Inicio Opinión JUSTICIA ALTERADA. | 7miradas

JUSTICIA ALTERADA. | 7miradas

10 minuto leer
Comentarios desactivados en JUSTICIA ALTERADA. | 7miradas
0

La ciudad vacía, anticipa la ausencia de hechos trascendentes sea en el ámbito judicial o en cualquiera de los otros en los que debiera notarse la actividad del nuevo Gobierno. Llama la atención la lentitud con la que se cubren cargos operativos que debiesen haberse ocupado casi de inmediato para evitar la inmovilidad de las empresas que prestan servicios públicos.

Sin embargo, el ambiente judicial, como se anticipase, se encuentra alterado por los sucesivos anuncios que auguran un importante cambio en sus futuras remuneraciones y en su posterior sistema de retiro.

También es cierto que, para complicar aún más el perfil de la Magistratura que posee la sociedad, en estos días salió a la luz  el supuesto intento de abuso de un Juez a una perito del Tribunal, que no dudó en exponerlo en todos los medios de comunicación. Bien es cierto, que el episodio pudo haber sido protagonizado por cualquier individuo pero, en el caso, lo fue por un Juez, lo que vuelve el tema sobre el conjunto de Magistrados que, nuevamente, se convierte a los ojos de la sociedad, en prebendario, abusivo y no merecedor de ningún privilegio o tratamiento diverso al del resto de los mortales.

Si bien esto es cierto, lo que debe rechazarse son las demasías, sea en un sentido o en otro, y si en ello podemos coincidir, deberá acordarse que los Jueces aun cuando no justifiquen un tratamiento distinto al del resto de sus conciudadanos, tampoco pueden ser demonizados hasta convertirlos en una suerte de secta maligna perjudicial para el futuro del grupo al que pertenecen.

Instalar ese concepto evoca las actitudes revolucionarias que buscan alterar la estructura de la una República como la que conocemos, y sustituirla por otra que no alcanza a definirse. Es posible también, que alguno de los integrantes del Poder Judicial, según desde donde se le mire, no ennoblezcan a los restantes miembros del mismo estamento, pero, sin duda, no constituye razón suficiente para descalificar a todos, como la necesaria custodia de los derechos reconocidos a los miembros de un grupo.

En el mundo existen numerosos sistemas de gobierno, desde los socialismos extremos, comunismo ruso o chino, capitalismos de todos las formas -desde el americano, hasta el de las economías europeas- y sistemas que navegan entre dos aguas impidiendo una definición clara de su posición filosófica última, sin embargo, en ninguno de todos los regímenes políticos se encuentra ausente el Poder Judicial. Esta afirmación nos impone reconocer que su función no ha sido, a lo largo de la historia, negada por ningún sistema que prevé reglas de convivencia que deban ser respetadas por sus miembros.

Siendo ello así, y reconociendo la imposibilidad de prescindir de su existencia, cabe interrogarse sobre cuál es el sistema que busca instalarse en nuestro país, al que se le anuncia la necesidad de modificar el actual y reemplazarlo por otro que se supone resultará más apto para asegurar la convivencia de los argentinos. A los fines de generar la idea de la necesidad del cambio, se ha convertido al Poder judicial en una suerte de fuente de todos los males que nos aquejan.

La inseguridad, que depende de la actuación de las fuerzas de prevención específica, frente a la sociedad y por obra de los medios, se ha convertido en la consecuencia de la ineficiencia que se dice posee el Poder Judicial. Las decisiones sobre la Seguridad social que dicta la justicia, son las que han descalabrado el sistema y no la pésima administración de sus fondos o el uso indebido de sus acreencias, son los Jueces del Trabajo, los que encarecen nuestros productos y no las leyes que han dictado los miembros del Congreso, como se ve, casi todos nuestros males parecen ser el resultado de la incomprensión de los Jueces al momento de cumplir con su deber de aplicar la ley.

Creemos que no es así y por eso pensamos que, una vez más, la tarea de reformar aquello que creemos no funciona adecuadamente debe ser meditada y no resuelta a los apurones. Han sido numerosos los ejemplos instalados en nuestro país que solo intentaron reparar un problema emparchando un sistema que debe guardar armonías y poseer contrapesos y balances.

 

Actualmente en el caso de la justicia penal federal, habrá de modificarse el sistema, avanzando hacia un sistema acusatorio puro, en el que los Fiscales serán dueños de la investigación y de la acción posterior, para llevar frente a los Jueces un esquema cerrado sobre el que estos deberán opinar. Cuál es la razón por la que los Fiscales serán mejores Funcionarios que los Magistrados, es una verdad guardada que no ha sido comunicada. Porque, en ese caso, no se ha establecido un sistema de control que permita verificar -por fuera de los propios fiscales- si el desistir de una investigación o insistir en otras, no constituye una arbitraria aplicación del poder que se les otorga?

Demasiados son los interrogantes que rodean la posibilidad de un cambio que no se ha definido en sus límites y que no parece haber contemplado todas las aristas que debería abarcar, solo la generación de confianza en las Instituciones les dará permanencia y eficacia en el rol que la Constitución les ha acordado.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Pecado capital

    Juan Grabois expresa sus ideas y las gira con una aspiración literaria y confesional en “L…
  • 16 años después

    Federico Pinedo arma su vida, que nunca será del todo privada en tanto la política es una …
  • Jugar en primera

    Bolsonaro, se considera aliado ideológico de Donald Trump. No es el caso por cierto del go…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Más de 12 mil personas disfrutaron del Festival Terra Viva en Beltrán

El Festival Terra Viva se desarrolló con rotundo éxito durante el fin de semana en la ciud…