Inicio Nacionales La visita del Fondo puede sacudir la campaña

La visita del Fondo puede sacudir la campaña

6 minuto leer
Comentarios desactivados en La visita del Fondo puede sacudir la campaña
0














Fuente: Archivo


El

año electoral

recién da sus primeros pasos y una de las certezas es que la recesión económica será uno de los ejes de un tenso debate. Los coletazos de la devaluación de 2018 y la escalada de precios serán temas ineludibles para los candidatos a pesar de los esfuerzos del laboratorio oficialista por empujar al centro del ring retórico únicamente la discusión sobre la corrupción kirchnerista y la imperiosa necesidad de transparentar la política.





























Con el campanazo de largada electoral ya dado, una misión del Fondo Monetario Internacional (

FMI

) desembarcó ayer en Buenos Aires por tercera vez en un puñado de meses. Encabezada por el economista italiano Roberto Cardarelli, la tropa de técnicos del organismo financiero revisará la evolución del tipo de cambio, las metas fiscales y las cuentas provinciales. Será parte de una puntillosa auditoría en pos del ansiado déficit cero.

Como en sus anteriores visitas, Cardarelli y su equipo prevén reunirse con funcionarios del Gobierno y del

Banco Central

, pero también con representantes del sector privado, académico y la sociedad civil. Los encuentros con dirigentes de la oposición y sindicalistas, en tanto, suelen ser furtivos y mantenerse en reserva. Pero los hubo y los habrá.















Con los gremios, por ejemplo, se espera una tercera cumbre, cara a cara, en la que se expondrá una delicada radiografía sobre la caída del empleo. Sería esta semana o en marzo, cuando se prevé otra visita. Y con los empresarios, sobre todo con aquellos de las industrias más golpeadas, evaluarán atajos para imaginar un repunte económico, cuya fecha, según el organismo de crédito, se vislumbra para el tercer trimestre del año. Es decir, en septiembre, el mes previo a la elección presidencial.















La intención del FMI es escuchar todas las voces y exhibirse esta vez más plural y conocedor de las principales preocupaciones domésticas. Así lo reconocen desde fuentes oficiales y de la oposición hasta empresarios y gremialistas. Sin embargo, a casi todos los guía la desconfianza. Para varias generaciones de argentinos, el FMI remite a las peores pesadillas y es casi una mala palabra. Es un trauma nacional quizás aún no superado.

Es probable que el FMI apruebe un nuevo desembolso de dinero de unos US$10.800 millones en marzo, según escribió Francisco Jueguen el viernes pasado en
LA NACION. Con ese monto, el auxilio financiero treparía a US$24.000 millones. Son cifras gigantescas que en épocas electorales pueden redituar en votos.

Por esta razón, pero también por muchas otras más, la injerencia del FMI será una arista más de la campaña electoral que recién comienza. Los candidatos deberían ensayar alguna respuesta sobre cómo imaginan el vínculo con el organismo en caso de llegar al poder. Roberto Lavagna, que trabaja para un frente opositor amplio, dio una definición ante un grupo de sindicalistas que inquietó a más de uno: “Vamos a tener que convivir con el FMI al menos cinco años más”, pronosticó el exministro de Economía de

Eduardo Duhalde

y

Néstor Kirchner

.























Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Nacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Pekín-Daxing: cinco datos sobre el diseño futurista del que será el aeropuerto más grande del mundo