Inicio Opinión no se compran objetos sino emociones

no se compran objetos sino emociones

5 minuto leer
Comentarios desactivados en no se compran objetos sino emociones
0

En este tipo de adquisiciones se activa, incluso, un circuito neuronal de recompensas que brinda satisfacción tal como sucede con el shopper’ s high donde las personas se quieren premiar a sí mismas con objetos únicos que los reconfortan y les dan placer en su máxima expresión. Históricamente, el típico perfil de consumidor eran los apasionados por los artículos de lujo y los coleccionistas. Hoy, se extendió el público más allá de los fanáticos. El rango etario se amplió y jóvenes de 30 años en adelante se vuelcan a comprar productos de estas características.

Ya sea por placer, moda o gusto, la demanda de estos productos es cada vez mayor, por lo cual existe gran cantidad de personas que valora al lujo y adquiere piezas como una forma de atesoramiento. La industria está bastante concentrada y es la que, en definitiva, regula y cuida el mercado para que no pierda esa condición de exclusividad.

En un contexto económico y financiero de mucha volatilidad, la escasez de estos artículos, planteada ya como una condición conceptual desde su fabricación y una estrategia económica de mercado, generan un interés cada vez mayor hacia los productos de alta gama. Como consecuencia, el público los considera una inversión atractiva y un refugio de valor, teniendo en cuenta sus estándares de calidad y su alto poder adquisitivo para acceder a ellos.

Además de una creciente demanda, hay una ampliación de la oferta. Aunque siempre existió este segmento de consumo, la profesionalización de los negocios se perfeccionó, junto con la mayor investigación y el desarrollo de la producción, dando lugar a nuevos jugadores especializados en distintos rubros.

En la Argentina, el nivel de información de su público y la brecha cambiaria provocaron un aumento de la demanda que actualmente se mantiene, dada la posibilidad de acceder a precios convenientes, sin tener que trasladarse a otro país para comprar los objetos deseados.

Sumado a los propios beneficios que impulsan las mismas marcas, resulta una opción ventajosa. Los argentinos siguen eligiendo comprar a nivel local, incluso en un momento en el que la gente volvió a viajar al exterior.

El hecho de que sea una industria globalizada hace que no esté condicionada a las variantes cíclicas de la economía nacional. Puede ser un factor de limitación del desarrollo, pero no se convierte en un factor decisivo.

Presidente de Grupo Chronex (representante en el país de las marcas de relojes Omega, Piaget y Raymond Weil) y presidente de la Cámara de Comercio Suizo Argentina.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Norma Fuentes entregó indumentaria a los empleados municipales

En esta oportunidad, se otorgaron camisas, pantalones, botines y guantes a más de 2200 emp…