Inicio Opinión Moderen el entusiasmo

Moderen el entusiasmo

15 minuto leer
Comentarios desactivados en Moderen el entusiasmo
0

 

Ignacio Labaqui –  El sorpresivo resultado de las PASO del 12 de septiembre pasado instaló un clima de fin de ciclo político. Las elecciones del próximo 14 de noviembre difícilmente alteren esta percepción predominante en el círculo rojo. El oficialismo podría mejorar su performance electoral en algunos distritos, incluida la provincia de Buenos Aires, o incluso evitar la pérdida de la mayoría absoluta en el Senado -si bien en opinión de quien escribe y tal vez a contramano del consenso del gremio, parece más probable un deterioro que una mejora en el desempeño electoral del Frente de todos-, pero la contundencia del resultado a nivel nacional reforzará la percepción de fin de ciclo instalada tras las PASO.

Percepción y realidad no necesariamente van de la mano. El poder predictivo de las elecciones legislativas intermedias es al menos cuestionable. De ser por el resultado de las elecciones de mitad de mandato, Antonio Cafiero, Graciela Fernández Meijide, Francisco de Narváez y Sergio Massa habrían sido presidentes; Cristina Fernández de Kirchner habría perdido la reelección en 2011 y Mauricio Macri sería hoy presidente.

Sin embargo, los agentes toman sus decisiones en base al modo en que perciben la realidad. Las percepciones pesan más que la realidad misma. De ahí la relevancia del sentimiento de fin de ciclo que hoy campea en el así llamado círculo rojo. Si bien el presidente Alberto Fernández está legalmente habilitado para competir por un nuevo mandato, nadie cree seriamente que pueda ser el candidato de una fórmula peronista en 2023. Los principales interrogantes se refieren más bien a las características que tendrá su gobierno en los dos años que le restan de mandato, si se abocará a resolver los profundos desequilibrios que enfrenta la economía argentina o si simplemente se dedicará a ‘durar y transcurrir’ como canta Eladia Blázquez en ‘Honrar la vida’.

Las elecciones de 2013 generaron también esa misma sensación de fin de ciclo. Luego de la derrota del Frente para la Victoria en la provincia de Buenos Aires a manos del hoy oficialista Sergio Massa se hizo evidente para la clase política, para la comunidad empresaria y para los mercados que Cristina Fernández de Kirchner no tendría chances de modificar la Constitución y levantar la traba a una nueva reelección. La elección presidencial de 2015 vendría acompañada de un giro en la política económica independientemente de quien ganara la elección. Para el sector privado y para el mercado financiero tanto Daniel Scioli como Mauricio Macri o Sergio Massa representaban una mejora de la política económica con respecto a lo que había sido el kirchnerismo de modo incipiente desde la intervención del INDEC en enero de 2007, y sobre todo desde el conflicto por la resolución 125.

Esta creencia se convirtió en un mantra para los fondos de inversión extranjeros que vieron en el fin de ciclo una enorme oportunidad de negocios. El giro pragmático mostrado por Cristina Kirchner luego de las elecciones de octubre de 2013 también contribuyó a alimentar el rally que experimentaron los activos financieros argentinos. En unos pocos meses el gobierno cerró un acuerdo con el Club de París y regularizó el pago de sentencias adversas en el CIADI. El resultado adverso en el juicio por la cláusula pari passu en los tribunales norteamericanos introdujo algo de ruido, pero no el suficiente para alterar el optimismo de los mercados respecto al recambio presidencial de 2015.

Esta vez será diferente. Incluso si el domingo que viene se produjera una debacle electoral del Frente de Todos de mayor contundencia a la registrada en las PASO, algo que acentuaría la percepción de fin de ciclo, difícilmente veremos un rally como el registrado con posterioridad a las elecciones de 2013. ¿Por qué? Por una variedad de motivos.

 

  1. La situación de la Argentina en 2021 es muy diferente a la de 2013. Por empezar, los desequilibrios económicos a resolver son mayores. No es claro que el actual gobierno sea el que los resuelva. La fragilidad política de la administración de Alberto Fernández no parece compatible con el plan de estabilización que requiere la economía argentina. A resultas de lo cual, posiblemente quien suceda a Alberto Fernández recibirá nuevamente una pesada herencia, más pesada que la recibida por Macri y por el propio Fernández.

 

  1. La incertidumbre respecto del arreglo con el Fondo Monetario Internacional definitivamente no ayuda. Pero incluso si se llegara a un acuerdo con el Fondo, tampoco será la panacea. Tal vez no sea la ‘curita’ que describió el ex Director del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo Alejandro Werner, pero tampoco será la solución a los problemas económicos que aquejan a la Argentina. Tan solo un primer paso, necesario, pero no suficiente. A los ojos de los inversores importa más el contenido del acuerdo, que el hecho del acuerdo en sí. Un arreglo de baja intensidad será en el mejor de los casos una oportunidad de salida para muchos tenedores de deuda argentina reestructurada.

  1. El lugar que ocupa la Argentina hoy a los ojos de la comunidad inversora internacional. La Argentina ostenta hoy el dudoso privilegio de ser un mercado ‘stand-alone’. No es emergente ni de frontera. Argentina comparte esta clasificación de Morgan Stanley Capital International (MSCI) con un pequeño grupo de países: Jamaica, Panamá, Trinidad y Tobago, Bosnia, Bulgaria, Ucrania, Malta, Zimbabwe, Líbano y Palestina. Por razones regulatorias y/o políticas, estos mercados resultan poco atractivos.

 

  1. La experiencia. Dice un conocido refrán que ‘quien se quema con lecha cuando ve una vaca y llora’. Suele repetirse que los mercados no tienen memoria. Por momentos parece que la Argentina buscara con particular ahínco testear la memoria de los inversores. El último ciclo de ‘ilusión y desencanto’ de los inversores internacionales dejó muchos heridos, quienes probablemente piensen dos veces antes de retornar a la Argentina. Dada la experiencia reciente probablemente tome mucho más que la promesa de un ‘gobierno de rubios y ojos celestes’ para tentar a los fondos de inversión con las oportunidades que ofrece la Argentina.

 

  1. El vecindario. Países de la región con fundamentos mucho más sólidos que los de la Argentina reciben actualmente muchas más atención que nuestro país por a causa de la incertidumbre política. Chile celebrará unas altamente competitivas elecciones presidenciales dentro de 10 días, elecciones que bien podrían llevar al poder a la alianza de izquierda que integran el Partido Comunista y el Frente Amplio. Todo ello en simultáneo con el proceso de reforma constitucional en curso cuyo resultado es incierto. Perú se ha convertido en el país de la volatilidad política permanente. Entre 2016 y 2021 tuvo cuatro presidentes. Actualmente es gobernado por un inexperto dirigente de izquierda apoyado en primera vuelta por un mero 19% del electorado, y cuya coalición de gobierno acaba de quebrarse. Brasil y Colombia tendrán elecciones presidenciales en 2022. Lo que antes parecía estable hoy no lo es tanto. Lógicamente la Argentina, con su pila de problemas a cuestas y su reputación, despierta hoy menos atención.

En síntesis, 2021 no se parecerá a 2013, incluso si el resultado electoral es de una mayor contundencia. Muy probablemente la primera reacción del mercado financiero sea celebrar una derrota del gobierno bajo la creencia de que habrá un giro hacia políticas más amigables hacia el mercado. Pasada la euforia inicial, vendrá el baño de realidad. Quedan dos años de gobierno, no resulta claro cómo reaccionará el oficialismo frente al veredicto de las urnas y la elección presidencial es hoy muy lejana. El porvenir es largo.

 

*Analista Político y profesor universitario en UCA y UCEMA

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • MÁS TEMPRANO QUE TARDE | 7 miradas

      Paolo Rocca, el mayor empresario de la Argentina, viene y va con el país a cuestas. Al i…
  • EL TIC PERONISTA | 7 miradas

      Vicente Palermo.*  He leído estos días que los peronistas son malos perdedores. También …
  • NADA QUE DECIR | 7 miradas

      Ferdinand Amunchásteguy. Los comentarios de esta semana podrían ser los más sencillos de…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

La Capital triplicó los espacios destinados para ejercicios físicos al aire libre

La Municipalidad de la Capital triplicó los espacios destinados a la actividad física con …