Inicio Internacionales Las tropas rusas se hacen fuerte en el este de Ucrania y aíslan una nueva ciudad con cientos de miles de personas

Las tropas rusas se hacen fuerte en el este de Ucrania y aíslan una nueva ciudad con cientos de miles de personas

14 minuto leer
Comentarios desactivados en Las tropas rusas se hacen fuerte en el este de Ucrania y aíslan una nueva ciudad con cientos de miles de personas
0

Como ya ocurrió con Mariúpol, Sumy o Konotop, una nueva ciudad se encuentra rodeada por las tropas rusas: Chernígov. Tras varios días reagrupando a sus efectivos en torno a la ciudad, este domingo la localidad situada a unos 150 kilómetros al norte de Kiev ha sido completamente cercada por el Ejército ruso. Por otro lado, aunque el avance de Fuerzas rusas ha sido escaso en la ultima semanas, los bombardeos continúan a diario, especialmente en el este del país. En este sentido, el cerco de Mariúpol continúa estrechándose y la ciudad podría caer en los próximos días en manos rusas, lo que permitiría enviar a las tropas que combaten en esa localidad a conquistar las escasas regiones del Donbás que permanecen en manos ucranianas. 

El presidente de la Administración Regional Estatal de Chernígov, Viacheslav Chaus, ha destacado este domingo que la ciudad resiste gracias a los voluntarios y a las Fuerzas Armadas. La localidad está cerca de la frontera con Rusia y Bielorrusia y en ella residen ahora mismo la mitad de los 285.000 habitantes censados antes de inicio de la invasión rusa del 24 de febrero.

Por su parte, el alcalde, Vladislav Atroshenko, ha descrito este sábado el estado de la ciudad como «catastrófico«. Según sus palabras, la ciudad se encuentra sin energía y es imposible salir de ella porque las fuerzas rusas han destruido un puente que enlaza la localidad con la capital, Kiev. «Estamos decidiendo cómo sacar a los heridos graves por cualquier medio. No podemos operarlos localmente», ha declarado antes de agregar que unas 44 personas, tanto militares como civiles, necesitaban atención médica.

Al tiempo, los bombardeos en el resto del país continúan. Este viernes Rusia reconoció haber «completado la primera fase» de su ofensiva militar y aseguró que ahora se centraría en las provincias del Donbás (Donetsk y Lugansk), regiones que fueron declaradas independientes por Putin días antes de iniciar la invasión. No obstante, pese a el comunicado, los ataques aéreos se han seguido produciendo tanto en la región oeste, con un bombardeo en Leópolis, como en Kiev y Járkov.

Según la última evaluación de la inteligencia de Reino Unido, Rusia pretende rodear a las fuerzas ucranianas que están peleando en el Donbás, en el este del país, y para ello está desplazando a tropas desde sus posiciones en Járkov, en el norte, y Mariúpol, en el sur. «Rusia parece estar concentrando sus esfuerzos en cercar a las fuerzas ucranianas que se enfrentan directamente a las regiones separatistas en el este del país», reza el informe.

El análisis de Londres recuerda que «el frente bélico en el norte de Ucrania permanece en gran parte estático, con contraataques ucranianos que obstaculizan los intentos rusos de reorganizar sus fuerzas«. Según la evaluación británica, Rusia sigue apostando por los lanzamientos de misiles a distancia desde su propio espacio aéreo, para no exponer a su aviación a las defensas antiaéreas ucranianas.

Donbás, el gran objetivo

El movimiento en forma de pinza para terminar de conquistar el Donbás permitiría hacerse con un territorio que lleva ocho años en guerra con el Ejército ucraniano y milicias nacionalistas ucranianas (algunas de ellas de tendencia neonazi). Pese a que la invasión rusa tiene múltiples objetivos y persigue el derrocamiento del Gobierno de Zelenski, ayudar a las fuerzas separatistas de Donetsk y Lugansk a conquistar el resto del territorio es clave para Moscú.

Llegar a las negociaciones de paz entre Ucrania y Rusia con la totalidad del Donbás en manos rusas podría marcar una diferencia importante. Así como el territorio conquistado en el resto del territorio ucraniano podría ser devuelto (con condiciones) en una futura negociación, el terreno conquistado en el Donbás podría consolidarse y quedar en manos de los Gobiernos separatistas. En este momento, buena parte del territorio está ya en manos de Rusia, sobre todo la provincia de Lugansk.

Así mismo, como ya ocurrió con la anexión rusa de Crimea -cuyo reconocimiento es parte de las peticiones rusas para acabar con la guerra-, estas regiones separatistas podrían seguir el mismo camino. De hecho, este mismo domingo, el líder de la autoproclamada república separatista de Lugansk, Leonid Paschenik, dijo que en un «futuro cercano» puede celebrarse un referéndum sobre la integración de este territorio a Rusia

«Creo que en el futuro cercano se celebrará un referéndum en el territorio de la república, en el que las personas ejercerán su derecho constitucional absoluto y expresarán su opinión sobre si quieren unirse a la Federación Rusa«, dijo a la prensa. «Por alguna razón estoy seguro de que eso es lo que exactamente sucederá», añadió.

Nueva ronda de negociaciones en Turquía

Los negociadores de Rusia y Ucrania no han llegado todavía a ningún acuerdo pese a las incontables reuniones de las ultimas semanas. No obstante, pese al estancamiento, los diálogos no cesan. Este domingo se ha confirmado el comienzo a principios de la semana que viene de una nueva ronda de negociaciones de paz presenciales, a diferencia de las ultimas que se habáin realizado telemáticamente. 

El jefe de la delegación rusa, Vladimir Medinski, ha confirmado que el encuentro tendrá lugar a partir del martes 29 hasta el miércoles 30 de marzo. Por su parte,  el negociador ucraniano David Arajamia ha indicado que las conversaciones comenzarán este lunes e incluso especifica Turquía como sede del encuentro.

La disparidad de fechas ejemplifica a la perfección la situación en la que se encuentran las negociaciones, donde las posturas permanecen muy separadas. Zelenski ya asumió públicamente que Ucrania no entraría en la OTAN, lo que significaría aceptar de alguna forma esa neutralidad que le exigía Rusia. No obstante, el resto de peticiones no parecen haber avanzado. 

Rusia exige también para el cese de las negociaciones el reconocimiento de Crimea como territorio ruso y la independencia de las regiones de Donetsk y Lugansk.

Situación humanitaria

El corredor humanitario acordado para posibilitar la evacuación de este domingo de personas atrapadas en Mariúpol sigue restringido a vehículos privados, advirtió el gobierno de Ucrania, al no permitir el paso de autobuses.

El alcalde de Mariúpol, Vadim Boychenko, estima que más de la mitad de los habitantes que tenía hasta el inicio de la invasión, 540.000, la han abandonado, según declaraciones reproducidas por el portal ucraniano Ukrinform.

Vereshchuk ha denunciado que las tropas rusas están impidiendo el paso de los autobuses. Dentro de la guerra por el control del relato, Rusia asegura que es Ucrania quien no permite la salida de civiles para evitar que sus tropas entren en la ciudad.

El otro corredor acordado se mueve este domingo por algunas poblaciones de la región de Lugansk, a través del cual se ha logrado evacuar a unos 5.200 personas. Kiev y Moscú se responsabilizan mutuamente de que los corredores humanitarios acordados por ambas partes no lleguen a funcionar.

Por el momento, más de 3,8 millones de personas han huido de Ucrania, según cifras de ACNUR. Además, la ONU cifra en más de 1.100 civiles ucranianos muerto y casi 1.800 heridos como consecuencia de la invasión rusa. La escasa diferencia entre heridos y fallecidos indica que las cifras aportadas por Naciones Unidas podrían ser mucho mayores, como así lo ha confirmado el último informe del organismo internacional. 


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Perotti descartó reabrir la paritaria docente y los gremios amenazan con paros

El gobierno de la provincia de Santa Fe que encabeza Omar Perotti avisó que no reabrirá la…