Inicio Internacionales Nueva pelea en la UE por migrantes atrapados en el mar a los que nadie quiere recibir

Nueva pelea en la UE por migrantes atrapados en el mar a los que nadie quiere recibir

9 minuto leer
Comentarios desactivados en Nueva pelea en la UE por migrantes atrapados en el mar a los que nadie quiere recibir
0















Un grupo de migrantes a bordo de la nave alemana Sea Eye, a la espera de recibir refugio en algún país europeo Fuente: AP


ROMA.- Desde hace 18 días hay 49 personas -migrantes rescatados en el Mediterráneo, hombres, mujeres, chicos- bloqueadas en dos naves de una ONG alemana y otra holandesa a lo largo de la costa de Malta. Esperan desembarcar, tocar tierra, atracar en un puerto europeo. Pero nadie quiere recibirlos.





























Su destino desató una enésima pelea entre los socios de la Unión Europea (UE), un bloque cada vez más desorientado a la hora de enfrentar un fenómeno que no se detiene y especialmente descolocado desde que, en junio pasado, asumió en Italia un gobierno que decidió revertir una política migratoria abierta, dictaminando un cierre de puertos total. Desde entonces, de hecho, hubo otros casos de barcos de migrantes rescatados a la deriva durante días, como el humanitario
Aquarius.

La situación de los 49 migrantes varados en aguas maltesas fue denunciada por todas las organizaciones humanitarias que trabajan en este campo, que desde hace días reclaman su desembarco inmediato. “Son rehenes de una disputa entre Estados”, acusaron. “Las condiciones de las personas a bordo están empeorando de hora en hora y ya no es posible esperar más. La prioridad absoluta es que todos los migrantes puedan tocar tierra lo antes posible y no dejarlos más tiempo en el mar, dándoles los cuidados y la asistencia humanitaria a las que tienen derecho”, agregaron.















El problema no es sólo el reparto de los 49 migrantes salvados por la Sea Watch y la Sea Eye entre el 22 y el 29 de diciembre, respectivamente. Malta -que al igual que Italia prohibió el atraco de barcos que ayudan a migrantes- indicó que no dejará desembarcar a nadie si antes no queda claramente asentado cómo se repartirán no sólo los 49 bloqueados, sino también otros 249 migrantes ya desembarcados en otras operaciones de salvataje en las últimas semanas.















En el Angelus del domingo pasado, el Papa lanzó un llamado urgente a los líderes europeos “para que demuestren solidaridad concreta” hacia las 49 personas a la deriva. Imposible saber si esto ayudó a desbloquear esta nueva situación escandalosa. Pero la pesadilla parecía estar por llegar a su fin. Según se informó, las diplomacias europeas estaban trabajando “intensamente” y, al parecer, cerca de un acuerdo para destrabar las cosas.

Francia y Alemania se habrían manifestado dispuestas a recibir 50 migrantes cada uno, Portugal, 10, Luxemburgo y Holanda, 6 cada uno, Rumania, como presidente de turno del Consejo de la UE, otros tantos… El problema seguía siendo Italia.








El nuevo caso, en efecto, significó una nueva pelea en el seno del gobierno populista bicéfalo italiano, formado por una coalición entre el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y la ultraderechista y xenófoba Liga. Para recobrar respaldo en el ala más de izquierda de su movimiento, el viceprimer ministro y ministro de Trabajo,
Luigi Di Maio, propuso hace unos días recibir a las madres y a los chicos presentes en la Sea Watch y la Sea Eye “para darle una lección de humanidad a toda Europa”. La iniciativa de Di Maio enseguida fue bochada por su socio y también viceprimer ministro,
Matteo Salvini, que reiteró su rechazo total a cualquier apertura.








“Una nave alemana y una nave holandesa, en aguas maltesas. Pero, una vez más, debería ser Italia la que recibe. Nuestra Italia que ya ha recibido a casi un millón de personas en los últimos años, nuestra Italia donde más de un millón de chicos viven en condiciones de pobreza absoluta”, explicó Salvini, al insistir en su postura negativa.

Pero el primer ministro, Giuseppe Conte, un abogado moderado y una figura mediadora entre los dos líderes, respaldó la propuesta de Di Maio. Y en sus negociaciones con los demás socios de la UE se mostró dispuesto a recibir también a los maridos de las mujeres y chicos, unas 15 personas en total. No obstante, en un inédito choque institucional entre el primer ministro y el ministro del Interior, Salvini tampoco cedió.








“Matteo está complicando todo”, se quejó Conte, al ver saltar por el aire la negociación. “Hay un límite al rigor, recibamos a mujeres y chicos”, reiteró hoy el primer ministro, chocando nuevamente con Salvini, que otra vez insistió en asegurar que no cambiaba de idea.

¿Y las 49 personas atrapadas en el mar? Siguen esperando. Las tripulaciones de las naves humanitarias expresaron su preocupación por su estado mental, agravado por el mal tiempo y el mareo. “Los niños están enfermos y no pueden dormir debido a las olas. Nos estamos muriendo lentamente en este lugar”, dijo a Reuters Diamond, un nigeriano rescatado que resumió perfectamente el drama sin fin de los migrantes.
















Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Comentarios cerrados

Mira además

Un centenar de militares rusos aterriza en Caracas en una misión desconocida