Comentarios desactivados en Escándalos de abusos en la Iglesia de Chile: el Papa recibió a Piñera y expulsó del sacerdocio a dos obispos
0














La decisión de Francisco se conoció tras un encuentro de media hora con el presidente chileno Fuente: AFP – Crédito: Alessandro Bianchi



ROMA.- Sigue adelante la purga en la Iglesia chilena. Justo el día en el que recibió en audiencia al presidente de Chile,


Sebastián Piñera
, con quien habló, entre otros temas, del escándalo de
abusos sexuales del clero que sacude a su país, el


Papa
expulsó del sacerdocio a dos conocidos obispos chilenos hallados culpables de este terrible crimen.





























“El Santo Padre ha dimitido del estado clerical a Francisco José Cox Huneeus, arzobispo emérito de La Serena, miembro del Instituto de los Padres de Schoenstatt, y a Marco Antonio Órdenes Fernández, obispo emérito de Iquique”, indicó hoy un comunicado de la oficina de prensa de la Santa Sede, que detalló que en ambos casos fue “como consecuencia de actos manifiestos de abusos a menores”.

“La decisión adoptada por el Papa el pasado jueves, 11 de octubre de 2018, no admite recurso. La Congregación para la Doctrina de la Fe lo ha notificado ya a los interesados, a través de sus respectivos superiores, en sus respectivas residencias. Francisco José Cox Huneeus continuará formando parte del Instituto de los Padres de Schoenstatt”, agregó el comunicado.















La expulsión de estos dos obispos, una medida durísima, se sumó a la del sacerdote Fernando
Karadima, emblema del escándalo de abusos -que había sido sancionado en 2001 por el Vaticano a una “vida de penitencia y oración”-, el 28 de septiembre pasado; y la del sacerdote Cristián
Precht, prelado de 77 años conocido durante la dictadura por su defensa de los derechos humanos, dos semanas antes, hallado también culpable de abusos sexuales de menores. En el marco de la limpieza empezada después de la misión del arzobispo maltés, Charles Scicluna, máximo experto en abusos del Vaticano, en febrero pasado, que provocó luego la dimisión en masa del episcopado, el Papa también aceptó hasta ahora la renuncia de siete obispos, entre los cuales Juan
Barros, el detonante del escándalo.















Cox, que hoy tiene 85 años y demencia senil, famoso por haber abusado sexualmente de niños y adolescentes, fue obligado a dimitir como obispo de La Serena en 1997 y en 2002 fue enviado a vivir en oración y penitencia a Alemania, en la localidad de Vallendar.

Hasta hace poco, nunca había sido procesado, ni juzgado por nadie, porque fue protegido durante años por el cardenal Francisco Errázuriz, ex arzobispo de Santiago, también del Instituto de Schoenstatt y por el cardenal Angelo Sodano, que fue nuncio en Chile durante la dictadura de Pinochet.








“Monseñor Francisco José Cox, y su trágico caso y trayectoria, es un punto esencial para comprender y seguir la ‘lógica’ de la crisis de la Iglesia chilena. El encubrimiento de la conducta de Cox es un proceso que se verifica paralelamente al encubrimiento de los delitos de Karadima. Como secretario de la comisión episcopal organizadora de la visita de Juan Pablo II, en 1987, Cox se convierte en un brazo ejecutivo del nuncio, que en ese momento era Angelo Sodano”, recordó el vaticanista chileno Luis Badilla, en un artículo en Reflexión y Liberación.








“La influencia del nuncio Sodano es la que lleva al nombramiento de Cox, primero como secretario del Pontificio Consejo para la Familia (1981) y luego como arzobispo coadjutor de La Serena (1985). El mismo mecanismo convoca luego al obispo Cox a trabajar en la coordinación entre el Vaticano y la RAI para los eventos del Jubileo del año 2000. Durante ese breve período, Cox condujo también en Radio Vaticana un espacio semanal dedicado a reflexiones marianas. Ya entonces existían numerosas y graves acusaciones contra él y en la prensa chilena se habían publicado varias denuncias y testimonios”, agregó.

En 2004, cuando ya se encontraba en Alemania aislado, obligado a penitencia y oración, y sometido a tratamiento psiquiátrico, Cox habría cometido un ulterior abuso sexual. La acusación se remitió a la Congregación para la Doctrina de la Fe, donde se inició un proceso canónico en su contra, concluido ahora, en momentos que la cuestión de los abusos ha creado una de las peores crisis del pontificado de Francisco.











Francisco y Piñera intercambiaron regalos en su reunión de media hora Fuente: AFP – Crédito: Alessandro Bianchi

Su nueva medida de “tolerancia cero” contra obispos abusadores se conoció justo después de que recibió por primera vez al presidente de Chile, Sebastián Piñera, en una audiencia en el Palacio Apostólico que duró media hora. Durante las “cordiales conversaciones”, un tema obligado fue la situación del país y la “dolorosa herida de los abusos a menores, subrayando el compromiso de todos en la colaboración para combatir y prevenir estos crímenes y su ocultamiento”, según reconoció el Vatiacano en un comunicado.

“Hemos tenido un encuentro muy lindo y franco con el papa Francisco y hemos hablado también de la difícil situación que la Iglesia de Chile está viviendo. Compartimos la esperanza de que la Iglesia pueda vivir un renacimiento y recuparar el afecto y la cercanía del pueblo de Dios”, contó luego de la audiencia Piñera a los periodistas.

En el encuentro también se habló de América Latina y de las situaciones de Venezuela y Nicargua, así como de la cuestión de las migraciones, temas “que preocupan al Papa”, según el mandatario chileno. A la hora del intercambio de regalos, el Pontífice le donó al presidente una escultura de un olivo, símbolo de paz, augurándole “que su gobierno sea de paz”. “La paz es el camino”, le dijo entonces Piñera, agradeciéndole el presente.

En la reunión que mantuvo luego con el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, este también conversó acerca del reciente
fallo de la Corte de La Haya, que desestimó un recurso de Bolivia que reclamaba que Chile se sentara a negociar para una salida al mar. “Hemos reiterado la posición de Chile: buena voluntad y diálogo, pero también el respeto del derecho internacional, de la historia, de los tratados y de la soberanía que Chile siempre tuvo”, concluyó Piñera, que mañana participará de la misa solemne que Francisco celebrará para la canonización de siete beatos, entre los cuales Pablo VI y monseñor Arnulfo Romero.

















Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

El oficialismo logró alzarse con el dictamen con la firma de diputados del justicialismo – NCN

Aún con el debate de comisión en curso, el oficialismo pasó a la firma el dictamen del Pre…