Inicio Opinión LA JUSTICIA. | 7miradas

LA JUSTICIA. | 7miradas

15 minuto leer
Comentarios desactivados en LA JUSTICIA. | 7miradas
0

En el Ajedrez existen figuras que representan distintos personajes de un mundo irreal aunque conocido, el Rey, La Reina, los Obispos las Torres y los Caballeros, algo similar pasa en las barajas pero solo en las cartas mágicas del Tarot existe la imagen del Juez.  Seguramente todo ello se deba a alguna tradición que se ha perdido, y que prefirió sacar de la escena a personajes que nunca debieron ser advertidos.

No es bueno para ninguna sociedad que sus Jueces sean personajes de la vida cotidiana, no porque no deban responder ante la sociedad, sino porque su labor, silenciosa y recatada, no requiere del conocimiento que se posea de sus personas,  sino del respeto que se tenga por su investidura.

Tras esta introducción podemos decir que nada de esto sucede entre nosotros, la investidura se respeta poco, lo que se conoce de los jueces sería preferible que se mantuviera en las sombras –por lo menos respecto de algunos- y su labor no parece silenciosa y solo a veces,  recatada.

Entre todas las cosas que suceden, pocas alimentan la esperanza de un futuro mejor y es que, pese a los esfuerzos de algunos, el hombre gris hace sobresalir su testa y marca el norte hacia el que nos dirigimos todos.

Las interpretaciones antojadizas de aquellos que poseen la posibilidad de comunicarse con las gentes, establecen criterios difíciles de modificar aunque resulten manifiestamente errados y sobre ellos se construyan teorías que acaben convirtiéndose en dogmas verdaderos. La decisión comunicada, de que tal o cual persona es responsable de un hecho, acaba siendo una incontrovertible realidad, aunque nada de lo atribuido resulte ser verdad.

En ese escenario, se desenvuelve hoy la Justicia que, en vez de reparar los daños causados, debe intentar sobrevivir a la opinión adversa a su propia actividad. El Poder Judicial maltratado desde sus mismas entrañas debe intentar sobrevivir, mientras los otros Poderes del Estado ocultan sus errores entre los pliegues de la túnica que la viste.

Hemos hablado de las desafortunadas expresiones del Presidente del Supremo Tribunal que, en lugar de establecer un rumbo, intentó efectuar un reproche alineado con lo que los medios procuran instalar. Los Jueces –excepciones habrá- son transparentes y honestos, con lo cual no se les puede convocar públicamente a que lo sean como si se tratase de una virtud ausente.

Ese permanente destrato, inflingido desde los medios y alimentado vaya a saber por quién, termina enfrentando a los Poderes del Estado y desviándolos del cumplimiento de su misión específica, de funcionar como freno y balance de los excesos de los otros.

Los comportamientos abnegados y los renunciamientos conocidos de nuestra historia han desaparecido de nuestra realidad. Alguna vez, para desplazar a un candidato se lo intentó enfrentar con su propio hijo, maniobra que, aunque reprochable, concluyó como era previsible,   con el apartamiento del hijo no dispuesto a competir con el padre.

Todos esos episodios hoy forman parte del anecdotario que conforma nuestra historia, pero que cada vez se encuentra más lejos de repetirse. Hace meses el Ejecutivo envió al Senado el pliego para reemplazar a la Procuradora General, el silencio guardado por el Cuerpo solo posee una lectura –aun para el mas desavisado de los individuos- y que es la no aceptación del candidato propuesto.

Dos caminos son posibles, o el Ejecutivo admite su derrota, lo que obviamente debe contrariarlo, -ya que estas designaciones difícilmente dejan de aprobarse-y retira el pedido de Acuerdo, o el candidato renuncia al cargo propuesto para aliviar, justamente, la derrota política del proponente. Nada de ello ha ocurrido,   la pretensa Procuradora evita el gesto que espontáneamente debiese generar y alimenta la posibilidad de que el Ejecutivo se vea impedido de cubrir una Función que, constitucionalmente, significa cubrir la titularidad del único Órgano Extra Poder  contemplado en la Carta Magna.

 

En casi tres años de gobierno, pocas han sido las designaciones trascendentes efectuadas en el Poder Judicial, dos Ministros de la Corte, vacantes que solo el tiempo les generó –la una por el alejamiento del centenario Ministro Fayt y la otra por haber alcanzo los 75 años el garantista Zaffaroni, (criterio no seguido por su colega Nolasco)- que iniciaron un camino de tropiezos en ese ámbito.

 

Un primer decreto de necesidad y urgencia intentó colocar como jueces del Supremo Tribunal a los Dres. Rosatti y Rosencrantz, primer acto fallido en el terreno judicial que debió repararse siguiendo las vías ortodoxas constitucionalmente previstas; luego en esos niveles,  la ausente designación de la Procuradora General y finalmente la demorada propuesta de la Juez Capuchetti,  Introducida tardíamente en el periodo ordinario de sesiones, lo que trasladara su designación al año próximo.

Sin esfuerzo, llega a advertirse un cierto desinterés para ocuparse del tema Judicial, por parte de aquellos a los que les ha sido encomendada esa tarea. Otros Jueces sin suficiente peso institucional han sido promovidos, pero, más allá del castigo de someterlos al impuesto a las ganancias, nada aportan al ejercicio efectivo de la Magistratura Constitucional. Decimos así, porque siempre existió en los pasillos Judiciales la hiriente distinción entre aquellos jueces que eran conocidos como “de la Constitución”, respecto de aquellos otros a los que se denominaba “de la ley”, según donde estuviese prevista su existencia.

Lo dicho que casi podría enrolarse en una suerte de compendio de lo ocurrido en el año próximo a morir no deja, sin embargo, en silencio lo decidido por la Cámara Federal en su intervención más profunda, en la causa que conocemos como de los cuadernos.

Y es que aunque era esperada una solución como la que expuso el fallo, lo cierto es que, con su firma, quedó en claro cuál será la postura hacia delante en esa investigación. La escisión entre empresarios que se entienden comprometidos en la estructura delictiva montada por los Funcionarios y aquellos otros que circunstancialmente debieron participar para volcar decisiones en su provecho, si bien puede resultar idónea en este tiempo para separar las aguas, no puede asegurarse que en el futuro no reciba un vuelco,  si se verifica que algunos empresarios hicieron de las situaciones excepcionales, un comportamiento habitual.

Rescatar algunos empresarios del conjunto comprometido en las maniobras ilícitas, era un tópico conocido, el modo, parecido al empleado por la Cámara, las consecuencias…, solo el tiempo las determinará.

En cuanto a la situación de la ex Presidente y su grupo más cercano de colaboradores ninguna sorpresa se deslizó en la decisión dada a conocer, ocurrió lo que se sabía había de pasar y se reiterará, -lo que también se sabe-   el rechazo por parte del Senado del nuevo pedido de desafuero pedido por Bonadío, con el que este intentaría transportar a la actual senadora, a alguna dependencia del Servicio Penitenciario Federal, en caso de ser aceptado.

Lo que si puede haber sorprendido a algunos –los menos avisados- es que comiencen a dirigirse saetas contra comportamientos correspondientes a actuales Funcionarios. Si bien no llamaba la atención que el Fiscal Delgado dirigiera algún dardo a ocasionales Funcionarios de esta Administración, o que el Fiscal Di Lello mascullara algunas objeciones respecto del comportamiento de otros, quizás produjo algún escozor que el Fiscal Pollicita –hasta ahora sistemático investigador de las irregularidades del gobierno K-  solicitara la indagatoria del Ministro Aguad por su intervención en las negociaciones que involucran a la familia presidencial, en las indemnizaciones generadas por el Correo Argentino.

Finalmente, con el disgusto de unos, y el beneplácito de otros el Poder Judicial continúa su derrotero, para algunos reprochable, para otros en el marco de la ley y para todos, en la esperanza de recuperar su prestigio erosionado, irresponsablemente, por quienes creen que las mayorías fijan el concepto de justicia y no las leyes que deben aplicarse.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Zamora agradeció la confianza brindada en el 14° aniversario de su asunción

Hoy 23:38 – Hoy se cumplieron 14 años desde que Gerardo Zamora asumió por primera ve…