Inicio Opinión PANDORA:          | 7miradas

PANDORA:          | 7miradas

35 minuto leer
Comentarios desactivados en PANDORA:          | 7miradas
0

 Se recalienta la antesala de las elecciones. El gobierno –incluyendo al Presidente y muy probablemente sus asesores- ha resuelto energizar el discurso. El jefe de gabinete considera necesario fortalecer, en primer término, el sector duro del macrismo y recuperar así el ánimo decaído de la tropa. Ya recuperado ese sector, Cambiemos estaría dispuesto a competir con todas sus fuerzas y con el natural peso del gobierno. Esto es al menos los que aseveran quienes otean el futuro desde Casa Rosada.

 Desde ya energizar al elenco oficial es una necesidad política, en un elenco del que se esfuma –por lo general discretamente–Emilio Monzó, Rogelio Frigerio y sus colaboradores inmediatos.

 Energizar no implica agredir y provocar al adversario. Hay dos principales razones: caldea y aumenta la grieta política y puede  producir reacciones dañinas en una instancia delicada.

 Los desdichados comentarios que se deslizan dentro y fuera de la Casa Rosada sobre algunas inversiones hechas por la gobernadora de Buenos Aires en publicidad y la naturaleza de sus relaciones privadas con un empresario vinculado al medio en cuestión  pueden menos que perturbar a María Eugenia Vidal. Y enojarla –según sus allegados- porque supone que es controlada por la Secretaría de Inteligencia. Es otro tema, muy complejo por cierto. Porque queda claro que hay otras personas de entidad en juego. Lo relata con su agudeza habitual Horacio Verbitsky.

 Federico Pinedo compartió su análisis de cara a las elecciones presidenciales. “No me asustan las encuestas que dan a Cristina cerca de Macri. El Presidente debe estar en el peor momento de su carrera política, desde que fundamos el Pro, en materia de dificultad. Pero creo que Macri es el político más competitivo de la Argentina”, sentenció.

 Al hablar de economía, el Presidente Provisional del Senado remarcó que “todas las provincias están en superávit porque el estado les envió mayores recursos” e hizo hincapié en que “el crecimiento viene del interior al centro de la Argentina”.

 “Argentina cuenta con más de 13.5 millones de toneladas de trigo para exportar a Brasil, nos sorprendió el cupo que habilitaron al gobierno de Trump”.

 Nada de lo que ocurre puede llevar sorpresa a aquellos que hace tiempo, circulan por los pasillos, cada vez más congestionados, de los Tribunales locales. Salvo cuando algún Juez de Instrucción libera a un “motochorro”, para la gente solo existe una Justicia y es la que está instalada en Comodoro Py.

 A medida que pasan los días, las caras se van tensando y todos esperan que ocurra algún episodio que conmueva al edificio. Avanzan juicios, y febrilmente otros esperan llegar a producir un resultado antes que los sorprenda una contradanza que les aparte del protagonismo adquirido en este tiempo.

 La Corte, mientras tanto, muestra las huellas del desmanejo que la intervención de poderes ocultos ha generado en su seno. A los pronunciamientos nacidos durante la semana anterior, se suma la expectativa que genera conocer el criterio que habrá de exponer el Tribunal en orden a saber si es correcto o no que las jubilaciones tributen impuesto a las ganancias o no.

 Se conoce el resultado del debate, los jubilados no habrán de pagar ganancias, esa decisión, muy previsible para aquellos que manejaban los criterios clásicos de razonabilidad, sin embargo desnuda la falta de sintonía entre los distintos Poderes del Estado, ya que tal decisión impactará necesariamente en las cuentas públicas, aun cuando dicha circunstancia ocurre en un tiempo muy extendido.

 Ello es así porque lo resuelto, como todos los pronunciamientos de la Corte Suprema en nuestro sistema, -no así en otros- están dirigidos al caso concreto  que se resuelve y, si bien es cierto que la fuerza de la doctrina del Tribunal se traslada a todos los casos semejantes, lo cierto es que ello no ocurre inmediatamente,  ya que resulta necesario un pronunciamiento individual para que se adquiera el derecho que se reconoce.

 Lo que puede concluirse de la situación que comentamos, es la inestabilidad que se advierte, pues la incertidumbre por lo que pudo haberse decidido debió ser inexistente, sino fuese por la fragilidad de los vínculos entre los Poderes del Estado y la sospecha de que el más Alto Tribunal puede resolver no de acuerdo a los criterios jurídicos, sino a los malestares  y enconos que se hayan generado en sus entrañas.

 Mientras las nieblas existentes en el cuarto piso no se disipan, alrededor del paseo del Bajo, junto al caos de tránsito, se desarrollan otras febriles actividades. El Juez Bonadio ha insinuado su deseo de concluir con la investigación de la causa denominada de los cuadernos para, definitivamente elevarla a la Instancia siguiente, según ya se comentara.

 Al mismo tiempo, el Fiscal Stornelli ha duplicado sus esfuerzos para tratar de concluir su pedido de elevación a juicio, para evitar la zancadilla que su colega, Ramos Padilla, intenta ponerle a ese propósito, demorando el final de una investigación que, a esta altura, resulta imposible de detener.

 La aparición de una suerte de Mata Hari en el proceso –nos permitimos ese chasco por la imposibilidad de conocer, por lo menos por ahora, a cuantos intereses distintos responde D’Alessio- ha ensuciado un expediente en el que, por primera vez, tanto los Funcionarios como los empresarios se vieron comprometidos en los ilícitos que los Argentinos siempre mencionamos en voz baja, pero que ahora han surgido a la luz con total desenfado.

 Es ahora, por las denuncias lanzadas y las confesiones cruzadas, que todos podemos advertir el grado de descomposición al que ha llegado nuestra sociedad,  a la que todos se creen con derecho a defraudar,  asumiendo que las cosas comunes, en vez de ser de todos,  son de ninguno, y que el perjuicio ni es culpable ni lo padece alguien.

 Finalmente, lo que queda sin resolver, aparentemente, es la guerra que los servicios de inteligencia han decidido instalar en el ámbito judicial. Víctima de ellos por ahora son los Fiscales Stornelli y Bidone, pero no puede descartarse que otros los acompañen en una operación cuyo origen permanece oculto,  por lo que se ignora quienes son los destinatarios finales de la maniobra. Lo único aparentemente cierto, es lo indefenso que se encuentran los ciudadanos frente a quienes manipulan su realidad.

 El peronismo sigue siendo un factor decisivo en la política argentina”, reflexiona la escritora y ensayista Beatriz Sarlo.

 “Se pudo pensar que eso había sido superado, que cuando ganó Alfonsín surgió la renovación con Cafiero, ahí apareció un nuevo peronismo liberal, de derecha, con Menem, pero hoy uno diría que los modales, las modalidades de gestión del conflicto en el interior del peronismo siguen siendo conocidos y casi históricos.”

  Hoy, de nuevo, volvemos a mirar el peronismo aquellos que preferiríamos que Cambiemos no gane la elección El peronismo nos está ofreciendo de nuevo el abanico de candidatos que, por razones diferentes, todos tienen alguna imposibilidad, o no quieren reconocer que la tienen. Una imposibilidad en el sentido de que los distritos de donde provienen son muy chicos, y no son todavía figuras nacionales el suficiente implantado no me importa cuántos seguidores tienen en Instagram y mucho menos me importa cuántos seguidores tienen sus señoras esposas en esa red social.”

 No me importan esos datos sino los que constituyen una figura con posibilidades presidenciales. Candidatos que podrían tener tiempo por delante, porque son jóvenes, caso Massa, que podría decir ´voy a proseguir una construcción´, y que se precipita a ganar una interna peronista hoy cuando podría ser un excelente candidato para el peronismo, quizá, en la provincia de Buenos Aires.

 Y tenemos a Lavagna, que quizá muchos peronistas y no peronistas desearíamos verlo como candidato presidencial y que, la manera entendible, no quiere participar en unas PASO, porque él, en principio, no se candidateó sino que lo candidatearon, un dato a tener en cuenta.

 Creo que hay que tomar en cuenta los temperamentos de los políticos. Lavagna sabe el país que recibió cuando Duhalde fue presidente, y Duhalde tuvo la muy buena idea de llamarlo. Sabe la crisis económica que encaró y cómo fue manejado esa crisis hasta salir de ella.

 Él es consciente de su valor, que algunas personas decidan que esa conciencia de su valor sea decisiva en lo que decida pueda gustarnos o no, pero no es un mequetrefe que dice “yo soy muy valioso, ténganme en cuenta”. Él sabe lo que hizo desde el momento en que fue ministro de Duhalde y los años que siguió con Kirchner.

 Aparte, un lugar en la historia política argentina de los últimos 30 años tienen asegurado y quizá su vocación política no sea tan intensa como la que puede tener un Duhalde.

 “En el caso de Massa, sería muy poco inteligente no bajarse, dado que él tienen posibilidades ciertas por delante, en principio acompañar a Lavagna como candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires donde él ha hecho buenas elecciones… tiene opciones atractivas por delante, salvo que su ambición lo obnubile por completo, sobre todo la aceleración que le da su temperamento ambicioso…

 “En el caso de Urtubey, creo que es alguien que se sobrevalua y punto. Sobrevalua el impacto de las redes sociales, que se pueden fijar como anda por Salta con sombrero salteño o cómo su mujer se saca fotos embarazadas mostrando la panza… Me parece que no tienen más que eso, un anclaje en las redes…

 “Es un político que tiene el estilo tradicional salteño, esto no es estigmatizar a nadie, pero el carácter muy conservador que ha tenido la política en Salta, que hoy puede calzar bien porque tiene además un rasgo juvenilista, pero está demasiado pegado a eso. Por otras parte, si uno se dedica a examinar los resultados de su gobierno, ha sido dos períodos gobernador de Salta y es la provincia donde hay mayor analfabetismo, menor inversión educativa, y electoralmente le fue mal y no porque lo venciera un candidato más progresista.”

 “Cristina piensa que ella con Kicillof y un equipo que le arma Kicillof podrían volver a gobernar… y esas ilusiones de los políticos que vuelven las conocemos los argentinos. Perón gobernó del 45 al 55, con propia fuerza, cuando pensó que podía volver a gobernar se encontró que tenía un gallinero. Así son las vueltas, no garantizan la repetición del pasado, no garantizan que después la gente va a hacer cola rodeando la quinta de Olivos para ir a hablar con ella.”

 “La pobreza, en el mejor de los casos en la Argentina, uno puede decir que permaneció intacta, en el mismo porcentaje. Y como es inamovible, ahí está el otro factor que creo que los partidos han tardado en asimilar, que es que la Argentina cambió para siempre. Un país que tiene como problema fundamental sacra al 30% de su población de la pobreza y la indigencia no es el país que, el otro día leía un atabla donde está ubicado, empezando de abajo, entre los primeros 15.”

”Tampoco nos hagamos cargo de los sueldos de los asesores de discurso… en el estado actual del interés político, lo que va a suceder en la campaña, ¿quién lo sabe? Porque los intereses políticos son muy bajos hoy en la Argentina, es un problema de los asesores políticos, los políticos elegirán los temas y después la gente recibirá lo que pueda o lo que quiera. No podemos pensar que tenemos 30% de pobres, que tenemos la mitad de los chicos en el secundario, chicos que están votando y que no están en el colegio, que tenemos esa compasión social, una escuela en crisis, una secundaria en crisis y, por otra parte, una esfera política que recuerda a Ateneas. No es así.”

 “Yo creo que Macri no cambia ninguna de sus políticas sus políticas son verdaderas políticas a largo plazo, él está jugando por un capitalismo concentrado, el capitalismo de los grandes , por más que después vaya a una Pyme y se ponga el casquito y recorra los telares… está jugando a eso, no creo que cambie nada. Y por otra parte, Macri no tiene una tradición ideológica de sensibilidad social.”

 Las editoriales de “La Nación” tienen la virtud de tocar los temas que preocupan con su lenguaje preciso y elegante. Como en éste caso: “Un grupo de ciudadanos, entre los que figuran personalidades de la significación de Alejandro Carrió, Federico Pinedo, Norma Morandini, Santiago Kovadloff, Marta Oyhanarte, María Eugenia Estenssoro, Alejandro Fargosi y Daniel Sabsay, han suscripto una declaración que invita a promover un nuevo diálogo nacional.”

 “No podía haber sido, desde la perspectiva de este diario, más plausible y urgente una convocatoria de esa naturaleza dirigida a alentar una impostergable conversación.”

 “La fundan sus promotores en la necesidad de que los argentinos dialoguemos sobre cómo sentar las bases para resolver, entre todos, temas de magnitud tales como nuestros índices de pobreza, la corrupción sistémica o la imposibilidad de establecer un proceso sustentable de crecimiento, por solo enumerar algunos.”

 “Proponen pues consensuar, al menos, mínimas políticas de Estado, en cuestiones como la educación, la salud, la seguridad, el trabajo y el establecimiento de reglas que confieran previsibilidad a la economía. Se han trazado un horizonte vasto, pero no menos hicieron quienes, a partir de los Pactos de la Moncloa, después de la muerte de Franco en la transición política española, fundaron una España moderna, abierta, europeísta y democrática.”

 Reflexiona el notable economista José Fanelli: “El próximo gobierno cuando describa la herencia recibida va a hablar de la falta de crecimiento: del déficit fiscal, que probablemente va a ser mucho menor, pero va a seguir siendo un problema, y de la generación de empleo. Desde lo positivo, el próximo gobierno va a encontrar mucho menos déficit en materia energética y un tipo de cambio mucho más competitivo. Pero va a quedar un país con una inflación importante y la colocación de la cartera en dólares. Los  grandes problemas básicos que va a tener que resolver son la falta de competitividad, y el exceso de gasto público y de tributación. Y no hay una receta económica. Es una cuestión política.”

 “Es necesario un gran acuerdo entre los que pueden gobernar para solucionar la estabilidad macroeconómica y como empezamos  a creer. Soy optimista. Pienso que si resolviéramos correctamente desde la política el problema de la estabilización sería mucho más fácil crecer”.

 “El acuerdo con el FMI, en forma general, es bueno porque conseguimos más dinero que países en estas situaciones, incluida la Argentina. Ahora ¿si creo que es un buen acuerdo para la Argentina? No. Pero no por culpa del Fondo sino por culpa de la Argentina. Seguimos buscando financiamiento en el exterior de cualquier forma sin saber bien para que lo queremos usar.”

 “Desde 2012 no crecemos; en el promedio es una economía estancada, en la que constantemente se demandan dólares. Cristiana lo solucionó, entre comillas, con el cepo; Macri solucionó, entre comillas, endeudándose con el sector privado. Ahora lo solucionamos, entre comillas, con el dinero del Fondo. Entonces uno se pregunta: ¿Cuál es el problema? Es que el sector privado demanda una cantidad de dólares que no tenemos, y los demanda, en gran medida, no para hacer la economía o para aumentar los bienes importados, sino para inversiones de cartera.”

 “Todos nosotros tendemos poner una buena parte de la cartera en dólares. Y a todos los gobiernos les pedimos que nos los consiga. Así  e sector público siempre termina endeudado, mientras que el sector privado queda con muchos activos. Al gobierno le salió muy bien la salida del cepo, pero se hizo con demasiada rapidez.”

 “Preguntándole al sector privado por que en lugar de invertir en la economía real, pone el dinero en dólares. Y la repuesta es muy sencilla. No invierte adentro porque no confía en las instituciones. Y el problema es la política. Si uno le pregunta a cualquiera porque está comprando dólares cuando la tasa es altísima, le responde que lo hace porque no sabe cómo va a salir la próxima elección.”

 “Cuando se miran las jubilaciones, nosotros tenemos algo positivo que es que tenemos una gran cobertura de nuestros abuelos, 5% son pobres, pero mientras tenemos muchos pobres, pero mientras tenemos mucho pobres niños, un 44%. Eso no lo solucionan los economista sino la política.

 “La Argentina desde que vino la democracia tiene el problema de estabilizar, diagramar un régimen macroeconómico consistente y hacer reformas estructurales que permiten crecer. Desde el punto de vista político parece muy difícil estabilizar y hacer reformas estructurales. Pero en América Latina lo resolvió la mayoría de los países, salvo la Argentina y Brasil. Esto es algo que tiene que resolver todos los partidos que pueden ganar la elección.”

 “En el PBI había cada vez más participación de las importaciones hasta la crisis de 2018. O sea que importamos, no somos un país cerrado a las importaciones, pero con déficit en la cuenta corriente.”

 “Las autoridades actuales del Banco Central se hicieron cargo en un momento de crisis. Y lo que hicieron en el momento de crisis estaba bastante bien, porque la pararon. Pero lo que está pasando desde principio de año en adelante, lo veo más críticamente. Uno no puede vivir con tasas de interés altísimas. Ellos lo tienen claro, porque en enero, en cuanto pudieron, trataron de bajarlas.”

 “Las Leliq están subiendo a un paso firme, porque el Gobierno tiene una política monetaria súper restrictiva y dicen que es por la inflación, pero la inflación se aceleró. Entonces, ¿Por qué tenemos una política tan restrictiva? La respuesta es porque si no sube el dólar. Yo creo que el Gobierno está mirando más al dólar que a la actividad y la inflación. Desde ese punto de vista creo que el diagnóstico de la inflación no está, no digo que tengan, yo no lo vi.”      


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • ARTE: EL GRAN CARLOS ALONSO

      Carlos Alonso tiene 90 años. Los cumplió en febrero. Vive en Unquillo, Córdoba, a metros…
  • CUMBRE EN VERONA

    En Verona, gobierna desde hace años  la ultraderecha. Allí se celebró el Congreso Mun…
  • SUCEDIÓ EN CHICAGO. | 7miradas

    Chicago confirmó la tendencia de votar a personas ajenas a la clase política. Y cuyas cara…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

El Plan Alivio, un “manotazo de ahogado” que aumenta la inflación

Análisis de las medidas económicas del Gobierno nacional, por el licenciado Federico Scrim…