Inicio Opinión Las 4 angustias Covid

Las 4 angustias Covid

14 minuto leer
Comentarios desactivados en Las 4 angustias Covid
0

“La angustia Covid 19 tiene cuatro motivos. Primero es la angustia, el miedo a la enfermedad, a estar enfermo y sobre todo, morir solo en el hospital. Porque esto no es simplemente estar enfermo. Es también que mueren sin que la familia pueda acercarse. Entonces el angustiado tiene miedo de morir solo o a veces de contaminar él a alguien de la familia o a algún amigo.

-La segunda angustia del Covid 19 es el problema del confinamiento. Es la angustia de estar aislado. Nosotros estamos hoy confinados. Estamos en una situación donde entre el confinamiento de la primera vez y el reconfinamiento, es totalmente diferente.  Era un confinamiento tranquilo, resignado. Este es profundamente revoltoso. Estamos mal, perdidos. Descubrimos que esta epidemia continúa. Está la angustia de estar con el otro muy cerca. No hay intimidad. Entonces o el otro nos falta o el otro nos pesa.

El tercer tipo de angustia del Covid 19 es la angustia de la incertidumbre económica. Es decir: no sabemos qué va a pasar, cómo va a evolucionar el trabajo, la empresa. Cómo va a evolucionar inclusive el país en el plano económico. Entonces hay miedo a que el trabajo falte o que me saquen el trabajo.

“La cuarta es la más profunda: es la angustia de que falta un futuro. No hay línea de horizonte, no hay horizonte definido. Vivimos en un momento en que no podemos proyectar nada. No sabemos lo que va a pasar dentro de cinco semanas. No podemos proyectar. Hay empresas que tienen proyectos de desarrollo, de fusión con otras empresas. Hay una dificultad de poder proyectarse en el futuro porque no hay futuro, no hay línea de futuro. Entonces esas son las cuatro angustias mayores.”

“Depresión Covid 19” es el título del reciente libro escrito por Juan David Nasio, quien se pregunta: «¿Todo el mundo puede caer en la depresión?». Nasio es psiquiatra y psicoanalista. Vive en Paris. Es argentino. Llegó a Francia hace 42 años. Hoy ejerce la docencia y escribe libros exitosos, traducidos a 14 idiomas.

Es un hombre de dos orillas: además es doctor Honoris Causa de la Universidad de Buenos Aires, de la de Rosario y del Siglo 21 en Córdoba. Su pensamiento, en conversación con Laura Avignolo:

“Más que los efectos en la salud mental del Covid 19, son los efectos de la crisis sanitaria producida por el Covid 19. Las depresiones provienen de una fuerte acumulación de angustia. Esta depresión es una variante inédita de la depresión clásica. La depresión clásica es una enfermedad que se caracteriza por un empobrecimiento de las emociones. Las emociones están todas como dormidas. Se caracteriza por una tristeza tenaz y por un repliegue en sí mismo crítico, denigrante. El deprimido está todo el tiempo pensando en él y se deprime. Y se critica, se denigra. Se caracteriza también porque la persona está cansada, todo el tiempo cansada. Duerme mucho, se levanta y está cansada. Físicamente cansada y moralmente apagada, no tiene ganas de nada. Esto es lo que caracteriza a la depresión clásica. La tristeza en la depresión Covid 19 es una tristeza con angustia, es una tristeza ansiosa, es una tristeza atormentada y además es una tristeza irritable, está enojado.”

“El deprimido Covid 19 es un deprimido enojado, porque siente que lo maltratan, lo frustran, lo privan. Ya no puede más con la angustia, provocada por las frustraciones y las privaciones, debido a todas las medidas que se están tomando para frenar este virus. Y está enojado con el mundo y sobre todo, está enojado con el gobierno, porque lo siente incompetente.  Y ahora, con las vacunas… Con las vacunas estamos atrasados en Francia porque no hay vacunas y porque no hay congeladores para las vacunas. Entonces el deprimido Covid 19 está crítico, recrimina. Es recriminador. También está contra los médicos, que están en la TV todo el tiempo y tienen posiciones un poco hipócritas y falsas. El deprimido Covid 19 no cree más en nada.”

“Siente que está como amenazado y triste porque ya no puede más. Por eso digo que en la depresión Covid 19, la tristeza es una tristeza ansiosa, es una tristeza atormentada y una tristeza irritable.”

“Hay mucha gente entre nosotros que no soportan las medidas restrictivas. Ahí no hay angustia, hay indignación. Se sienten indignados, enojados, rebeldes contra toda medida que sea un atentado a la libertad. Sienten que son tratados de manera infantil y privados de la libertad natural del ser humano, que además está en todas las constituciones. Esas medidas restrictivas han sido vividas y son vividas por muchos de nosotros como un atentado a la intimidad y a las decisiones que uno puede tomar.”

“-Es una tristeza ansiosa e irritable, atormentada. Pero es una tristeza que no dura todo el tiempo. Dura mientras dura la crisis sanitaria. Esa es la diferencia con la depresión clásica. La depresión clásica es una depresión en la que la tristeza dura, es permanente. A veces puede durar tres semanas, un mes sin que se mueva, a pesar de los medicamentos antidepresivos. Pienso que cuando la crisis sanitaria se termine vamos a volver a un estado normal.

“​​Antes de que las vacunas lleguen, la mayoría de la gente no se iba a vacunar. Una vez que llegaron las vacunas, la gente aceptó vacunarse mucho más. Estoy seguro que si hoy hacemos una estadística, el número de gente que quiere vacunarse pasa al 80%, sobre todo más influenciada por los otros países donde las vacunas se aplican. Pero hay un fenómeno curioso, que una vez que decidimos: «Nos vamos a vacunar», descubrimos que no hay vacunas en el país. Y sobre todo que no hay los congeladores fundamentales para ciertos tipos de vacuna, como la de Pfizer. Las vacunas no han llegado, no hay vacunas. Hoy dicen que la gente no se quiere vacunar, pero lo que pasa es que no hay vacunas.”

“El ser humano está viviendo catástrofes cada vez más difíciles de soportar. Estamos viviendo algo absolutamente inédito en la historia de la humanidad. Ni siquiera las antiguas pestes de la edad media ni las del siglo XVIII o XIX son comparadas a lo que estamos viviendo. Hoy en día la pandemia la está viviendo todo el planeta.”

“Después de una catástrofe así, van a aparecer nuevas pautas de vida social. Ya están apareciendo ahora: la importancia de lo numérico, nuevas pautas en la manera de relacionarse, de otro modo que lo habitual. Mi pronóstico es que vamos a volver a los mismos hábitos sociales. Van a haber cambios en la comunicación. Luego de esta epidemia, no tengamos más miedo de acercarnos. Necesitamos acercarnos, necesitamos el amor. Parece como si esta epidemia nos obligara a decir «Sepárense, no se quieran, no se toquen, no se vean». Es horrible. Es totalmente opuesto de las pulsiones de amor, que están en cada uno de nosotros. Necesitamos a los otros.

Lo esencial son las cosas vitales, que van a seguir después. Uno, lo vital, es el cuerpo. Un cuerpo sano que no nos impida vivir. Segundo, el amor. Es la presencia afectuosa del otro y mi presencia afectuosa para él. Lo vital es amar, ser amados y sentirnos amados.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • La lección de Cándido López

      Cándido López se dedicaba a hacer daguerrotipos –esa técnica previa a la fotografía-  en…
  • La caída

      Dos consultoras (D’Alessio IROL y Berensztein), miden una abrupta caída en la gesti…
  •   La desconfianza

      “Mentiroso”, “títere” e “inútil” son los términos con los cuales los consultados por la …
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Familias de zonas rurales aprovechan la energía solar – MundoPolítico

La Municipalidad de Nueva Esperanza, en conjunto con la Comisión Municipal de Pozo Betbede…