Inicio Opinión ¿PARA CUANDO EL LARGO PLAZO?

¿PARA CUANDO EL LARGO PLAZO?

6 minuto leer
Comentarios desactivados en ¿PARA CUANDO EL LARGO PLAZO?
0

 

El economista Bernardo Kosacoff, experto en política industrial y competitividad, considera: “Durante todas las crisis que tuvimos cuando éramos una economía semicerrada había una explicación que era el principal determinante: la incapacidad de generar las divisas para sustentar el crecimiento de largo plazo. Cuando la economía se abrió, a fines de los 70, los determinantes fueron más complejos y se agregó la volatilidad de la entrada de capitales. El financiamiento internacional no es bueno ni malo: depende de cómo se use. En los momentos de expansión, en vez de usarse para reformas estructurales y para mejorar la capacidad de innovación, generaba un efecto riqueza que lo único que hacía era incrementar los gastos públicos y privados. En algún momento, ese endeudamiento termina siendo insostenible. Y cuando se termina el financiamiento viene lo que Guillermo Calvo denominó sudden stop. Ahí llega la crisis y queda una carga de deuda que hace notable más complicado el funcionamiento de la economía.”

“Esto debe llamar la atención de cómo usar el financiamiento internacional. Y también la consistencia en términos de financiarnos con emisión monetaria o comiéndonos los stocks. Lo que hemos perdido, básicamente, es el rumbo del desarrollo económico: cómo generar capacidades tecnológicas, calificar a los recursos humanos y generar más y mejor riqueza para tener una torta más grande, y simultáneamente, un esquema distributivo que sea más compatible con un capitalismo moderno.”

“La propia volatilidad da una explicación de por qué no podemos pensar en el largo plazo. Cuando uno tiene situaciones tan extremas procesos hiperinflacionarios, ruptura de contratos, endeudamiento externo imposible de cumplir por ser un problema de solvencia, lo ineludible es ocuparse de la consistencia macroeconómica.”

“Pero eso no es el objetivo de la política económica. Para poder lograr la consistencia macro hay que ocuparse de lo importante: el modelo de desarrollo. Ahí vienen las preguntas: cómo se incentivan los procesos de inversión, cómo se desarrollan las capacidades tecnológicas, en qué nos especializamos, cómo nos insertamos en el mundo, cómo mejoramos los equilibrios regionales, cómo superamos estos fenómenos de exclusión social.”

“En los últimos años, la Argentina tuvo como fuente principal de crecimiento el consumo, y lo abastecimos con importaciones. Y rompimos las dos fuentes de crecimiento más genuinas: la inversión y las exportaciones. Desde el año 50 a hoy, la inversión sobre el producto es del 16,2 por ciento. Los países que crecen invierten, mínimo, 25/28 por ciento del PBI por año. Y no es solo cuánto, sino que eso debe Acoplarse con gastos de investigación y desarrollo. El otro punto es el escaso dinamismo de las exportaciones. Hoy, los modelos de crecimiento tienen que ser de economía abierta y buscar el equilibrio.”

“La Argentina tiene un mercado interno sumamente interesante. Somos el tercer mercado de América latina y estamos entre los 10 más importantes fuera de los países desarrollados. En el mundo de la producción, el agente más importante es la empresa transnacional. Cuando alguien viene a producir algo en la Argentina, rápidamente se satura (el mercado). Por eso, la única posibilidad de tener un crecimiento de largo plazo, aumento de la productividad es que después de abastecer el mercado interno tenga una estrategia de internacionalización.”


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Fuentes destacó el compromiso del personal de Defensa Civil – Noticias del Estero

La intendente de la Capital, Ing. Norma Fuentes, destacó el compromiso de los empleados de…