Inicio Opinión FRAGILIDAD | 7miradas

FRAGILIDAD | 7miradas

6 minuto leer
Comentarios desactivados en FRAGILIDAD | 7miradas
0

 

(Financial Times): Hace medio siglo que afrontar una crisis económica forma parte de la tarea que asume la mayoría de los presidentes argentinos. Los desafíos que enfrenta Alberto Fernández, el peronista que ganó las elecciones, son gigantescos.

La economía está en recesión tambaleándose al borde de un default. Empeora la pobreza, tiene una de las tasas de inflación más altas del mundo y se derrumbaron los niveles de vida. Fernández debe abordar todo esto con una coalición díscola, un pueblo impaciente, mercados frágiles, inversores escépticos y una compañera de fórmula que encuentra entre las figuras que más dividen a los argentinos.

Parte de la culpa del desastre económico recae sobre Mauricio Macri, el actual presidente. Macri comenzó bien, trazando el camino hacia una economía abierta y competitiva; su incapacidad para frenar una inflación obstinada alta, su timidez inicial a la hora de abordar al déficit presupuestario y su excesiva dependencia de las tasas de interés elevada y de la deuda externa fueron su perdición.

Pero Macri siempre tuvo todo en contra. El gobierno peronista de Cristina Fernández de Kirchner en 2015 le dejo dudosas estadísticas económicas, una salvaje emisión de dinero, controles de precios y acusaciones de galopante corrupción que el 40% de los argentinos haya votado por la reelección de Macri a pesar de que no mejoró la economía es una señal elocuente de las dudas de los votantes sobre los peronistas.

Una de las maneras más claras que tiene Alberto de romper con las viejas y malas costumbres del peronismo sería garantizar que Cristina sea juzgada en las 11 causas de corrupción que tiene abiertas. En este aspecto, es un mal presagio que el ahora presidente electo haya pedido la liberación del izquierdista brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que cumple una condena de prisión por corrupción.

Sin embargo, la principal prioridad de Alberto es la economía. Debería buscar una renegociación rápida y pragmática de la deuda argentina con el FMI y el sector privado que permita un calendario de pagos ordenado y realista, mientras mantiene el acceso al capital internacional.

Solo podrá lograrlo si se apoya en políticas económicas creíbles. El presidente entrante debería mantener la disciplina fiscal, ignorar las voces proteccionistas del movimiento peronista y basarse en los intentos de Macri de atraer inversiones extranjeras en áreas clave como el depósito de Vaca Muerta. Debería promover la agroindustria, uno de los pocos sectores internacionalmente competitivos del país, y reconsiderar su oposición al acuerdo comercial entre la UE y el Mercosur.

La historia económica de Argentina de los últimos 80 años es una serie deprimente de fracasos, con un sinfín de soluciones a corto plazo intentadas y descartadas en medio de crisis recurrente. Hay grandes probabilidades de que Fernández fracase. Pero puede mejorar sus chances si trata de construir un amplio consenso nacional en torno a políticas pragmáticas y a largo plazo apuntadas a subir la competitividad, recuperar la confianza y promover el crecimiento sostenible.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Fuentes destacó el compromiso del personal de Defensa Civil – Noticias del Estero

La intendente de la Capital, Ing. Norma Fuentes, destacó el compromiso de los empleados de…