Inicio Nacionales Kicillof, en su propio laberinto

Kicillof, en su propio laberinto

7 minuto leer
Comentarios desactivados en Kicillof, en su propio laberinto
0

De esta manera Juntos retendría todas las bancas y mantendría la diferencia de 26 senadores a 20. Lo que significaría un duro golpe para la gobernabilidad de Kicillof, quien todavía debe resolver varias designaciones y acciones que por la situación de la Legislatura quedaría obligado a negociar.

“Falta mucho, pero en la primera y en la tercera sección se puede volver a marcar una diferencia a favor si desde arriba toman las decisiones sin ir para atrás, como ha pasado en otras oportunidades. El PRO se jugaba una interna. No hay que dar ganadores y perdedores, pero sí hay que prestarle atención a la forma en la que votó la gente y actuar en consecuencia”, le dice a Ámbito un candidato del Frente de Todos de la tercera sección.

En la previa desde el ejecutivo bonaerense tenían la certeza de ganar un senador más por la primera y otro por la tercera. Ambos objetivos parecen accesibles de cara a una elección general donde podría sumarse un 10% más del electorado, como suele pasar entre un comicio y el otro, y ver de qué manera reaccionarán los votantes que perdieron su interna.

Walter Torchio, intendente de Carlos Casares, y Bali Bucca, máximo referente de Bolívar, ambos cabeza de lista por la cuarta y la séptima sección, perdieron en su propio pago chico. Por lo que, claramente, se trató de una elección atípica.

Cámara abajo

La situación en Diputados es distinta. Pero no mejor. En el caso de la segunda, que aporta 11 diputados, Juntos sacó más de 20 puntos de diferencia por lo que la oposición podría quedarse con 7 de las butacas y el oficialismo con 5. En la tercera, que lleva 18 diputados, el oficialismo se alzó por 10 puntos, por lo que podría ingresar 10 legisladores, Juntos aportaría 7 y la izquierda uno.

En la sexta, que aporta 11 diputados, el triunfo fue contundente: 52 a 27. Con estos números la distribución quedaría en 7 bancas opositoras y 4 oficialistas. Mientras que por la sección capital, Juntos también obtuvo un triunfo clave y se quedará con cuatro de las bancas en juego, mientras al oficialismo le quedarían las restantes 2.

Los resultados arrojarían este esquema dejarían a Kicillof con 46 bancas a favor de las cuales dos corresponderían a aliados.

La bronca de aquellos que hicieron el análisis poselectoral apunta hacia un lugar concreto: la tercera. La caída del piso electoral que se registró en municipios claves como La Matanza, Merlo o Moreno, por mencionar algunos, llamó mucho la atención en el ejecutivo provincial.

“Ganamos la tercera, pero es la propia tercera la que no nos da el empuje el esperado para ganar la Provincia”. El análisis sale de la boca de un senador bonaerense. Y razón no le falta. Es que más allá de que el Frente de Todos solo ganó la histórica sección peronista la diferencia lograda fue muy pobre.

En concreto, el peronismo unido se impuso por 42.65 a 32.52, una diferencia incluso menor a la obtenida en la peor elección que realizó el actual oficialismo (por entonces oposición) en 2017, cuando el “macrividalismo” hizo su mejor elección histórica. En aquella oportunidad, Unidad Ciudadana alcanzó una diferencia de 11 puntos por encima de Cambiemos. Sin contar que esa vez el massismo jugó por afuera.

La poca diferencia a favor en la tercera sección, la más populosa de la provincia, dejó golpeado al ejecutivo provincial y a los sectores más identificados con el kirchnerismo quienes pidieron que Cristina Fernández vuelva a tener protagonismo.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Nacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Qué tienen en cuenta los clientes a la hora de hacer compras online – Télam

La logstica y los tiempos de entrega de los productos cobraron relevancia para los consumi…