Inicio Opinión JUSTICIA CONTINENTAL

JUSTICIA CONTINENTAL

9 minuto leer
Comentarios desactivados en JUSTICIA CONTINENTAL
0

Mientras en estos lugares la situación judicial parece haberse dedicado a los temas propios de la criminalidad moderna, es en otras tierras en la que parece dirigida a participar de las cuestiones políticas. En una rara calma, la vida se desenvuelve entre hechos de violencia y, como más llamativa, la investigación sobre el médico del Hospital Garrahan al que se ha condenado por pertenecer a una red de pedófilos. Mientras en el último tiempo, todo lo que decidía la Justicia se analizaba a la luz de sus repercusiones en el terreno de la política, hoy nada parece hallarse próximo a   ese campo y los Jueces alejados de querer intervenir en esas cuestiones.

Las noticias llegaron desde las playas cariocas, dando cuenta de la liberación del ex Presidente Lula Da Silva, circunstancia de notable repercusión en la política de ese país en la que gobierna una fuerza absolutamente opuesta a la representada por Jair Bolsonaro quien, sin lugar a dudas, verá entorpecida su gestión a partir de la activa participación del recién liberado líder político.

Hasta ahora, y a partir de la doctrina que estableció el propio Tribunal Superior en el año 2016, a partir de que exista una condena de segunda Instancia era posible que el imputado comenzase a cumplir la condena impuesta-. Para sostener ello, el Tribunal señaló en esa ocasión que con la confirmación de la segunda Instancia se agotaba la discusión sobre la materialidad del hecho, su carácter ilícito, su calificación legal y la participación en él del inculpado., quedando únicamente pendiente recursos de carácter extraordinario ante el TSJ y el TSF en los que la materia a resolver se encontraba constreñida  a que se hubiesen respetado los requisitos procesales en su substanciación y en la sentencia, como también los principios y garantías constitucionales  aplicables al caso.

Obviamente, esas circunstancias no pueden descartarse sin realizar el correspondiente análisis y, consecuentemente, no puede asegurarse que exista sentencia firme hasta el momento de concluir con esa última verificación. Obrar de un modo distinto, no pudiendo afirmar que la sentencia sea correcta y que no vaya a ser revocada o modificada, implica encerrar a alguien “por las dudas” y, trasladando la cuestión a nuestro derecho, anticipar una pena,  sin que existan razones que permitan suponer que el encerrado podrá entorpecer la investigación o escaparse.

Todo lo dicho, que no deja de ser materia específica de los abogados que se dedican al derecho criminal, al trasladarse a la situación de personajes relevantes de una sociedad adquiere distintas lecturas y repercusiones. Este principio de la soltura hasta el momento en que se dicte la sentencia definitiva -con agotamiento de las Instancias recursivas-, dispuesto respecto de personajes relevantes,  puede ser entendido con la “impunidad” que rodea a los poderosos y la posición contraria, como la persecución a la que son sometidos aquellos que han perdido su favor.

Esta circunstancia, que abandona el derecho para imbricarse en los razonamientos del hombre común, muestra la relatividad de los principios, el concepto técnico de aquello que es “justo” nada tiene que ver con aquello que puede sentir la sociedad y la separación entre la Justicia y lo que percibe la gente es una brecha cada vez más grande. Aunque el tiempo no ha pasado en vano, ciertos episodios parecen repetirse hoy día, las decisiones de los Tribunales populares de la Revolución Francesa se parecen a los juicios periodísticos que estamos obligados a padecer, las marchas que todo lo arrasan a las que vio la Rusia Zarista al final de sus días y el concepto de justicia aquel que crean las mayorías con el poder suficiente para imponérselos a los restantes miembros de su grupo.

Si bien el cuadro parece pesimista, no deja de mostrar una cara interesante, y es el peso que adquiere por momentos el Poder Judicial, que ha alterado la escena brasileña y también la boliviana con dos pronunciamientos que, por caminos diversos, alteraron la realidad política. El primero poniendo en libertad al líder de la oposición y el segundo dando primero por ganador a quien no obtuvo los votos necesarios para ello, y después desnudando sus debilidades para fragilizar su emplazamiento que lo condujo al asilo mexicano.

El cumplimiento de la ley y la necesaria existencia de un Poder que pueda hacerla cumplir, son las bases imprescindibles de una democracia que pueda sostenerse en el tiempo y asegurar el crecimiento del país en que vivimos.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • CLIMA: LOS ACTIVISTAS

    Daron Acemoglu*. El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en la at…
  • LA PREOCUPACIÓN DE VACA MUERTA.

    Guillermo Nielsen armó un plan que incluye un fideicomiso en el exterior e incentivos para…
  • FMI. UN DATO PURO Y DURO.

    Por Jorge Arguello: La historia de la relación entre la Argentina y el Fondo Monetario Int…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

¿Con qué nombre bautizarías al Estadio Único? – Noticias del Estero

“¿Y si pensamos un nombre para el Estadio Único?” La propuesta fue lanzada este fin de sem…