Inicio Nacionales ‘La investigación científica fue crucial para acceder al juicio por la verdad’

‘La investigación científica fue crucial para acceder al juicio por la verdad’

13 minuto leer
Comentarios desactivados en ‘La investigación científica fue crucial para acceder al juicio por la verdad’
0

Las audiencias fueron llevadas en la exEsma. Foto: Daniel Davobe.

El fiscal federal de Resistencia Diego Vigay consideró que el juicio por la verdad sobre la «Masacre de Napalpí» fue posible gracias al trabajo de «un colectivo de científicos e historiadores, que permiten mantener viva la memoria».

Como fiscal ad hoc en esta causas, Vigay integró junto con Federico Carniel, Carlos Amad y Patricio Sabadini, el equipo de acusadores que en 2014 comenzó a investigar este crimen colectivo para que el Estado establezca una una verdad histórica en relación a esos hechos perpetrados hace casi 98 años, cuando el Chaco aún era un territorio nacional.

En una entrevista con Télam, el funcionario judicial evaluó que en las audiencias que se realizaron el martes y el jueves pasado, en el Centro Cultural Haroldo Conti de la exEsma «fueron centrales por los testimonios brindados por investigadores, científicos, antropólogos, e historiadores, quienes hicieron aportes directos para la reconstrucción» de aquella matanza.

Vigay citó el caso de las fotografías, registros oficiales, documentos, murales y planillas presentadas a lo largo de esas dos jornadas, las que permitieron dar cuenta del sistema de reclutamiento de aborígenes que se practicaba en Napalpí contra integrantes de las etnias Qom y Moqoit.

La Argentina puede constituir un precedente importante en el juzgamiento de este tipo de delitos Foto Daniel Davobe
La Argentina puede constituir un precedente importante en el juzgamiento de este tipo de delitos. Foto: Daniel Davobe.

El 19 de julio de 1924, efectivos policiales y grupos paraestatales de civiles armados llevaron a cabo el asesinato colectivo de más de 500 aborígenes que vivían en la reducción de Napalpí, en la zona central de Chaco, y protestaban contra las condiciones de trabajo a las que eran sometidos para cosechar algodón.

«Estamos muy conformes con como se desarrolla el juicio y con los elementos que se han podido recolectar. Cada uno de los investigadores, cuando explican y desarrollan lo que han sido sus indagaciones nos permiten no sólo corroborar sino completar lo que nosotros incluimos en la instrucción preliminar», consignó Vigay.

Los especialistas hicieron en las audiencias llevadas a cabo esta semana en la exEsma una «valoración de toda la documentación y nos mostraron con detalle cómo fue la reducción de las comunidades; la participación del avión que contribuyó a la matanza desde el aire, el contexto económico del Chaco en el que se produjo este hecho, y la necesidad de mano de obra barata que tenían entonces para la recolección del algodón».

«Que en un lugar tan emblemático como la exEsma -donde durante la última dictadura cívico militar funcionó un centro clandestino de detención ilegal- se esté juzgando un crimen de genocidio indígena, muestra un compromiso actual del Estado con los derechos humanos y las políticas de Memoria, Verdad y Justicia», añadió el fiscal.

La secretara de Derechos Humanos elabor un informe histrico que present en la causa Foto Daniel Davobe
La secretaría de Derechos Humanos elaboró un informe histórico que presentó en la causa. Foto: Daniel Davobe.

En el Conti se explicaron durante esos dos días, toda «la documentación que originariamente nos dio el Archivo General de la Nación, y fue contextualizada», sumó Vigay.

También destacó la labor cumplida por la secretaría de Derechos Humanos de la Nación, quien «en vista de que algunos testigos que teníamos no se podían trasladar al Chaco, vieron la importancia de esto y enseguida arbitraron los medios para que las audiencias pudieran hacerse en la exEsma».

Vigay reseñó que si bien existen «instancias de juzgamiento de masacres indígenas en diferentes lugares del mundo, incluso con responsables vivos, en algún caso llegaron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte-IDH) por falta de impulso de los Estados para investigar».

En este sentido, añadió que la Argentina puede constituir un «precedente importante» en el juzgamiento de este tipo de delitos.

Consultado sobre el inicio de las investigaciones que permitieron arribar a esta instancia judicial, el fiscal recordó que «en el año 2014 comenzamos desde la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía de Chaco a investigar sobre el tema».

Foto Daniel Davobe
Foto: Daniel Davobe.

«Dimensionamos la masacre, vimos que existían elementos de prueba. En ese momento teníamos sólo un cinco por ciento de que lo que tenemos hoy. Entonces decidimos impulsar la investigación para reconstruir la verdad histórica. Era simbólico en ese momento, no teníamos dimensión de que podía concretarse. Luego nos apoyamos en la fundación Napalpí, la comunidad de colonia aborigen, registramos esos testimonios, y pedimos documentación al Archivo General de la Nación y al Archivo Provincial del Chaco», recordó.

En síntesis, lo logrado fue producto de «un colectivo de muchísima gente, de diversas actividades, la comunidad hizo un proceso de investigación con compromiso; y eso se refleja en la dimensión del juicio».

Este martes declaró ante la jueza Zunilda Niremperger, el sociólogo Marcelo Musante, el historiador Nicolás Íñigo Carrera, la antropóloga Lena Davila, el historiador Alejandro Covello, las archivistas Alejandra Aragón y Eva Nazar Gaule y el arquitecto y antropólogo Carlos Salamanca.

Musante se centró «en el sistema de reducciones basado en el «sometimiento, control y disciplinamiento de las comunidades indígenas».

A su turno, Carrera analizó la masacre desde el punto de vista «económico y social y el proceso histórico en el que se produjo». Habló además sobre la «inserción de Argentina en el mercado mundial» y la necesidad de «un brazo barato para las industrias encontrado en la población indígena, tal como lo definen en los documentos históricos».

La antropóloga Dávila declaró luego que «hacia 1920 la cosecha del algodón comenzó a competir con la industria azucarera» y hubo «presiones de los propietarios sobre los indígenas con lo cual también se vieron perjudicadas sus condiciones laborales».

Covello afirmó, desde su experiencia de aviador que Napalpí fue «un hecho fundante porque fue la primera vez que se utilizó un avión como armamento de guerra sobre nuestro territorio».

A su turno, Eva Mariana Nazar Gaule, quien participó de la recopilación de la documentación vinculada a la causa, se explayó sobre «los registros estatales» pertinentes y la importancia de los mismos.

En tanto, este jueves declararon la antropóloga Silvina Turner, la documentalista e investigadora Valeria Mapelman, el antropólogo Héctor Trinchero, el profesor y doctor en Historia Mariano Nagy, la antropóloga Diana Lenton y, por último, Eugenio Zaffaroni.

Por su parte, la secretaría de Derechos Humanos elaboró un informe histórico que presentó en la causa que reconstruye el proceso represivo y la responsabilidad de fuerzas represivas, agentes judiciales y funcionarios en los hechos y en el encubrimiento posterior.

El investigador Alejandro Jasinski, autor del informe, declaró como testigo en este juicio semanas atrás.

El juicio oral a cargo del Juzgado Federal N1, comenzó el pasado 19 de abril, Día de la reafirmación de los derechos de Pueblos Originarios, en Resistencia.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Nacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Un «canoazo» frente al Congreso reclama una Ley Nacional de Pesca Artesanal – NCN

La Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) realiza este jueves un “canoazo” de…