Inicio Opinión LOS HUMORES DE SERVINI | 7 miradas

LOS HUMORES DE SERVINI | 7 miradas

9 minuto leer
Comentarios desactivados en LOS HUMORES DE SERVINI | 7 miradas
0

 

Ferdinand Amunchásteguy. Como si fuera un presagio de la convulsión que habría de ocurrir el domingo, en la semana  trascendió  el  fuerte enfrentamiento entre la Juez Electoral de la Ciudad -María Servíni- y su Alzada, la Cámara Electoral, diferendo que involucró a la misma Corte Suprema,  ante quien se quejó la Magistrada.

No son pocos los que recuerdan las épicas luchas mantenidas por la Juez a lo largo de su vida judicial. Con Jaroslavsky en su época de mayor poder político, con Arslanian, a cargo del Ministerio de Justicia, pidiendo públicamente su renuncia ante las cámaras, o con Mariano Grondona a quien impidió pronunciar su nombre, Servini nunca cedió el campo ni se amilanó,  fuese quien fuese el que se le oponía.

Al día de hoy podría decirse que si quizás no gano todas las batallas, lo que es seguro es que no perdió una, por lo que se impone bucear sobre los motivos que pudieron impulsarla a actuar como lo ha hecho,  precipitando una crisis, cuyos motivos aparecen ignorados y desconocidos por todos.

A pesar de los augurios contrarios, el comicio, en su funcionamiento, resultó eficaz y alejado de críticas ya que, prácticamente en tres horas, brindó información completa y sin correcciones o sorpresas, sobre el resultado final  del acto comicial.

Solamente en las mentes conspirativas  más oscuras nació la idea de un fraude inverso, en el que pareciese que habrían perdido los representantes del Gobierno, creando de ese modo  un clima relajado y triunfal, que  tornaría  descuidada a la oposición para sorprenderla en  noviembre, con un triunfo inesperado del  perdedor de esta semana.

Seguramente esto no pasará, y los hechos se sucederán tal como parece que deben ocurrir. Lo cierto es que, en el intertanto, muchas otras actividades ocurrirán siguiendo los razonables parámetros que ha dejado el acto electoral. Es por eso que debe existir preocupación entre aquellos Funcionarios que poseen denuncias en su contra, ya que es previsible suponer que las simpatías que podían poseer en los pasillos de Comodoro Py han desaparecido con la misma velocidad que las mayorías que se presumían hasta el domingo.

Esta característica de comportamiento de la Justicia Federal, no debería sorprender a nadie –aunque nos aleja del concepto de Justicia que trasmite nuestra Constitución- ya que reiteradamente, en los últimos tiempos,  hemos visto girar los humores de sus Jueces según sean los vientos políticos que acompañan las denuncias que tramitan ante ellos.

Así las cosas, deberían ver comprometida su tranquilidad desde la Vicepresidente, hasta otros funcionarios de menor jerarquía,  pero también envueltos en investigaciones   que, en el último bienio, vieron lentificar  su marcha pero que ahora podrían recuperar su ritmo.

Sobre todo, porque si los augurios de estas PASO se convirtieran en realidad sobre el final del año, aquellos proyectos con los que el Gobierno intentó alterar el funcionamiento del Ministerio Publico y la Justicia en General, verían aniquilada su posibilidad de ser aprobados por el Congreso y abroquelarían a los protagonistas en una embestida judicial, que tomaría una fuerza inusitada y presagia malos tiempos para sus protagonistas sospechados de irregularidades.

Existe un evidente malestar en la Judicatura por el destrato al que lo someten las fuerzas políticas identificadas con el Partido Gobernante, y todos conocen el pensamiento de aquellos encargados de administrar Justicia que, atemorizados evitan situaciones incomodas pero que, apenas recuperado el espacio, suelen expresar con crueldad sus sentimientos reprimidos.

No será suficiente recurrir al Lawfare   o a cualquier otro razonamiento, para torcer aun las desviadas decisiones que, desaparecido el temor, pueden generar aquellos que, desde sus Estrados,  deban decidir la situación de quienes los hostigaron sin razón.

Más allá  de la posición que adoptemos frente al tema, la situación debe preocuparnos – tal como ocurre con la actual (en la que la Vicepresidente admoniza a quienes deben juzgarla)- pues la actividad judicial no debe guiarse por las coyunturas que la política plantea a sus protagonistas,  sino por el fiel y correcto cumplimiento de las leyes guiadas a la consagración y respeto de los derechos constitucionalmente reconocidos a los habitantes de la Nación.

Si los integrantes del Poder Judicial confunden el rol que deben desempeñar, asumiendo que son actores políticos de la realidad, habrán degradado definitivamente la función que les ha sido encomendada y que, justamente, les impone ser el freno a los desvíos que pueden originarse en el terreno en el que se desarrollan los otros Poderes.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • MAS ACTUAL QUE NUNCA | 7 miradas

      La obra de Antonio Berni es más actual  que nunca. Anticipó el desampa…
  • EL TIO RICO QUIERE MAS

      Netflix, fundada por Reed Hastings y Marc Randolph tiene hoy casi 90 millones de abonado…
  • Pandora: La tormenta de evasión

      Emma Agyemang.- La última filtración de datos sobre los asuntos financieros de la é…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

MACRI VARADO, CRISTINA EN AUDIENCIA PÚBLICA, CONTAGIADO CON DELTA SE FUGÓ | EL NOTICIOSO 13-07-21

Sigue el escándalo por la denuncia de la embajada de Bolivia por envío de armamento argent…