Inicio Opinión La deuda pendiente

La deuda pendiente

9 minuto leer
Comentarios desactivados en La deuda pendiente
0

Hay mucha y variada presión para  que Roberto Lavagna ocupe un cargo en el gobierno de Alberto Fernández a quien “le encantaría” contarlo en su anunciado Consejo Económico Social.

El señor Lavagna le ha dicho al Presidente que no considera que sea el momento adecuado para hacerlo porque los distintos sectores –empresarios, sindicales- no ceden en nada. “Con la rigidez actual, desde los productores de Vaca Muerta hasta los jubilados, pasando por jueces, diplomáticos y sindicatos, todo el mundo se mantiene en su posición y es difícil de cambiar. Si eso no sucede, los resultados serán similares a los del último año”

La visión del  señor Lavagna alimenta su propio partido. Lo que no quita que aporte su pensamiento crítico y experiencia cuando se lo solicita el Presidente o cuándo lo considera necesario.

No es su único aporte a esta Argentina abrumada. Uno de los integrantes cercanos a su partido Jorge Sarghini ha formulado observaciones punzantes y necesarias. Habría que leerlas con mucho criterio.

Lavagna es autor de 4 libros imprescindibles para entender el país de hoy. De una de sus obras  “Un Futuro Posible –trabajando consensos para alcanzar un país razonable- “se da a conocer algunas de sus reflexiones sobre la juventud.   Un tema que lo desvela y que desvela.

““La Argentina tiene una deuda pendiente para saldar la cual es necesaria una política universal que garantice una base común para todos los jóvenes desde la que diseñar dispositivos para atender cada problemática.”

“En particular, se pueden desarrollar algunas estrategias de inclusión para jóvenes, entre las que se pueden destacar las siguientes:

  1. Fondo Federal de Desarrollo Joven. Siendo la prioridad, se podría crear un fondo significativo con recursos estatales y aportes del sector privado para concentrar allí el financiamiento de proyectos para poner en marcha actividades tanto productivas, culturales y de servicios como educativas y de apoyo a organizaciones sociales que trabajen con jóvenes. Se trata de contar con recursos económicos, en escala y concentrados, para atender al grupo social más crítico.
  2. Políticas de fortalecimiento familiar. La prioridad de la inclusión de los jóvenes también implica la prioridad de promover el derecho a la “protección integral de la familia” garantizado por el artículo 14 bis de la Constitución Nacional. Fortalecer integralmente a las familias jóvenes es una política pública estratégica e integradora para buscar superar los círculos intergeneracionales de la pobreza y volver a soñar con la movilidad social ascendente.
  3. Red de tutores. Implica el desarrollo y fortalecimiento de espacios de contención para jóvenes, donde puedan recibir capacitación, asistencia técnica y entrenamiento, en función de su perfil y de sus preferencias. Estos ámbitos suelen ser muy importantes porque no solo implican una futura inserción laboral sino también la adquisición de hábitos y disciplinas que conforman al trabajo, a través de diferentes unidades de producción, como empresas del sector privado, pero también de la economía social, como es caso de las microempresas, los emprendimientos asociativos, etc. En términos generales el objetivo es la inserción de los jóvenes, a partir de políticas integrales, en donde estos programas puedan tener un acompañamiento a partir de la figura del tutor. Es clave generar una red de tutores, no tanto por instituciones sino por algunas personas específicas. Se trata de potenciar una red de tutores creíbles para los jóvenes, a los que sientan que no tienen que fallarles, y que puedan ayudarlos a sostenerse en su tarea laboral o en la escuela. La tarea del tutor es acompañar, no solo “contener”, sino apuntar a crear espacios en donde puedan recibir capacitación y entrenamiento en función de su perfil y sus preferencias. “

“A manera de síntesis, se trata de cambiar la perspectiva con la que tradicionalmente se han abordado las políticas de juventud desde las instituciones especializadas, lo cual implica, entre otras cosas, dejar de contemplar a los jóvenes como problema y objeto beneficiando de las políticas, y comenzar a concebirlos como sujeto protagonistas creadores de soluciones.”

“Eso se logra abriendo espacios de participación en la toma de decisiones que eviten el autoritarismo de los adultos, que los obliguen a salir de la minoría de edad y ayuden a eliminar los preconceptos, estereotipos y discursos culpabilizadores, en pos de una apuesta a la creatividad de los jóvenes, al desarrollo de todo su potencial y a la reconstrucción de las expectativas que la impotencia ha erosionado. “

La marejada, erosionó la situación y ha desmayado expectativas. Nunca está dicha la última palabra, mas allá del estricto plazo impuesto por Fernández. Para que la sociedad se ponga de pie importa que algunos dirigentes no sigan sentados.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • La realidad es hoy

    El silencio se ha adueñado de la ciudad y no solo de los oscuros pasillos de los Tribunale…
  • El Estado burocrático democrático

    Por Luis Tonelli. A fines de la década del 60, un Guillermo O´Donnell muy joven publicó Mo…
  • La historia no tolera un vacío

    La historia no tolera un vacío Por Carlos Fara Por: Carlos Fara.  “Hay situaciones que dem…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

La Rioja-Advierten que sólo podrán circular las personas autorizadas con firma del Gobernador

Advierten que sólo podrán circular las personas autorizadas con firma del Gobernador Así l…