Inicio Opinión LA SEÑORA. | 7miradas

LA SEÑORA. | 7miradas

12 minuto leer
Comentarios desactivados en LA SEÑORA. | 7miradas
0

Seguramente deben haber ocurrido muchas cosas en el ámbito judicial pero, sin embargo, solo una resultó bastante para impedir que alguna de las demás pudiera llegar al conocimiento público. Es que la voz de la ex presidente y ahora vicepresidente, retumbó, como en sus mejores momentos, en los ámbitos más reservados de Comodoro Py.

La decisión de que sus expresiones no fueran trasmitidas en directo por la televisión, resultó absolutamente estéril, pues su divulgación por las redes sociales a través de “you tube”, superó las expectativas de cualquiera que hubiese intentado propalarlas por los medios convencionales.

Esa circunstancia, permitió conocer los duros términos en los que la indagada  se dirigió al Tribunal, haciendo notar que no había guardado el mismo cuidado respecto de la reserva de lo que se investiga en la causa,  cuando lo que se difundía eran los términos de la acusación y no las expresiones de su Defensa.

Lo cierto es que el escenario distó de ser el que habitualmente ocupan los procesados que hacen uso de su derecho a ser oídos. Esta vez, como otras   tantas , CFK se adueñó de la escena y tal como ocurría cuando se dedicaba a llenar los espacios de la “Cadena Nacional”, embistió con vehemencia contra todo aquello que no le causa placer.

Pocos fueron los espacios que olvidó en sus comentarios. Tuvo párrafos especiales para la Prensa,  a la que estableció como un enemigo inasible asociado a los grupos de derecha, y que hizo partícipe del Lawfare, nueva definición incorporada a su discurso, con el que descalificó la casi totalidad de los hechos que se le atribuyen.

En su vehemencia, no se olvidó de nombrar a ninguno de aquellos que la han investigado y para todos tuvo alguna palabra, no de alivio, justamente, sino de grave admonición. Posiblemente, sin sorprender a nadie, sus primeras palabras fueron para recordar la participación de Claudio Bonadío, aunque no dejó de lado a Julián Ercolini ni a Martín Irurzun para quienes tuvo recuerdos que, seguramente, les habrán dejado alguna   sensación de inseguridad futura.

Lo cierto es que realizó una defensa, no de su situación en los procesos, sino de su gestión política y de su vida en general, a lo que sumó la descalificación generalizada al Poder Judicial, con lo que no cuesta advertir sembró las bases de lo que ya definió como un nuevo servicio de Justicia.

Ninguna de las razones de las que podía agraviarse fue olvidada, tuviese o no que ver con el objeto procesal del que tenía que hablar. De sus hijos, de sus preocupaciones como madre, de su actividad como legisladora, de sus éxitos personales y de la fortuna que amasó y explicó, hasta los mínimos detalles, como la conservó y hasta como la incrementó para guardarla en la caja de seguridad de la que se la secuestró.

Habló de la obra pública y defendió todo lo dispuesto durante su gestión, atribuyendo las críticas solo a la maledicencia y la búsqueda de enlodar lo realizado por su gobierno. No pudo pasar inadvertido el modo en que desarrolló su exposición, ya que, contrariamente a lo que resulta habitual en este tipo de declaraciones, en vez de dirigirse a los Jueces adoptó la actitud de dirigirse a un auditorio –presente o ausente- al que dio la explicación no sólo de lo hecho por ella, sino también de los motivos oscuros que habrían dirigido las acción de aquellos que la denunciaron o instruyeron sus procesos.

La recuperación de su discurso, la fuerza de sus palabras y la gestualidad de sus expresiones, mostraron la centralidad que le aguarda en los próximos tiempos políticos. Casi carece de trascendencia efectuar una valoración jurídica de sus dichos vinculados al proceso en que fueron realizados. El resumen de los dichos de la ex, pero actual integrante del Ejecutivo, es marcar una profunda diferencia entre ese Poder que está acostumbrada a integrar y el Judicial que, evidentemente, no está dispuesta a respetar. La crítica a las decisiones adoptadas por este y sus vínculos con un periodismo perverso, dispuesto   a colaborar con los más oscuros intereses, no anuncian  precisamente, un futuro sereno y cordial entre ambos estamentos de la República.

La ruptura del equilibrio de los Poderes de la República, tendrá una clara incidencia política en el modo en que habrá de desarrollarse la vida de los argentinos. Es más, ya puede advertirse la crisis que se avecina y que, posiblemente, ha quedado expuesta en las más de tres horas que declamó CFK en la Sala de Audiencias del Tribunal que intenta juzgarla.

Descripta la interacción del periodismo y el ánimo de los Jueces, y descalificadas las estructuras que sirven de control a la actividad de los Funcionarios -UIF, OA, – la única expectativa razonable transita por imaginar un sistema distinto al que conocemos y que se compadece con alguna de las promesas electorales de conformar un nuevo “pacto social”.

Quizás, en el testimonio de CFK oído ayer,  se encuentren los enunciados sobre los que se intentará construir una nueva República, una sociedad que partirá de pautas diferentes a las que hoy  frecuentamos, su declaración no fue un mero acto de defensa,  no fue el cumplimiento de una actividad procesal, y menos todavía, la respuesta a una acusación sometida a la autoridad de los Jueces, fue el decálogo en el que se establecen los criterios que habrán de defenderse en el futuro y que son distintos a los que venían observándose hasta ahora.

Cuál será el devenir de los hechos? La furia se concretará en acciones? Nada es importante, lo único que debe advertirse es que todo es una construcción que, dogmáticamente, conforma una realidad diferente a la que los demás perciben. Desde autotitularse la primera presidente mujer -aunque quizás sea recomendable obviar la gestión de “Isabelita”- y proclamar a su gobierno ajeno a cualquier acto de corrupción -apelando a la amnesia de los actos cumplidos por el secretario Jaime o López- el discurso ensayado merece reparos y un cuidado análisis para no caer en la simpleza de asumir que solo se trató de un acto defensivo y no del anuncio del nuevo pacto que seguramente Rousseau no imaginó.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Pecado capital

    Juan Grabois expresa sus ideas y las gira con una aspiración literaria y confesional en “L…
  • 16 años después

    Federico Pinedo arma su vida, que nunca será del todo privada en tanto la política es una …
  • Jugar en primera

    Bolsonaro, se considera aliado ideológico de Donald Trump. No es el caso por cierto del go…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Avanza la pavimentación en el barrio Borges y proyectan nuevas obras para los vecinos

  Dando continuidad al plan de mejoramiento de la red vial urbana, ia Intendente de l…