Inicio Internacionales La carta de Alan García para sus hijos: “Dejo mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios”

La carta de Alan García para sus hijos: “Dejo mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios”

8 minuto leer
Comentarios desactivados en La carta de Alan García para sus hijos: “Dejo mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios”
0


















Su hija Luciana García Nores leyó el texto en el velorio Crédito: Carlos Garcia Granthon / ZUMA Wire / DPA



El expresidente peruano

Alan García

, quien se suicidó anteayer de un disparo en la cabeza
cuando iba a ser detenido por un caso de corrupción vinculado a la empresa brasileña

Odebrecht

, les dejó una carta a sus seis hijos que fue leída en su velorio.





























“Les dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse”, había escrito el exmandatario.

Según
publicó el diario
El Comercio, su hija Luciana García Nores fue quien leyó la carta en voz alta en el velatorio llevado a cabo en la Casa del Pueblo, sede central del Partido Aprista Peruano (APRA), en la ciudad de Lima.

























Pilar Nores, exmujer de García, y sus hijas Josefina y Luciana García Fuente: AP – Crédito: Martín Mejía












Carta leída por Luciana García Nores:


“Cumplí la misión de conducir el aprismo al poder en dos ocasiones e impulsamos otra vez su fuerza social. Creo que esa fue la misión de mi existencia, teniendo raíces en la sangre de ese movimiento.
















Por eso y por los contratiempos del poder, nuestros adversarios optaron por la estrategia de criminalizarme durante más de treinta años. Pero jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones.









En estos tiempos de rumores y odios repetidos que las mayorías creen verdad, he visto cómo se utilizan los procedimientos para humillar, vejar y no para encontrar verdades.


Por muchos años me situé por sobre los insultos, me defendí y el homenaje mis enemigos era argumentar que Alan García era suficientemente inteligente como para que ellos no pudieran probar sus calumnias.









No hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza. La historia tiene más valor que cualquier riqueza material. Nunca podrá haber precio suficiente para quebrar mi orgullo de aprista y de peruano. Por eso repetí: otros se venden, yo no.


Cumplido mi deber en mi política y en las obras hechas en favor de pueblo, alcanzadas las metas que otros países o gobiernos no han logrado, no tengo por qué aceptar vejámenes. He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos.









Por eso, le dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse.


Que Dios, al que voy con dignidad, proteja a los de buen corazón y a los más humildes”.




Federico Dantón García llora frente al cajón de su padre; lo acompañó su mamá, Roxanne Cheesman
Federico Dantón García llora frente al cajón de su padre; lo acompañó su mamá, Roxanne Cheesman Fuente: AFP – Crédito: Luka Gonzales

Luego de haber sido uno de los principales protagonistas de la política peruana en los últimos 40 años, el expresidente Alan García (1985-1990 y 2006-2011) no resistió la afrenta de la cárcel y se suicidó de un disparo en la cabeza. Su muerte generó una fuerte conmoción en

Perú

, donde los últimos cinco exmandatarios enfrentaron causas judiciales.

El Ministerio Público investigaba si el expresidente había cometido delito de lavado de activos, tráfico de influencia y colusión, debido a sospechas de que recibió sobornos de Odebrecht para adjudicarle la construcción de una línea del subte de Lima.

García, de 69 años, murió el miércoles en el hospital limeño Casimiro Ulloa casi cuatro horas después de haberse disparado en el dormitorio de su casa del barrio de Miraflores. Seis policías se aprestaban a detenerlo y allanar su domicilio. Dos días antes, en lo que ahora se interpreta como una despedida en la última entrevista periodística con la cadena RPP, había dicho: “Soy cristiano. Creo en la vida después de la muerte. Creo tener un pequeño sitio en la historia del Perú. Ratifico la limpieza de mis actos y mi aversión a tener los millones que muchos creen que yo tengo”.




Seguidores de Alan García lo homenajean en el cementerio de Huancayo, a 350 kilómetros de Lima
Seguidores de Alan García lo homenajean en el cementerio de Huancayo, a 350 kilómetros de Lima Fuente: AFP – Crédito: Cris Bouroncle


Con información de la agencia Télam






















Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

Diputados retomará el análisis del proyecto de ley de Ética Pública – Télam

La reunión, convocada por el diputado macrista Pablo Tonelli, se realizará desde las 16 en…