Inicio Gremiales Evolución Sindical: un libro para repensar el sindicalismo de cara a la renovación de autoridades

Evolución Sindical: un libro para repensar el sindicalismo de cara a la renovación de autoridades

8 minuto leer
Comentarios desactivados en Evolución Sindical: un libro para repensar el sindicalismo de cara a la renovación de autoridades
0

Para la opinión pública argentina, que nadie tiene muy en claro qué es y a quiénes alcanza, el movimiento obrero en nuestro país es una maquinaria poderosa que atrasa; asociado siempre a hechos de corrupción y a ser el proveedor del cotillón festivo -llámese el aporte de gente con bombos, platillos y petardos en el mejor de los casos- de actos de gobiernos peronista. Ayudan a crear al monstruo las noticias por peleas entre facciones internas, cortes de calles o bloqueos a fábricas como así también queda a la vista las peleas intestinas por los encuadres gremiales para engrosar las afiliaciones en un país donde cada vez hay menos trabajo formal. Podríamos reducir este auto escrache al sindicalismo a casi siempre los mismos dirigentes. Es decir: a esa opinión pública llegan las miserias y mezquindades que, por menos que sean teniendo en cuenta todo el universo, sirven para armar la matriz general de ese inconsciente popular.

Ahora bien, cuando un trabajador formal se afilia a un gremio encuentra respuesta a muchas cosas: principalmente salud gracias a las obras sociales sindicales, espacios de recreación, turismo y otros beneficios. Estos podrían ser mucho mejores si la economía del país funcionara mucho mejor; ya que también existen las quejas a esos servicios. Y hablando de economía, para los gobiernos liberales justamente los sindicatos son la máquina de impedir: ¿qué pasaría si un gobierno por decreto resolviera dar de baja el aporte solidario de todos aquellos trabajadores que no están afiliados? Cambiemos redujo el aporte solidario de los bancarios y de los lecheros enrolados en Atilra. El globo de ensayo en algún punto funcionó. ¿Qué hubiera pasado si Cambiemos hubiera sido reelegido?

El libro Evolución Sindical salió esta semana a la calle con la intención de mostrar, mediante entrevistas, reflexiones y críticas, que hay mucho para pulir y avanzar definitivamente en una agenda propia; un rojo que la CGT no viene pudiendo mostrar desde hace años. En ese sentido, la edición propone seis bloques temáticos evolutivos que deberían ser parte de la minuta de objetivos que debe tener el movimiento obrero: medio ambiente, perspectiva de género, mayor participación, consenso y unidad, nuevas tecnologías y protección de los precarizados. A su vez, complementan este escrito el contexto del movimiento obrero incluyendo una mirada judicial, empresarial, histórica y global en el marco de la Organización Internacional del Trabajo.

Acaso este libro pueda ser leído como la plataforma electoral de un político en carrera hacia algún cargo; lo bueno es que, al contrario de lo que podemos ver en una publicación de ese estilo, Evolución Sindical tiene críticas de quienes ya son parte del modelo en el que está inmerso.

Nada de lo que aparece en Evolución Sindical tendrá espacio en los medios masivos de comunicación: es una batalla cultura perdida. También hay una explicación: los medios son manejados por la contraparte del sindicalismo, los empresarios. ¿Se puede revertir? No. Incluso sería estéril recrear un diario de la CGT como alguna vez existió.

En cualquier caso, sí se puede mostrar un neo sindicalismo robustecido concibiendo una Central obrera moderna. Hoy la CGT pareciera ser una guarnición -para colmo escasa- de la política: lo podemos ver en las pocas bancas a las que accedió en el Congreso y a la cero participación de dirigentes en el Ejecutivo.

En 2021, la CGT elegirá una nueva conducción y parte del rodaje de este libro en este año tan adverso para todo fue por esa marca en el calendario; pero también por su nonagésimo aniversario cumplido el 27 de septiembre de este 2020. En ese paréntesis se coló este libro, aunque aspira a mantener vigencia más allá de ese límite temporal del 2021. Eso lo podremos ver en el 2025 cuando la CGT cumpla 95 años y Evolución Sindical me sirva –a mí y a los que participaron y al movimiento obrero en general- como una Memoria: sabremos si esta conducción que arrancará prontamente pudo concebir un espacio de debate moderno y de mayor apertura, con consenso, mayor participación, inclusión de género y siendo generadora de proyectos.




Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Gremiales
Comentarios cerrados

Mira además

Aministía Internacional denuncia que Egipto ha ejecutado en dos meses al doble de presos que en todo 2019

La organización Amnistía Internacional (AI) afirmó este miércoles que las autoridades de E…