Inicio Internacionales Macron admitió errores y prometió acelerar reformas, pero solo despertó críticas

Macron admitió errores y prometió acelerar reformas, pero solo despertó críticas

10 minuto leer
Comentarios desactivados en Macron admitió errores y prometió acelerar reformas, pero solo despertó críticas
0
Macron, ayer, durante la conferencia de prensa en el Palacio del Elíseo Fuente: AFP – Crédito: Ludovic Marin

Tras la presión de los “chalecos amarillos”, anunció una rebaja de impuestos, aunque no logró colmar las expectativas

PARÍS.- Todos esperaban un Plan Marshall. Fue casi lo contrario. De la primera intervención pública del presidente
Emmanuel Macron , después de 24 semanas de manifestación de los “chalecos amarillos” y tres meses de debate nacional, los franceses parecían anoche haber retenido un mensaje: “Hubo algunos errores, pero mi método es el correcto y no habrá cambios”.

Por primera vez desde que asumió la presidencia, hace casi dos años, el mandatario francés se lanzó ayer a la experiencia inédita de convocar a una conferencia de prensa en el Palacio del Elíseo a fin de desvelar los grandes ejes del impulso que desea imprimir a la segunda parte de su quinquenio.

Frente a 320 periodistas, Macron comenzó con un discurso introductorio donde dio su análisis sobre la situación actual, antes de responder a la prensa. Reconoció algunas lagunas en el método, pero afirmó su voluntad de mantener el derrotero: “Las transformaciones en marcha no pueden detenerse”, declaró. “No fueron suficientemente rápidas ni radicales. Pero todas responden a la aspiración de nuestros conciudadanos”, aseguró.

Durante su intervención, que se prolongó 20 minutos más de lo previsto, el presidente anunció una serie de decisiones que, sin embargo, no alcanzaron a responder a la enorme expectativa del país. Las dos más importantes fueron la reducción de la carga impositiva para la clase media baja y las pymes, y una indexación escalonada de las jubilaciones, de ahora a 2021.

La intervención fue criticada de inmediato tanto por los partidos de oposición como por los sindicatos y los “chalecos amarillos”.

“Esta noche solo escuché: tengo razón, no cambiaremos nada, y los franceses deben prepararse para trabajar cada vez más”, dijo Philippe Martinez, secretario general de la central procomunista CGT.

“Las medidas anunciadas siguen beneficiando a los mismos. Los aumentos a jubilados y la clase media quedarán anulados por el incremento de cotizaciones, que el presidente mantiene. Tampoco sabemos cómo financiará sus medidas”, dijo por su parte Laurent Wauquiez, líder del partido conservador Los Republicanos.

Aun reconociendo la existencia de una “injusticia fiscal”, Macron volvió sin embargo a defender su criticada reforma del impuesto a las grandes fortunas (ISF), que libera el capital y grava los bienes inmuebles, aun cuando anunció su intención de proceder a una evaluación a fines de 2020.

El jefe del Estado confirmó un aumento (indexado sobre la inflación) de las jubilaciones mínimas a partir de enero de 2020, y de todas sin excepción a partir de enero de 2021. Habló asimismo de la necesidad de “trabajar más”, sin querer con ello sugerir su intención de prolongar el tiempo laboral más allá de la edad legal actual, de 62 años. Más bien se trataría de incitar a la gente a permanecer más tiempo en el mercado laboral, beneficiándose con un incremento porcentual de su jubilación por cada año suplementario de trabajo.

En el terreno del funcionamiento democrático y las instituciones, Macron rechazó la idea de instaurar el Referéndum de Iniciativa Ciudadana (RIC), principal reivindicación de los “chalecos amarillos” y los partidos de extrema derecha e izquierda. En su lugar, propuso modificar el ya existente Referéndum de Iniciativa Participativa (RIP), reduciendo el número de firmas requerido para organizar una consulta popular de 4,5 millones a un millón.

No es la primera vez que lo dice, pero el mandatario sugirió el fin de la célebre Escuela Nacional de Administración (ENA), mundialmente conocida, al menos en su forma actual. “Es necesario crear algo que funcione mejor”, dijo, haciéndose eco de las denuncias que recibe esa institución de ser “una fábrica elitista, productora de castas”.

El jefe del Estado dio satisfacción a los que reprochan a su gobierno la intención de cerrar numerosas escuelas y hospitales: “No habrá más cierres hasta el final de mi quinquenio”, aseguró. “Por el contrario, quiero que haya más funcionarios en el terreno y menos en la administración central”, dijo.

También parece haber renunciado a una de las medidas de su campaña: suprimir 120.000 puestos en la administración pública.

En vísperas de las elecciones europeas, pareció lanzar sus redes en aguas de la extrema derecha, primera en intenciones de voto. Declaró la necesidad de “fortalecer las fronteras continentales y redefinir los acuerdos de Schengen”, que establecen la libre circulación de las personas, y propuso “un debate anual sobre la política migratoria en el Parlamento Europeo”. A nivel nacional, reconoció “profundas irregularidades” en la aplicación de la política migratoria, y se dijo dispuesto a ponerles fin.

Los fondos de Notre Dame

670 Millones de dólares

 

  • La Unión Nacional de Economistas de la Construcción (Untec) estimó de manera preliminar que los trabajos de reconstrucción de la catedral costarían entre 330 y 670 millones de dólares

1000 Millones de dólares

 

  • El monto de las donaciones prometidas va de 835 a 1000 millones de dólares. El magnate de bienes de lujo François-Henri Pinault prometió 112 millones y luego su rival, Bernard Arnault, anunció el doble.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

Diputados retomará el análisis del proyecto de ley de Ética Pública – Télam

La reunión, convocada por el diputado macrista Pablo Tonelli, se realizará desde las 16 en…