Inicio Opinión Otra vuelta de tuerca a Malvinas

Otra vuelta de tuerca a Malvinas

4 minuto leer
Comentarios desactivados en Otra vuelta de tuerca a Malvinas
0


Durante décadas, mi papá llevó en el vidrio trasero de su auto una calcomanía que decía: «Malvinas: unirnos, fortalecernos y desarrollarnos para volver». Sobre el fondo de una bandera argentina, había hecho imprimir esa leyenda que convirtió en pegatina. Las islas representaban para él un faro, una causa emblema a nivel país, que la intentona militar había malversado, embarrándolo en el sinsentido. Pero creía en la justicia de valorar la gesta de los soldados, esos pibes de la guerra —víctimas y héroes a la vez— que la democracia relegó por muchos años, mezclándolos con las esquirlas de una dictadura que quería olvidar.

Le hubiera gustado leer Para un soldado desconocido, de Federico Lorenz (A.hache) presentado en 2022 en Argentina y esta semana en Madrid, porque en él Malvinas recupera su dolorosa complejidad. Lorenz, historiador y experto en el tema, escoge la ficción para acercarse a la guerra e imaginar al Negro, un colimba clase 63 muerto en las islas, cuya vida y final se reconstruyen desde el recuerdo de una treintena de voces.

Los amigos, el intendente del pueblo que convertirá al chico en estatua, los compañeros de trinchera (cuatro hinchas de Boca que en la inclemencia de ese hoyo le rezan a Mouzo y a Gareca), la madre desolada, los isleños, entre otros, contarán las tripas de esos 74 días de enfrentamiento de 1982.

La forma del testimonio es la textura elegida para dar con la temperatura exacta. Ese abordaje caleidoscópico mete al lector en la piel y contradicciones de los personajes y reparte el relato de la guerra, porque las versiones oficiales de un bando y otro no alcanzan para pensar Malvinas. Es necesario escuchar otra vez. Ver, tocar. Saber más. Tratar de entender la tragedia de la muerte joven, la belleza agreste del paisaje, el miedo, la tristeza.

Lorenz toma los hechos que conoce y encastra, pero cede el pulso al novelista que los lleva a escala humana: la memoria necesita escribirse en el cuerpo y fraguar allí donde historia oral y literatura se potencian y enriquecen al contar el impacto de la guerra (esta u otra) en la vida cotidiana. Para un soldado desconocido crece en ese credo.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

«Cambia las tumbonas del Titanic»

Rishi Sunak no ha cumplido ni cuatro meses como primer ministro del Reino Unido y ya ha re…