Inicio Opinión La clase peligrosa

La clase peligrosa

10 minuto leer
Comentarios desactivados en La clase peligrosa
0

Juan Grabois es abogado, escritor y dirigente social; un personaje atípico de la política argentina, sin hábitos o tics habituales. Y con una cuasi extravagante forma de actuar que da pábulo a los medios. Hoy descarga su intensidad al representar a una disidente de la familia Etchevehere y auspiciar la ocupación de un campo que en todo caso pertenecería al conjunto de la parentela. Acciona desde el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y la Conferencia de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).

Hace unos cuatro años fue designado, por su amigo Francisco, consultor del Consejo Pontificio de Justicia y Paz de la Santa Sede.

«Los problemas ambientales y sociales suceden porque el sistema se basa en la maximización de los beneficios…En la Argentina hoy no hay demanda de empleo por culpa del modelo económico», viene de decir, en compañía de Máximo Kirchner en un panel político en la Facultad de Medicina. «muchos trabajadores registrados son pobres porque el salario promedio está por debajo de la línea de la pobreza» y aunque tengan trabajo «no están exentos de ser pobres».

En su libro “La clase Peligrosa –retratos de la Argentina oculta-“ha escrito:

“A los políticos profesionales les cuesta entender que así como las casillas parecen todas iguales miradas desde arriba, ellos parecen todos iguales mirados desde abajo. Para explicar las trifulcas escandalosas entre estos animales de la misma especie, Freud diría que sufren el narcisismo de las pequeñas diferencias. La lucha intestina del sistema político argentino parece un partido de fútbol entre egresados de los colegios Champagnat y Cardenal Newman contra egresados del Carlos Pellegrini y el Nacional de Buenos Aires, con algunos plateístas exaltados de instituciones menores e hinchas poco entusiastas en la popular.”

“Los jugadores comparten reglas, códigos y una cierta moral estamental. Son, uno y otro equipo, élites. Es un partido donde los desertores de la Escuela Media 22 de Villa Fiorito nunca juegan, casi ni tienen entradas y apenas lo miran por TV. En general, los jugadores hablan igual, se visten igual, son casi iguales, sólo se distinguen determinadas personalidades extraordinarias que, gracias a Dios, el realismo mágico de nuestro continente nos regala a menudo, pero los cuadros intermedios, el personal de servicio del poder, es bastante semejante en todo el espectro ideológico.”

“El dialogo con el poder político es parte necesaria del proceso de negociación inherente a toda lucha reivindicativa de los pobres, desde las revueltas de esclavos, las guerras campesinas y la creación de los primeros sindicatos hasta hoy. Esto es del todo evidente cuando se defienden intereses materiales concretos de una clase social pero se vuelve casi incomprensible desde una perspectiva ideológica.  Muchas veces he visto a dirigentes piqueteros perder una negociación por preocuparse más en mostrar su indignación política y la distancia que tienen con su contraparte, que en llegar a un acuerdo favorable para su sector. El testimonio se da con la conducta, no con las poses <<eticistas>>. Tampoco es una cuestión de mera correlación de fuerzas. En determinadas condiciones, los sectores dominantes pueden por ilustración, por conciencia de sus propios intereses o por cierto sentido histórico, sumergirse en una interacción fructífera e impulsar políticas progresivas.”

“Los que abordamos la injusticia social desde la realidad y con una perspectiva revolucionaria debemos confiar que hay fuerzas independientes de nuestra voluntad, esos famosos factores objetivos que abrirán ventanas de oportunidad para procesos de transformación más profundos. Hay que estar preparado pero en los momentos de normalidad hay que contar porotos, promover la organización comunitaria y mantener la integridad. Esto no es conformarse con poco sino practicar lo que Max Weber llama ética de la responsabilidad.”

“Cualquier perspectiva de lucha integral por el cambio social implica la yuxtaposición o simultaneidad de varios tableros, dese las relaciones en el barrio hasta la perspectiva intergeneracional, pasando por las luchas reivindicativas por políticas públicas, las batallas culturales y desde luego la cuestión del poder. Darle coherencia a este amplio espectro de tareas no es nada fácil ni puede ser obra de una persona o una vanguardia omnipotente. Pero el miedo a la incoherencia, a la impureza de los procesos, al barro de una cotidianeidad contaminada, no puede paralizar la acción.

“El proyecto reseñado tiene que ver con ese método de <<pensar en lo cercano pero con una perspectiva más amplia>>. Su avance inicial fue una gran victoria y su parálisis momentánea es un gran fracaso. Sin integración urbana, los barrios populares seguirán siendo basurales cada vez más jorobados para quienes viven adentro y peligrosos para los que viven afuera. Esto no implica de ninguna manera desconocer los valores humanos y la dignidad de los compañeros que allí habitan. Para mí son las mejores personas del mundo. Pero hay en la exclusión urbana una fuerza degradatoria que atenta contra los proyectos de vida de nuestros compañeros. Este abandono no va a derivar en la insurrección revolucionaria. Cuanto peor, peor. Frente al deterioro social naturalizado no se produce una explosión, sino una implosión constante, dolorosa y prolongada que destruye la potencialidad maravillosa de nuestros pueblos.”

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Las 7 claves para convertirte en un emprendedor innovador

    Las 7 claves para convertirte en un emprendedor innovador En el siglo XXI la resistencia a…
  • Sin nobleza

      Damien Hirst luce un patrimonio de US$ 384 millones. Cifra infrecuente en un artist…
  • Perro que ladra no muerde

    Por: Michael Stott- Jude Webber. El año pasado el presidente de México, Andrés Manuel Lópe…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Impulsan la implementación de la Ley Micaela en instituciones deportivas – MundoPolítico

En el marco de la campaña “Igualdad de género en el deporte: el desafío de fomentar la aut…