Inicio Nacionales Menos emisión de pesos y más dólares, el plan para bajar la incertidumbre

Menos emisión de pesos y más dólares, el plan para bajar la incertidumbre

9 minuto leer
Comentarios desactivados en Menos emisión de pesos y más dólares, el plan para bajar la incertidumbre
0

Análisis: Menos emisión de pesos y más dólares, el plan para bajar la incertidumbre

Aunque podría ensayarse un análisis más complejo en el plano político, y sin ceder a la mala idea de un reduccionismo económico, detrás de las medidas anunciadas por el flamante ministro Sergio Massa, pueden identificarse, a simple vista, dos objetivos centrales: el primero, bajar los altos niveles de inflación, el segundo, acumular reservas en el Banco Central.

Aunque podría ensayarse un análisis más complejo en el plano político, y sin ceder a la mala idea de un reduccionismo económico, detrás de las medidas anunciadas por el flamante ministro Sergio Massa, pueden identificarse, a simple vista, dos objetivos centrales: el primero, bajar los altos niveles de inflación, el segundo, acumular reservas en el Banco Central.

 

La forma de entenderlo puede ser simple, ya que existe un ecosistema vigente donde conviven dos inercias con las cuales se quiere romper: una decreciente demanda de pesos y otra, creciente demanda de dólares oficiales. La promesa del recorte en el gasto lanzada ayer busca quebrar un comportamiento que viene profundizando la crisis: el mayor déficit fiscal financiado a fuerza de emisión y deuda pública, empuja, a su vez, un mayor impulso inflacionario, lo que promueve y profundiza, retroalimentando, las fuerzas descriptas.

Lo que no suma, resta

En criollo, a falta de dólares para compensar la ecuación cambiaria, con el déficit se emite más de aquello que no se demanda, pesos. Por ende, el precio de ese activo, en términos relativos, cae, poniéndole un precio más elevado (tasa) para quien esté dispuesto a conservar ese activo en el tiempo (inversión).

Pensando en los dólares, este movimiento, que se agrava con el pago de la factura de importación de energía (menos dólares, menos reservas, etc.) no sólo profundiza lo anterior, también impulsa comportamientos que lo vuelven aún más problemático como, por ejemplo, todas las operaciones especulativas para sacarle dólares oficiales al BCRA por parte de los actores económicos.

Como se dijo, las medidas de Massa buscan romper los vicios de esta ecuación bajo un concepto ligado, sobre todo, a lo monetario. Y lo buscan de distinta manera y en grados diferenciales. Hay medidas para limar el gasto público tanto desde lo simbólico (expectativas) como desde lo práctico (emisión y asistencia del BCRA). Pero también, para bajarle intensidad a las dos fuerzas de fondo, la caída en la demanda de pesos y el incremento vinculado a los dólares oficiales. Son aproximaciones, primeros movimientos de un cuadro más complejo. El ministro parece aproximarse así a una especie de jerarquización de los problemas, con una lectura monetarista de la cuestión inflacionaria, sin dejar de lado las mesas de diálogo. También se busca romper con la endogamia de los desequilibrios que puedan pensarse. Pero seguramente, de prosperar, más adelante vendrán otras a completar la tarea.

Traducción monetarista

En este último sentido, todo el dispositivo tiene traducción. El cumplimiento de la meta del 2,5% de déficit establecido por el presupuesto, el límite a los Adelantos del Tesoro por lo que resta del año, el congelamiento de la planta del estado y la política tarifaria (menos subsidios, menos pesos para financiarse), merecen la lectura del orden fiscal, por ende, una señal para las expectativas de los tenedores de pesos. En esta línea podría anotarse también el reordenamiento de los programas sociales.

Lo mismo para aquellos que miran los dólares y las reservas: la promoción por DNU de regímenes para los sectores de agroindustria, minería, hidrocarburos por aumento de producción, y de economía del conocimiento, el control y denuncia de subfacturación y sobrefacturación en el comercio exterior. También, el adelanto de exportaciones con las cadenas de valor por un total de 5000 millones de dólares, que pasarán a engrosar las reservas del BCRA.

Derroteros emergentes

Hay decenas de recorridos que pueden intentarse para interpretar lo que quiere hacer el ministro. Pero podría pensarse en un esquema donde se promoverá no sólo la demanda de pesos, sino también se hará más caro el fondeo (efecto desplazamiento) y por ende profundizará el freno de la actividad económica, entendido como necesario (desde la ortodoxia) para demandarle menos dólares al BCRA por las importaciones.

Como dijo el ministro, las medidas rezuman corto plazo porque en el mediano, las expectativas son otras. De hecho, alguno podrá decir que a futuro puede esperarse que Vaca Muerta y el gasoducto provean dólares adicionales y que los precios de la energía desciendan, lo que bajaría la demanda de divisas.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Nacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Alarma por nuevos bombardeos cerca de la central nuclear de Zaporiyia

Foto: AFP. Ucrania y Rusia se acusaron este sábado nuevamente de bombardear la zona cercan…