Inicio Opinión Los sentidos del silencio

Los sentidos del silencio

4 minuto leer
Comentarios desactivados en Los sentidos del silencio
0

Callamos cuando estamos cómodos, y no nos hace falta llenar el tiempo con palabras.

Callamos cuando estamos pensando algo: una forma de la introspección.

También cuando ya no hay nada que decir, cuando las palabras llegan tarde: habría que decir tanto para ganar… que optamos por resignamos a perder.

A veces callamos para expresar respeto porque no hay nada que pueda estar a la altura de dolor del otro, o porque somos nosotros quienes sentimos dolor.


Tranquilidad. Plenitud. Tristeza. El silencio siempre comunica. / Foto: Shutterstock.

El silencio tiene a veces una carga amorosa y otras dramática, siempre comunica.

¿Quien calla, otorga? Es posible callar para evitar el conflicto: en esos casos, el silencio es prudencia.

Puede expresar desinterés. O escucha activa: una prueba de la capacidad de recepción. Y puede ser, en sí mismo, una experiencia vital; los retiros espirituales pretenden enseñar eso.

Los refranes populares abundan, así como las citas: “El silencio es el recogimiento del Ser en el retorno a su verdad” (Heidegger); “El silencio es el sueño que nutre la sabiduría” (Francis Bacon); “La mente recubre la realidad sin darse cuenta. Para conocer la naturaleza de la mente necesitas inteligencia, la capacidad de observar a la mente en silencio con conciencia desapegada” (Nisargadatta Maharaja); “Sé tan silencioso como un pez y sumérgete en el océano de la dicha” (Rumi); “Permanezcamos en silencio para que así podamos escuchar el murmullo de los dioses” (Emerson); “El que habla no sabe; el que sabe no habla” (Lao-Tse).

En tiempos de cháchara, parloteo, verborragia -verbal y virtual-, muchas veces promesas vacuas, a menudo el silencio se siente como un bálsamo: proporciona sosiego.

La estadounidense Susan Sontag planteaba que“mediante el silencio el artista se emancipa de la sujeción servil al mundo, que se presenta como mecenas, cliente, consumidor, antagonista, árbitro y deformador de su obra”. En ese punto, el artista encara un diálogo consigo mismo.

Hay una estética y una poética del silencio.

VA


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Volvió el ‘Gordo Mortero’ con consejos para alumnos que toman colegios

Sebastián Romero, conocido popularmente como el «gordo mortero» por disparar un mortero ca…