Inicio Opinión PANDORA | 7miradas

PANDORA | 7miradas

32 minuto leer
Comentarios desactivados en PANDORA | 7miradas
0

El Presidente recupera confianza tras semanas volátiles y agrias. Ya estamos en el amanecer de tiempos electorales. La oposición no quiere facilitar las gestiones del Gobierno pero tampoco dificultar la solución de la crisis. Ninguno de los sectores opuestos  pretende mimetizarse con el otro. Ni tampoco interferir en la recuperación.

La sociedad se divide en tres sectores: oposición acérrima, desconcierto y malestar sin definir y apoyo al gobierno. Según fuentes fidedignas de la Casa Rosada  “el 40% de argentinos hoy sigue diciendo que apoya a este Gobierno”, pese a la crisis económica.

China se atribuye “beneficios para todos” de sus interacciones con otros países en desarrollo.

Sus socios obtienen infraestructura en inversiones, y un aliado que, a diferencia de los países occidentales, evita condicionalidades políticas obvias a cambio de préstamos. Un número cada vez mayor de beneficiarios de los créditos chinos descubren que la supuesta fórmula “beneficiosa para todos” produce perdedores.

Los funcionarios de Washington se inquietan porque advierten   que Beijing alienta el endeudamiento para controlar de activos estratégicos cuando los deudores incumplen los pagos. Eso ocurrió en partes de África y Asia.

 Pakistán quiere renegociar acuerdos firmados bajo el despliegue de infraestructura en África y Eurasia del presidente chino, Xi Jinping, conocido como la Iniciativa BRI.

Malasia ha cancelado proyectos por valor de u$s 3000 millones relacionados con el mismo programa chino. Kuala Lumpur ya había suspendidos otros programas de la BRI por valor de u$s 20.000 millones. Investiga vínculos con un fondo de inversión escandaloso.

Pakistán se encuentra sumido en una crisis de balanza de pagos provocada en gran parte por la magnitud de sus préstamos bajo el plan del Corredor Económico China de u$s 62.000 millones.

 Hay quien sostiene que, al menos desde la economía, “A primera vista, la historia argentina parece signada por la lucha inconclusa entre dos proyectos políticos. Uno, liberal, agroexportador, abierto al capital extranjero. El otro, popular, industrialista, de autonomía nacional” recuerda Eduardo Fidanza que “de tanto repetirse la escena, surge la pregunta: ¿y si la historia argentina no fuera una pelea de box, sino la unidad coreográfica de los dos que hacen falta para un tango?”.

Y observa, con su sutileza habitual: “caben solo los argumentos de un bando que son utilizados para invalidar los del otro. En esas condiciones, ¿cómo extraer algún concepto que permita construir explicaciones aptas para desentrañar las crisis? Arriesgaremos uno, conscientes de que no está libre de cuestionamientos: el modelo de acumulación…podría entenderse como el dispositivo que diseñan los países para crear riqueza.”

“Otra pareja de economistas -Martín Schorr y Andrés Wainer- afirma que la ventaja de este concepto sobre otros es que permite asociar política, economía y sociedad. Según puede interpretarse, la noción que proponen implica un desafío paradójico: cómo crecer en condiciones de igualdad democrática, desigualdad capitalista e intereses de clase divergentes. El modelo de acumulación incluye tres esferas claves de una nación: su matriz productiva, el rol que cumple el Estado y el mapa de las relaciones de fuerza entre sus organizaciones y sectores sociales.”

“Si se aceptara ese encuadre, podría formularse esta hipótesis: la discordia histórica de la clase dirigente impide definir en la Argentina el perfil productivo de la economía, el papel que debe desempeñar el Estado y los convenios entre los grupos sociales para encauzar la puja de intereses. Irresueltas estas cuestiones, reaparecen periódicamente las crisis, bajo la forma de desequilibrios que amenazan la gobernabilidad y profundizan el estancamiento y la pobreza.”

“Escribió sobre ellas hace unos años Roberto Cortés Conde, con palabras tan actuales: “¿Por qué en la Argentina las crisis se repiten? Algunas veces fueron el resultado de shocks externos. Otras, de la acumulación en el tiempo de desequilibrios internos que terminaron explotando. Las crisis fueron el modo de resolver conflictos que tuvo la sociedad argentina, paralizada por su incapacidad para decidir quién pagaría los costos de volver a la normalidad”.

Christine Lagarde, la directora gerente del FMI, sostuvo que las nuevas medidas anunciadas por el presidente Mauricio Macri serán determinantes para la política fiscal en el futuro y que el Fondo estaba considerado el pedido argentino de reorganizar el cronograma de desembolso. Mostró su preocupación por que las crisis de la Argentina y de Turquía se extendieran en todo el mundo.

El FMI espera que la política monetaria de la Argentina tenga “claridad, transparencia, información adecuada y debida para los operadores del mercado y una mejor comunicación”.

 “Si el presidente Mauricio Macri incluye reformas serias en su plan, entonces lo veremos, evaluaremos el impacto en la situación macroeconómica de Argentina, determinaremos la sostenibilidad de la deuda y trabajaremos con ellos”

Doce de los catorce gobernadores peronistas están dispuestos a apoyar la aprobación del presupuesto. El acuerdo con el FMI se vincula al acuerdo político de Macri con sus opositores.

La decisión política de Macri de que el ajuste cayera sobre el sector productivo del país. O sea por ingresos y no por los gastos. No es lo que pretendía. Pero la política evita su propio ajuste.

Los recursos de las provincias, aumentaron en el período K del 60 hasta el 100 por ciento, al igual que los municipios. No es la solución deseable para la Administración Macri. Pero el presupuesto requiere la aprobación del Congreso donde prevalece el peronismo en las dos cámaras.

“Sin Cambiemos en el Gobierno, esta tormenta hubiese destruido hasta el último cimiento de la Argentina como pasó hace 17 años.- dijo Mauricio Macri ante cerca de un millar de funcionarios y referentes oficialistas del Congreso. “No  se dio porque hoy tenemos un Gobierno con una convicción clara y que tiene un vínculo muy fuerte con el mundo…nunca en su historia la Argentina ha tenido este nivel de apoyo político de los principales países del mundo…que se va a ratificar nuevamente en noviembre, cuando llegue el G-20”.

“En el seminario China y América Latina y el Caribe: Diálogo entre civilizaciones” diplomáticos y académicos latinoamericanos y chinos y latinoamericanos discutieron presente y futuro de la relación. Lo organizó el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia China de Ciencias Sociales (CASS), del Partido Comunista chino.

El discurso oficial chino aclaró: “El secreto de la fiebre por China en América Latina y viceversa es la igualdad, el respeto mutuo, el beneficio recíproco y la ganancia compartida –dijo Zhao Bentang, director general del Departamento para América Latina y el Caribe del Ministerio chino de Asuntos Exteriores–. Estamos en la misma fase de desarrollo y tenemos tareas comunes por delante”.

China ya es el segundo socio comercial de América Latina, y América Latina es el segundo destino de las inversiones externas de China. En 2017, el comercio entre ambas partes suma los 270 mil millones de dólares. Hay dos mil empresas chinas instaladas en la región. La mitad del financiamiento chino se dirige a obras de infraestructura.

En la iniciativa cuando se les pregunta a funcionarios e investigadores chinos qué solución ofrece China a esos problemas, la respuesta es casi siempre la misma: la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Aunque tiene poca prensa en América Latina, se trata nada menos que de la estrategia núcleo de Xi Jinping para afianzar la presencia global de China y exportar su modelo de desarrollo, a partir de la consolidación de rutas comerciales y financieras según el diseño de Beijing.

Las compras chinas de bienes latinoamericanos son más primarias que las del resto del mundo. Las tasas que ofrece a los países latinoamericanos para financiarse son altas.

 “El modelo de acumulación originaria de las potencias occidentales se basó en la explotación y el saqueo de recursos de otros países –afirmó Wu Wenhong, investigador del Instituto de la Franja y la Ruta de la (CASS) Academia China de Ciencias Sociales –. En cambio, la experiencia de nuestros últimos 40 años demuestra que el modelo de desarrollo chino se basa en la acumulación interna. Hay que comprender eso para entender las ventajas de la Franja y la Ruta; y para rebatir las teorías sobre un supuesto ‘neocolonialismo’ chino y una ‘trampa de deuda’ para los países que participan en la iniciativa”.

Hace cinco años, América Latina no estaba incluida en los planes de la Franja y la Ruta, pensada originalmente para unir a Asia, Europa y África. Pero, en 2017, el presidente Xi anunció que China considera a la región como la “extensión natural” de la iniciativa. Desde entonces, nueve países latinoamericanos y caribeños firmaron memorándums de entendimiento con Beijing para integrarse al proyecto. Por ahora, la lista no incluye a las mayores economías regionales: Brasil, México, Argentina, Chile, Perú. Tampoco Venezuela.

La expectativa de los países latinoamericanos que ya firmaron acuerdos para integrarse a la iniciativa es que ésta les abra el grifo del financiamiento chino para obras energéticas, viales, portuarias y de otros tipos. En la vereda de enfrente, los críticos de la Franja y la Ruta aseguran que lo que China busca es colocar en otros países su exceso de capacidad instalada. Los acuerdos sobre infraestructura suelen requerir la contratación de material, mano de obra y know how chinos. También advierten sobre un riesgo de endeudamiento para países que toman préstamos chinos a tasas altas, como ya ocurrió con algunas naciones de Asia y África.

La inserción latinoamericana en la Franja y la Ruta no es una garantía sino una oportunidad. Beijing rechaza esos señalamientos y los atribuye a dos factores: fantasmas agitados por los Estados Unidos debido a su preocupación por el avance global de China; y “percepciones” erróneas en Occidente sobre el modelo de desarrollo chino. El gobierno chino identifica esos “preconceptos y prejuicios” como uno de los mayores obstáculos en su relación con América Latina; y se propone barrerlos a fuerza de un mayor acercamiento cultural.

“El intercambio entre culturas es un vacío a llenar y un obstáculo para la cooperación –dijo Zhang Tuo, ex embajador chino en Argentina, Venezuela, Bolivia y Cuba–. La presencia cultural de China en América Latina es relativamente débil. A eso se suman las barreras geográficas e idiomáticas. El acercamiento cultural debe ser una prioridad, incluso por encima de la cuestión comercial, para alcanzar los objetivos de mutuo beneficio”.

“El intercambio entre culturas es un vacío a llenar y un obstáculo para la cooperación. El acercamiento cultural debe ser una prioridad, incluso por encima de la cuestión comercial”, dijo Zhang Tuo, ex embajador chino en Argentina. La influencia china en la región es ya una realidad bien tangible.

Federico Storani, Juan Manuel Casella, Rafael Pascual, “Changui” Cáceres y Ricardo Gil Lavedra protagonizaron un asado radical. Fueron 70 veteranos. El ex candidato presidencial Horacio Massaccesi, y hasta Hipólito Solari Yrigoyen, de 87 años. Eran hombres sin mando territorial. Tema dominante: el célebre  domingo, en Olivos, entre primeras líneas del Gobierno y de la UCR.

 “Si sigue encerrado, el Gobierno no va a poder enfrentar la crisis”, soltó Ricardo Gil Lavedra. Es el coordinador del plan Justicia 2020 era el único funcionario presente. Predijo que “los dos meses que vienen van a ser los peores” para la economía.

 A su vez se preguntó Federico Storani: “¿Hace falta un tsunami para que convoque al partido a analizar cómo enfrentar la crisis?”, se preguntó.

 Juan Manuel Casella, se preguntó: “¿De qué sirve un cargo más si no es acompañado por propuestas alternativas para corregir los errores que han afectado y siguen afectando al Gobierno?”. Si Cambiemos fracasa “la salida va a venir por derecha, sólo falta ver lo que pasa con Bolsonaro en Brasil”.

 Luis “Changui” Cáceres, previno que si Macri no cambia “sólo habrá que esperar si se va como De la Rúa, como Alfonsín, como Duhalde o con represión”.

 Calma radicales, calma…otro grupete se había reunido en Iñaquí en términos menos acalorados.

Recuerda el  Financial Times que por tres décadas,” dos figuras dominaron la política brasileña. La primera, Fernando Henrique Cardoso, estabilizó la economía, y sentó las bases para el boom económico de la década de 2000. La segunda Luiz Inácio Lula da Silva, el sucesor de Cardoso como presidente, amplió los programas sociales y proyectó nueva confianza en el extranjero.”

 “En sólo ocho años, esa confianza desapareció. Tras la peor recesión y el mayor escándalo de corrupción en Brasil, lo que hay en cambio es furia popular.”

 “Todo esto mientras el país se dirige hacia las elecciones presidenciales de octubre y no es una exageración describir este momento como existencial para Brasil. La campaña inquieta profundamente a los inversores ya preocupados por los mercados emergentes.”

 “En muchos aspectos, Brasil tiene suerte de haber tenido esos extraordinarios líderes. Si bien son feroces adversarios, durante cuatro mandatos consecutivos consolidaron la democracia   después de la dictadura, y mejoraron la vida de millones de personas. Lamentablemente, también proyectan una sombra política que no permite que crezcan nuevos líderes capaces de reemplazarlos.”

“Geraldo Alckmin candidato de centro considerado pro mercado, no estaba midiendo bien, el real brasileño se derrumbó. La moneda actualmente es la tercera con peor desempeño en el mundo en lo que va de este año, después de la lira Turquía y el peso argentino. Los seguros de crédito registraron alzas.”

 “El enojo anti-establishment, junto con los escándalos delictivos con implicancias constitucionales, se convirtió en el nuevo manual norteamericano. Lo mismo sucede con la política y las elecciones de Estados Unidos y México.”

Sin embargo, la diferencia de Brasil es que su economía enfrenta un principio fiscal que requiere atención urgente quien quiera que sea el presidente incluso cuando ninguno de los principales candidatos parece ser un líder que pueda o quiera hacerlo. Se agrega a la incertidumbre que más de una tercera parte de los votantes sostiene que no sabe a quién votará o si irá a votar. No sorprende que los inversores corran asustados.

Standard & Poors dio a conocer la nota de la deuda argentina de largo y corto plazo y justificó la decisión de los “riesgos de implementación de las medidas de ajuste económico”.

“El compromiso de la administración de Mauricio Macri para estabilizar la economía argentina mediante difíciles medidas de austeridad, incluyendo su decisión de entrar en un acuerdo stand-by por US$ 50 mil millones con el FMI en junio de este año, debe ayudar a sostener la confianza de los inversores y mantener el acceso del Gobierno a los mercados de capital para fondear sus grandes déficits fiscales”.

 “Es el caso del CEO del fondo de inversión Greylock Capital, Hans Humes, que aseguró en diálogo con la agencia Bloomberg que la reacción del mercado contra los bonos argentinos fue exagerada: “Hemos estado pensando que este no sería un mal momento para entrar” en el mercado de deuda argentina.”

 “Según Humes, nadie anticipó que la reacción del mercado podía llegar a ser tan agresiva cuando las noticias fueran “no tan buenas”, pero se mostró agradecido de que los fundamentales de la economía no sean la causa de la corrida cambiaria.

 “Gracias a Dios, es todo acerca de la política. Estamos en un momento de los mercados en que no se trata de analizar hojas de cálculo sino de capturar la probabilidad de las reacciones políticas. La mayoría de los resultados va a estar dada por la política”, aseguró.”

 “En igual sentido, el banco JP Morgan también observó que la deuda argentina puede ser una alternativa, aunque advirtió con metáforas: “Nunca agarres un cuchillo cuando estas cayendo”.

Respecto a la economía, el Índice Global que elabora la consultora que dirige Mariel Fornoni muestra subas, tanto en las expectativas como en la confianza actual: 0,4 y 0,1 punto respectivamente.

En este caso, se ponderan siete variables: cuatro se mantuvieron respecto a la semana anterior, dos subieron y una bajó. El mayor optimismo sigue estando en la “situación de ingresos a futuro” (48,2 puntos) y el menor, con la “situación de precios actual” (apenas 8,8).

“En este aspecto, la brecha entre las expectativas y el diagnóstico de la situación económica actual se achicó a 3,3 puntos, continuando el sendero de sinceramiento de expectativas evidenciado a partir de fines de 2017”, destaca el licenciado Juan Pablo Hedo, de M&F.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Mecánicos del NOA participaron del primer encuentro en La Banda

Hoy 21:56 – El Director de las Agencia de Desarrollo Ing. Juan de Dios Enríquez acom…