Inicio Opinión Perro que ladra no muerde

Perro que ladra no muerde

8 minuto leer
Comentarios desactivados en Perro que ladra no muerde
0

Por: Michael Stott- Jude Webber. El año pasado el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ofreció a su par argentino recién electo Alberto Fernández algunos consejos privados sobre cómo tratar el entonces Presidente de USA: “Con Trump podes hacer lo que quieras, sólo no digas nada, no te enfrentes a él y va a estar bien”.

El consejo fue acertado. Aunque a Trump le gusta dar ultimátums a los presidentes latinoamericanos, perro que ladra no muerde. Sus amenazas de cerrar la frontera mexicana, fijar aranceles punitivos a Brasil o invadir Venezuela resultaron vacías.

Una presidencia de Joe Biden es más que un desafío. Hay diplomáticos y ex altos funcionarios de Washington que sostienen que las posiciones del demócrata en materia de comercio, derechos humanos, cambio climático y lucha contra la corrupción pueden ser  incomodas para algunos líderes de la región, habituados a un Presidente que hace la vista gorda.

En temas como el comercio, el trabajo y el medio ambiente, Biden podría ser mucho más duro que Trump”, afirmó Jorge Castañeda, ex ministro de Relaciones Exteriores de México.

Juan Cruz, principal asesor de la Casa Blanca en cuestiones sobre América latina desde 2017 hasta 2019, piensa que la región había encontrado un modus vivendi con Trump:

“Lo que habrá en una presidencia de Biden es una política exterior matricial, integrada, con grises. “Vamos a elogiar en algunos temas y a criticar en otros.”

Algunas cosas no cambiarán cuando Biden asuma en enero: América latina no sería una prioridad, especialmente para un Presidente que enfrentará una grave emergencia económica y sanitaria. Dentro de la región, México sería el principal foco de atención debido a su larga frontera terrestre fuente de inmigración ilegal y contrabando de drogas y a su condición de gran socio comercial y de investigaciones.

Biden, que conoce bien la región desde su época de vicepresidente, se propone dar fin a muchas de las políticas inmigratorias de Trump. Dejaría de construir el muro en la frontera mexicana y ofrecería un plan de ayuda de u$s4000 millones para fomentar la prosperidad en América Central, el origen de gran parte de la inmigración.

Eso conlleva sus propios riesgos. Thomas Shannon, un ex alto funcionario del Departamento de Estado, dijo: “El mayor desafío al principio quizás sea el tema de la inmigración. Hay una verdadera presión para que se reviertan las medidas sobre migración, refugiados y asilo, pero si no tienen cuidado en cómo lo hacen, podrían llevar a muchos centroamericanos a decidir que éste es el momento de dirigirse al norte”.

Claro está, hay matices. La Argentina es bien conocida por Biden, que trató con Cristina Kirchner –mala experiencia en el período Obama- y José Luis Manzano, hoy en Suiza, por temas de negocios-, sin mencionar su relación con el Papa Francisco, quien le dio consuelo ante la muerte de su hijo.

Según Gideon Rachman considera que “Argentina podría ser uno de los países que más se beneficien en América latina, dada la necesidad de Biden de tener socios diplomáticos para promover los intereses de EE.UU. en la estabilidad y prosperidad regional. Sin embargo, podrían pronto surgir tensiones si Washington no apoya el nuevo programa que acuerde el FMI para estabilizar su economía.

“Una victoria de Biden dará vuelta la página en la complicada relación que mantiene Argentina con la Casa Blanca de Trump”, dijo Benjamín Gedan, que dirige el proyecto Argentina en el think-tank Wilson Center.

Por lo contrario opina sobre la suerte de Jair Bolsonaro. El presidente brasileño es uno de los aliados políticos e ideológicos más cercanos a Trump. Desde que asumió, Bolsonaro siguió la línea de EE.UU. en cuestiones de políticas exterior, desde el cambio climático hasta las relaciones con China y Venezuela.

La semana pasada Bolsonaro empezó a modificar su retórica, diciendo a sus seguidores que “Trump no es la persona más importante del mundo”. El cambio de tono refleja la cruda realidad que enfrenta Bolsonaro: Brasil tendrá que revisar su política exterior o enfrentar al aislamiento.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Las 7 claves para convertirte en un emprendedor innovador

    Las 7 claves para convertirte en un emprendedor innovador En el siglo XXI la resistencia a…
  • Sin nobleza

      Damien Hirst luce un patrimonio de US$ 384 millones. Cifra infrecuente en un artist…
  • Maraña de regulaciones

      Héctor Gambarotta transitó intensamente la vida política y económica argentina. Ha …
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Ceden terreno para construir el embarcadero en el lago de Las Termas – MundoPolítico

A partir de la firma de un convenio, la Nación oficializó la cesión a la provincia del esp…