Inicio Opinión HIDROVIA: UN LADO OSCURO | 7 miradas

HIDROVIA: UN LADO OSCURO | 7 miradas

12 minuto leer
Comentarios desactivados en HIDROVIA: UN LADO OSCURO | 7 miradas
0

 

El Gobierno estatiza la hidrovía mientras su licitación se anuncia para el 2022. Son pocas las empresas capacitadas. Y son internacionales. La intervención directa provoca un tole-tole de rumores y versiones sobre la futura concesión.  Por ahora el control queda en manos de la Administración General de Puertos.

Hay otros aspectos poco mencionados. Los analiza con su habitual calidad en su información y estilo, una editorial de “La Nación”  titulada “Otro lado  oscuro”.

Sobra oscuridad en este asunto público, aunque la recreación moral y material de la Argentina precisa lo contrario.

“La hidrovía Paraná-Paraguay, la ruta fluvial que une cuatro países a lo largo de más de 3400 kilómetros, tiene más de un lado oscuro. La falta de controles convierte esa vía, clave para la salida de las exportaciones de granos argentinos, en un peligro latente si se transforma en una de las principales rutas del narcotráfico en Sudamérica.

En toda la paleta de discusiones que se sucedieron durante los últimos meses, cuando era inminente el vencimiento del contrato con la concesionaria Hidrovía SA, la necesidad de incrementar los controles estuvo prácticamente ausente.

Debatir sobre la necesidad de que la Argentina recupere la “soberanía” de esta ruta es insistir en un eslogan vacío de contenido, cargado más de ideología que de lo que verdaderamente debería discutirse: el dragado y balizamiento de una ruta fluvial por donde sale desde los puertos del Gran Rosario más del 80% de las exportaciones de granos. La urgencia de que se coordinen mejores y mayores controles tampoco entró en la discusión.

La ruta fluvial es utilizada por eslabones del crimen organizado internacional para el contrabando de drogas, un auténtico agujero negro en materia de controles y acuerdos desdibujados entre los países involucrados en la Hidrovía.

En febrero pasado se secuestraron en los puertos de Amberes y Hamburgo tres cargamentos de 27 toneladas de cocaína que provenían de Paraguay. Por lo menos uno de ellos, con 16.174 kilos de estupefacientes, había hecho trasbordo en el Puerto de Buenos Aires. Su detección se produjo luego de que las fuerzas de seguridad europeas lograron vulnerar más de 170.000 mensajes de teléfonos que usaban un sofisticado sistema encriptado.

Ese cargamento de cocaína, camuflado en latas de pintura, configuró una de las incautaciones más grandes de la historia de Europa. Navegó por 1400 kilómetros sin ser sometido a una sola inspección por parte de las fuerzas de seguridad. Se sospecha que la logística de ese lote de contrabando de cocaína fue coordinada por el Primer Comando Capital, la organización criminal brasileña que más creció en los últimos años, con un pie en Paraguay, donde controla gran parte de las 12 prisiones guaraníes.

En la última reunión, realizada en La Paz en enero pasado, los miembros de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, por sus siglas en inglés) advirtieron sobre los peligros de que la hidrovía Paraná-Paraguay se transforme “en una nueva vía para el tráfico de drogas”. El organismo internacional alertó sobre la “rearticulación” del tráfico de cocaína en Sudamérica a través de la Hidrovía durante la pandemia, e indicó que Paraguay se convirtió en una zona de acopio de la droga producida en Perú y Bolivia, para darle salida hacia África y Europa desde los puertos guaraníes.

En la Argentina no tomamos conciencia de la dimensión de este nuevo modelo de logística narco. Comenzó a ponerse en funcionamiento con una plataforma sólida en Paraguay, país que históricamente fue productor de marihuana, pero al que la inserción del crimen organizado internacional transformó en uno de los nodos de salida al exterior, a través del río.

Una muestra de este esquema de tráfico de drogas a través del río Paraná se hizo palpable en una causa judicial que se inició en septiembre de 2019, cuando la Prefectura Naval secuestró unos 291 kilos de marihuana. Proveniente de Asunción, el barco tanquero Don Juan amarró en una boya del lado entrerriano, cerca de La Paz. En lanchas rápidas, una banda de narcos paraguayos llevó el cargamento a Santa Rosa de Calchines, Santa Fe, donde existía un centro de acopio de los estupefacientes.

La organización asentada en Santa Fe estaba conformada por ciudadanos paraguayos y santafesinos que tenían contactos con la provincia de Buenos Aires. Los investigadores presumen que la caída de Itatí como centro de acopio de marihuana, en marzo de 2017, obligó a los narcos paraguayos, que son los mayores productores de cannabis, a buscar otros canales más sofisticados que aquel enclave en Corrientes para la llegada de la droga a la Argentina.

La falta de controles para combatir el narcotráfico en la Hidrovía está en discusión desde hace más de una década, pero no se avanzó en medidas concretas tendientes a cambiar esta situación de extrema vulnerabilidad. La exdiputada Elisa Carrió fue una de las que levantaron esa bandera. En 2018 presentó una denuncia en la Justicia Federal de Rosario para que se investigaran los puntos oscuros de ese tramo fluvial. “La Hidrovía es una especie de zona liberada que da lugar al tránsito ilegal de todo tipo”, dijo, con razón, en ese momento. La denuncia no tuvo avances.

Diputados de Juntos por el Cambio presentaron el informe “La hidrovía verde y blanca”, que el legislador y presidente de la Comisión de Defensa, Carlos Fernández, entregó a su bloque. Denunciaron el avance del narcotráfico y señalaron que los controles actuales en esa vía “no parecen ser suficientes”.

El tema de fondo es que ni la Argentina ni los países que integran la Hidrovía –Paraguay, Bolivia y Brasil– logran avanzar en un nuevo marco normativo para realizar operativos conjuntos que permitan ejercer un control efectivo sobre la referida vía fluvial. Actualmente se prioriza que los controles no corten el flujo de tráfico de la navegación, pero la situación en la región abre nuevas exigencias, ante el claro avance del crimen organizado en la Hidrovía. No hay tiempo que perder”.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Erotismo y otras cuestiones

    Autoridades del Museo Met se negaron a dejar de exhibir “Teresa soñando” (1938) de Balthus…
  • Biden vs empresas

    Por: James Poliitiy Kiran Stacey. Los grupos empresariales se oponen a la amplia orden eje…
  • India: Negocios & Covid.

      Por: Benjamín Parkin. Los hospitales de la India están desbordados por pacientes en…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Descendió el porcentaje de ocupación de camas UTI en Santiago del Estero

Así lo informó el COE tras la reunión mantenida este domingo. El Comité Operativo de Emerg…