Inicio Opinión   La democracia debilitada

  La democracia debilitada

12 minuto leer
Comentarios desactivados en   La democracia debilitada
0

El politólogo de la Universidad de Stanford Larry Diamond analizó la recesión democrática y sus  tendencias electorales mundiales. Recalca que la corrupción intoxica la trama. El estudio se hizo con  en el registro de Freedom House.

Reflexiona Diamond: “Pienso en la democracia como una variable continua y no como una dicotomía, pero es importante comprender que, cuando hablamos de democracia liberal, no tiene que ver con políticas neoliberales… Un sistema eficaz necesita “buena gobernabilidad y limitación del Ejecutivo”.

Si se quiere estabilidad democrática, hay que prestar atención a la calidad de la democracia y, fundamentalmente, a la corrupción. No hay nada más tóxico para la democracia que la corrupción. Existe una relación estrecha entre calidad y estabilidad: si se tiene mayor calidad, es más probable que el sistema sea más estable, pero no debe haber corrupción”.

Tener la información al alcance de la mano, la existencia de agencias anticorruptas y los escándalos publicitados por los medios hacen que uno esté más alerta. Cuando se es parte de una maquinaria política corrupta, es decir, parte de ese clientelismo, uno tolera y, quizás, se beneficia de esa corrupción; no la siente como algo que pueda perjudicar, salvo que pueda adjudicarla al rival político. Pero quienes están por fuera de esas relaciones de clientelismo y se adentran en la modernización no toleran ese sistema corrupto y, entonces, aumenta la preocupación de los ciudadanos”.

“Las democracias más establecidas del mundo se vuelcan  a la derecha, a una postura antimigrante, al xenofobismo; es un fenómeno muy peligroso…”

La sociedad está cansada de la política y quiere a alguien que no sea convencional Por eso se generó una polarización política muy determinante”.

En América Latina resaltó “Brasil ha logrado un progreso importante; evolucionó de un sistema político disfuncional a uno coherente, funcional, efectivo y capaz de generar crecimiento… la democracia chilena está balanceada como en la Argentina, pese a los casos de corrupción y mala gobernanza. En Uruguay está consolidada. La región más preocupante de América Latina es América Central y México. En esa región hay múltiples tendencias en marcha, muchas de las cuales tienen poco que ver entre sí.”

“En medio de la crisis mundial de la democracia liberal, muchos estadounidenses se preguntan qué sigue a este modelo político. La preocupación por el gradual debilitamiento de la democracia en Estados Unidos crece” .

Diamond evaluó la actitud de los estadounidenses hacia los principios e instituciones democráticas a nivel nacional y su opinión sobre el lugar que debe tomar la defensa de la democracia en la política exterior norteamericana. La promoción de la democracia como régimen político ha sido una constante en la política exterior estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial, con una gran variedad de niveles de intensidad y sustancia a través de las décadas.”

La mayoría de los norteamericanos consideran que es importante vivir en democracia, pero también creen que la democracia estadounidense se está debilitando.”

“Ciertos grupos que podrían percibir menos beneficios del sistema actual (sobre todo las minorías), están menos convencidos de la importancia de vivir en democracia.Hay severas frustraciones en torno al racismo y la discriminación, y la influencia del dinero en la política.”

“La mayoría de los estadounidenses cree que proteger los derechos de individuos y grupos pequeños debe ser una prioridad en la democracia norteamericana.Los estadounidenses apoyan la idea de que la democracia y los Derechos Humanos deben jugar un rol en la política exterior de su gobierno.”

“La importancia del estudio radica en que para el diseño de su metodología procuraron agrupar a participantes de todos los estratos, razas, edades y preferencias partidarias. A partir de las investigación se elaboraron sugerencias para las organizaciones y activistas interesados en atacar esta crisis de la confianza en la democracia:

Incentivar el activismo: resaltar la necesidad de que la ciudadanía se involucre para promover la democracia: votar, ser voluntarios.  Riesgos de la inacción: puede significar perder libertades y derechos vigentes hoy. Educación cívica: extender el entendimiento público de los principios democráticos. Promover la inclusión de la educación cívica en programas académicos, que incluya la enseñanza de los conceptos básicos de la democracia. En el estudio, los jóvenes fueron los que demostraron menos entusiasmo por la democracia.

En América Latina hoy, hay casos en los que ciertas libertades han sido sacrificadas con el propósito de avanzar otros objetivos. La desconfianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas ha fallado gravemente, lo que crea escenarios para la irrupción de candidatos anti sistema con la intención de reformar más que políticas públicas fracasadas.

El último estudio de Latinobarómetro sobre el apoyo a la democracia como sistema político cayó en 2017 por quinto año consecutivo a 53% de los 20.000 encuestados a través de 18 países de la región. En 2010 la misma firma publicó que un 61% de los encuestados se mostraba favorable. Coincide con las conclusiones del estudio de Freedom House: la caída es lenta y casi imperceptible.

Solo el 30% valoró positivamente el funcionamiento del sistema democrático en su país. Estas percepciones indican que la presencia de picos históricos de frustración con respecto a las democracias. Entre 2010 y 2011, la preferencia por la democracia cayó de 61% a 58%, y la simpatía por la posibilidad de un régimen autoritario aumentó del 15% al 17% de la muestra de ciudadanos consultados. El año pasado, si bien la tendencia por la preferencia de la democracia es a la baja, también lo es por la de regímenes autoritarios. Ha crecido la cantidad de ciudadanos indiferentes.

La crisis de la confianza en la democracia tanto en América Latina como en Estados Unidos no se traslada indefectiblemente a una preferencia por regímenes autoritarios, o «mano dura» para lograr una mejor gestión de los asuntos públicos.

La discusión al respecto de estos datos debe ser extensa y consciente de las diferencias entre casos, metodologías y conceptos, pero en líneas generales demuestran que la democracia está en crisis.

Esa frustración deriva –más temprano que tarde- en interés por autoritarismos o rechazo absoluta por lo político. Las inminentes elecciones en la Argentina algo indicarán al respecto.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Un invento del mercado

    Bansky,  ese invento del mercado, cuyo nombre y origen son desconocidos, irrumpe otra vez.…
  • Una mirada de Lorenzetti

    El señor Lorenzetti es una presencia permanente en la oscilante política argentina. Ha pre…
  • La insomne Delta

      El presidente Biden está a en el momento más bajo de popularidad; la inflación, la …
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

La Municipalidad presentó Santiago Ciudad como destino turístico con cinco nuevos circuitos

se dieron a conocer los cinco circuitos que ofrecerá Santiago ciudad a los turistas. Hoy 0…