Inicio Opinión FUMANDO ESPERO

FUMANDO ESPERO

8 minuto leer
Comentarios desactivados en FUMANDO ESPERO
0

Francisco Mármol, gerente de Relaciones Empresariales de Grupo Madero Sur. Madero Sur se define como un “versátil y multidisciplinario equipo de trabajo enfocado en el cliente y entiende al ámbito laboral como un espacio de desarrollo personal y profesional.” Y añade “Creamos ambientes innovadores que se adaptan a los nuevos conceptos laborales, nuevas tecnologías y criterios sustentables, para dar respuesta a las necesidades actuales de las organizaciones.”

En esta ocasión menciona a Philip Morris, la multinacional norteamericana dueña en Argentina de Massalin particulares,  que ha declarado “unos beneficios de 2.319 millones de dólares, solamente en el segundo trimestre de este año, un 5,5% más que en el mismo período de 2018. Philip Morris-Massalin es la mayor empresa tabacalera del mundo, con una facturación anual de unos US$ 80 mil millones y unos beneficios de más de US$ 7.500 millones para este año. “En el ámbito en que se desempeña “Su capacidad de lobby (grupo de presión con capacidad para presionar sobre un gobierno es conocida. Hace 18 meses demostraron su poder en el Parlamento argentino y consiguiendo una rebaja impositiva para la industria tabacalera del 5% con la llamada, por todos los legisladores, “reforma Massalin”. Su cuota de mercado supera el 75%, que implica más de 8 mil millones de pesos de ahorro fiscal, destinado a beneficios de su casa matriz en Suiza. En el complejo y opaco mundo de las empresas llama la atención esta denuncia, diferente a las caracterizadas en tiempos recientes. Se trata de actos de corrupción de Massalin, en sus contactos con legisladores. ¿Llegará esta denuncia a la Justicia? Es un tema meneado desde hace años y que se concreta con la denuncia del señor Mármol, quien menciona que “Desde la otra multinacional radicada en British American Tobacco (BAT), ex Nobleza Piccardo, acusó al propio gobierno de “beneficiar a la líder del mercado, Massalin, con estas modificaciones impositivas, concentrando más el mercado e incrementando el comercio ilegal y el contrabando”. Desde las pymes tabacaleras argentinas se confirma que el actual sistema impositivo impuesto desde el Gobierno y abanderado por AFIP tiene un único beneficiario, las multinacionales, encabezadas por Philip Morris.

Massalin “diseñó” una ley a medida para concentrar la totalidad del mercado. Eliminar toda competencia, sobre todo, de la industria local, las pymes argentinas, imponiendo un impuesto mínimo abusivo. Toda empresa nacional, pymes del tabaco, están condenadas a desaparecer en Argentina si no hay un marco legal que las ampare en su realidad empresarial y no con una regulación confiscatoria e inconstitucional. La falta de controles gubernamentales y la actual legislación del tabaco han hecho que proliferen en todo el país fábricas semiclandestinas, que sin control alguno, falsificando marcas y sin pagar impuestos comercian en Argentina más de 3.500 millones de cigarrillos anualmente. Se añaden los casi 3 mil millones de cigarrillos de contrabando, llegados desde la triple frontera ilegalmente.”

“El comercio ilegal hace perder al fisco más de 15 mil millones por año. El Estado argentino dejó de lado por acción, omisión, falta de controles o incapacidad más de 30 mil millones de impuestos en los último año y medio. La denominada ruta del contrabando Paraguay-Rosario no es ningún secreto. El diputado Héctor Cavallero hizo un pedido de informes, sobre dos cargamentos de tabaco ilegales interceptados por Gendarmería, cuando eran transportados hacia Rosario. Surge que la única fábrica de cigarrillos que podía procesarlos en la provincia de Santa Fe es Bronway SA, empresa ligada a Mario Roberto Segovia, hombre vinculado al comercio de efedrina.”

“El factor más preocupante son los nuevos fumadores de entre 12 y 15 años a los que se está insertando nuevos dispositivos de tabaco, como los cigarrillos electrónicos y “vapeadores” que son ofrecidos como opciones más saludables. Argentina no cuenta con regulación al respecto, no se permite, por ahora, su comercialización, pero se tolera su consumo y publicidad. Es habitual ver en locales y lugares de trabajo a gente fumando con estos aparatos y “vapeando”.”

En fin, un tango sostiene: “Amar es un placer genial, sensual…Fumando espero a la quien yo quiero, tras los cristales de alegres ventanales. Y mientras fumo, mi vida no consumo porque flotando el humo me suelo adormecer…” Al parecer los que se mantienen insomnes y generosos son quienes manejan este lobby.

Sería oportuno que este asunto no se instale en una guerrilla de versiones. Es probable que algún fiscal se interesa en profundizarlo desde tribunales.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Fuentes destacó el compromiso del personal de Defensa Civil – Noticias del Estero

La intendente de la Capital, Ing. Norma Fuentes, destacó el compromiso de los empleados de…