Inicio Opinión ETCÉTERA: SOBRE LOS RICOS | 7miradas

ETCÉTERA: SOBRE LOS RICOS | 7miradas

9 minuto leer
Comentarios desactivados en ETCÉTERA: SOBRE LOS RICOS | 7miradas
0

Paul Volcker, ex titular de la Reserva Federal, 91 años, fue notorio al  recurrir a tasas de interés impresionantemente altas. Para concluir con la inflación galopante de fines de la década de 1970 y principios

de la de 1980.  Sigue muy interesado en la suerte de Estados Unido, la economía y el gobierno. Y si bien: “Estamos en medio de un gran lío en todo sentido” dice.

“El respeto por el gobierno, el respeto por la Corte Suprema, el respeto por el presidente, todo eso ha desaparecido”, dijo. “Hasta el respeto por la Reserva Federal”.

“Y está realmente mal. Por lo menos las fuerzas armadas todavía tienen todo el respeto. Pero no lo sé, ¿cómo se puede gobernar una democracia cuando nadie cree en la dirigencia del país?”.

Volcker terminó su autobiografía, Keeping at It: The Quest for Sound Money and Good Government (seguir tratando: La búsqueda del dinero sensato y el buen gobierno). Ya está en venta la editorial  Public Affairs, división de Hachette.

“Yo no tenía intención de escribir un libro, pero había algo que me irritaba”, dijo. “Realmente me preocupa esta cuestión de la gestión pública”. Escrito por Volcker con Christine Harper, editora jefe de Bloomberg Markets, el libro es una autobiografía reveladora acerca de un hombre que no solo por su actuación el rol del director de la Reserva Federal sino que, después de la crisis financiera, concibió una regla que lleva su nombre y que eliminó parte de las tomas de riesgos por parte de los bancos de Wall Street.

La Regla de Volcker viene siendo socavada por los republicanos, a quienes Volcker no les cae bien.

“No hay fuerza en la tierra que pueda mantenerse eficazmente, año tras año, contra los miles de individuos y los cientos de millones de dólares del pantano de Washington destinados a influir en el proceso legislativo y judicial”, escribe.

A memoria se remontan al encuentro con el presidente Ronald Reagan y su jefe de gabinete, James Baker, en la biblioteca del presidente junto al Salón Oval en 1984.

Reagan “no dijo una palabra”, escribe Volcker. “En cambio, Baker entregó un mensaje claro: El presidente le ordena que no aumente las tasas de interés antes de las elecciones….  Me quedé pasmado… Luego supuse que se habría elegido la biblioteca como lugar de reunión porque, a diferencia del Salón Oval, probablemente careciera de un sistema de grabación”.

El libro también trata cuestiones políticas actuales, como el objetivo de 2 por ciento de inflación que se ha convertido en meta de la Reserva Federal.

“Me desconcierta el fundamento. Un objetivo, o límite, del 2 por ciento no figuraba años atrás en mis manuales. No conozco ninguna fundamentación teórica”.

“Había pensado que la medida podía estar motivada por temores de deflación. “¡Y en este país no hemos tenido deflación en 90 años!. “Por encima del miedo hay algo más inquietante que afecta a la política…El problema central es que vamos convirtiéndonos en una plutocracia… Hay una  gran cantidad de personas enormemente ricas que están convencidas de que son ricas porque son inteligentes y constructivas. Y no les gustan los gobiernos, y no les gusta pagar impuestos”.

“Crecí en un mundo en el que el buen gobierno era algo valioso. Las cosas han cambiado. Hoy Washington está invadida por lobistas y think tanks. Nuestro sistema educativo ha sido pervertido por el dinero. Instituciones como la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de Harvard y la Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Públicos de Princetonno han logrado formar adecuadamente a una nueva generación de funcionarios públicos.”

“A los ricos es gusta la vía libre”. Es una venta mayorista entre pares. Pueden discutir sobre guerra, paz, pobreza y todo lo demás, dijo. “Pero cuando vas a una escuela de política pública no aprendes a manejar el maldito gobierno. Aprendes a debatir problemas políticos”.

A diferencia del presidente Barack Obama, que lo invitó para consultarlo sobre políticas económicas y reguladoras —y le preguntó si quería ser secretario del Tesoro, según dijo— esta Casa Blanca no lo ha llamado.

Volcker no es un fanático del presidente, pero admite que Trump “ha reconocido con astucia las preocupaciones económicas de los obreros. Trump “advirtió algunos de los problemas que la élite ignoraba”, dijo. “Creo que no hay dudas sobre eso, de una manera errática, pero así es”.

A Paul Volcker le preocupar la próxima crisis financiera. “Los bancos están en una posición más fuerte que antes, pero la respuesta sincera es que no sé cuánto están manipulando”.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Máximo Kirchner: “¿Ustedes ven algo de lo que se le pidió al FMI en los hospitales?”

source Relacionado …