Inicio Internacionales Las “princesas” del poder se hacen fuertes en las exrepúblicas comunistas de Asia Central

Las “princesas” del poder se hacen fuertes en las exrepúblicas comunistas de Asia Central

14 minuto leer
Comentarios desactivados en Las “princesas” del poder se hacen fuertes en las exrepúblicas comunistas de Asia Central
0


















Como Dariga Nazarbaieva, que acaba de asumir la presidencia del Senado de Kazajistán, muchas hijas de jefes de Estado son catapultadas a cargos influyentes



PARÍS.- Nursultan Nazarbaiev, presidente de Kazajistán durante 30 años,
anunció a fines de marzo que dejaba el poder. Pero las reformas tendrán que esperar, porque todo quedará en familia: un día después, su hija fue nombrada presidenta del Senado de ese país de Asia Central y probablemente lo suceda. Ella no es, sin embargo, la única “princesa” de esa región del mundo que ejerce los máximos poderes por decisión exclusiva de sus progenitores.





























Dariga Nazarbaieva, de 55 años, fue elegida por los senadores para remplazar a Kassim-Jomart Tokaïev, que ocupa en forma interina la presidencia de la alta cámara hasta la próxima elección presidencial, prevista para abril de 2020.


Nazarbaiev no tiene hijos varones. Tiene tres hijas: Dariga, Dinara y Aliya. Todos consideran a la mayor como una personalidad mediática y muy influyente políticamente. Dariga fue viceprimera ministra de 2015 a 2016 y es actualmente presidenta del Comité para las Relaciones Exteriores, la Seguridad y la Defensa de ese país de apenas 18 millones de habitantes, rico en petróleo y gas, que posee una de las economías más sólidas de la región.















Y, a pesar de que el presidente saliente de 78 años afirmó recientemente a la prensa occidental que no quería que sus hijas le sucedieran, nadie duda en el país que Dariga tiene grandes posibilidades de seguir sus pasos.















La segunda hija de Nazarbaiev, Dinara, dirige el Fondo Nacional Nursultán Nazarbaiev para la Educación y posee, junto al hombre de negocios Timur Kulibaiev, una parte considerable del Banco Nacional del país. Sus acciones se elevaría a 72,3% de la institución, según algunas fuentes. En 2011, Dinara fue la única mujer de Asia Central presente en la clasificación mundial de multimillonarios de la revista Forbes, con una fortuna estimada en 1.300 millones de dólares.

Su hermana menor, Alia, está casada con el empresario y político Dumash Dossanov, director general de la organización “KazTransOil”.








Con Dariga, son en total 17 “princesas” que, en los cinco países de Asia Central, mantienen relaciones privilegiadas con sus padres al punto de izarse a los primeros puestos de la vida pública y política, toda una hazaña en una región históricamente patriarcal.











Guinara Karimova, hija del expresidente de Uzbekistán Islam Karimov, pasó de las mieles del poder a una condena de cárcel tras caer en desgracia por una pelea con su padre

No solo los países vecinos siguen con mucha atención lo que sucede con la familia presidencial en Kazajistán, también hay signos de que el “método” Nazarbaiev de transición pueda convertirse en un modelo regional. Las redes sociales rusófonas se interrogan sobre la posibilidad de que la idea pueda inspirar a Rusia, donde

Vladimir Putin

pierde popularidad y no ha designado sucesor. En todo caso, tanto en Turkmenistán como en Tayikistán, los dirigentes absolutos Berdimujamedov y Rajmon preparan a sus “princesas” para sucederlos.








Presidente de Turkmenistán desde 2006, Gurbanguly Berdimujamedov, también tiene dos hijas. Y aunque las informaciones sobre ellas sean realmente escasas, en 2010 Wikileaks afirmó que la mayor de ellas, Guldjahon, estaría casada con el representante en Londres de la agencia gubernamental de exportación y explotación de recursos en hidrocarburos del país.

La segunda hija, Gulchan, vive en Francia. Su marido, Atabaiev, primero fue agregado comercial en París, y después director europeo de un organismo nacional de comercio, con el cual habría colaborado el esposo de la mayor. Wikileaks reveló que Gulchan posee una mansión de ensueño en la Costa Azul francesa.

El jefe de Estado de Tayikistán desde 1993, Emomalii Rajmon, tiene siete hijas: Rujchona, Firuza, Tajmina, Zarina, Parvina, Farzona y Ozoda. Esta última figuró en 2017 en la clasificación anual -dirigida por la BBC- de las “100 mujeres” que lograron más éxito en sus carreras, junto a otras hijas de presidentes que participan activamente en la vida de sus países.


Diplomáticas

Además de ser senadora, Ozoda Rajmon fue nombrada en 2016 presidenta del ceremonial presidencial. A los 39 años, comenzó su carrera en la esfera diplomática, después de desempeñarse como ministra adjunta en el ministerio de Relaciones Exteriores de su país. Ozoda tiene cinco hijos con el primer presidente adjunto del Banco Nacional de Tayikistán.

Ruhchona Rajmonova, la tercera hija del presidente, también tiene un puesto ejecutivo en la cancillería tayika. Su marido, representante comercial del país en Gran Bretaña e Irlanda del Norte, accedió el año pasado a la presidencia de la Asociación Nacional de Deportes de Invierno.

Tajmina y Parvina son empresarias. Sus maridos trabajan en dependencias consulares en el exterior. Por fin, la pequeña Zarina Rajmona, de 23 años, estudió en Gran Bretaña. Sus debuts públicos se produjeron hace tiempo, cuando a los 16 años asumió como directora de la cadena de televisión nacional.

Chavkat Mirziyoyev, mandatario de Uzbekistán, asumió sus funciones en septiembre de 2016. En la foto oficial, se lo ve rodeado por los miembros de su familia. Entre ellos sus dos hijas: Saida Mirziyoyeva, la mayor, y Chakhnosa Mirziyoyeva-Jachimova, la más joven.

Ambas están casadas. Chakhnosa vive en Moscú y tuvo una hija en 2010, que nació en Israel. Los esposos de ambas ocupan importantes puestos en el gobierno del país. Según el sitio internet del Ministerio de Educación Infantil de Uzbekistán, Chakhnosa Mirsiyoyeva, fue recientemente nombrada directora de uno de los departamentos.




Nursulán Nazarbaiev gobernó Kazajastán con mano de hierro durante más de tres décadas y dejó a sus hijas en posiciones de jerarquía
Nursulán Nazarbaiev gobernó Kazajastán con mano de hierro durante más de tres décadas y dejó a sus hijas en posiciones de jerarquía Fuente: Archivo

En Kirguistán, Amazbek Atambaïev tiene tres hijas: sus gemelas Diana y Dinara de un primer matrimonio, y una más pequeña, Alia. También en este caso la información sobre la familia es escasa, pero la más joven parece haber eclipsado a sus hermanas. A los 20 años supo ganarse el respeto de amigos y enemigos de su padre. Artista confirmada, dueña de ideas innovadoras y sensibilidad social, no solo dona sus ingresos a obras de caridad, sino que hasta cambió su apellido para poder abrirse camino por sí misma.

Rebelde y empecinada, Alia escandalizó recientemente a sus conciudadanos, cuando publicó en las redes sociales fotos suyas amamantando a su bebé.

Pero no todas son rosas en los ámbitos dorados del poder. Así lo puede afirmar Gulnara Karimova, hija mayor del fallecido presidente de Uzbekistán, Islam Karimov, que acaba de ser enviada a la cárcel por violar su detención domiciliaria.

Mujer de mundo, empresaria, diplomática, diseñadora de modas y cantante pop, Karimova desapareció de la vida pública en 2014, aparentemente después de una violenta disputa con su padre que, hasta su muerte en 2016, dirigió el país con mano de hierro durante 27 años.

Según las autoridades uzbekas, Karimova, alguna vez considerada posible sucesora de su padre, fue hallada culpable de lavado de dinero y malversación y condenada -sin juicio aparente- a siete años de prisión. Esta semana, su hija Iman afirmó que la policía entró en el departamento de su madre en Tashkent, la capital uzbeka, y se la llevó por la fuerza con rumbo desconocido.




















Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

Luis Otero: “Me avergüenza no haber estado a la altura de las circunstancias”