Inicio Internacionales “¿Por qué mi hija vale menos que su perro?”

“¿Por qué mi hija vale menos que su perro?”

13 minuto leer
Comentarios desactivados en “¿Por qué mi hija vale menos que su perro?”
0

Mientras 150 británicos y 1100 colaboradores afganos han quedado a merced de los talibanes en Kabul, el Gobierno británico autorizó que aterrizara en en el aeropuerto de Heathrow un vuelo procedente de Afganistán cargado con 200 perros y 70 gatos de un refugio y en el que quedaban “asientos vacíos”. Ahora, los colaboradores británicos que han visto como perros y gatos se priorizaban sobre sus familias se preguntan “¿Por qué mi hija de cinco años vale menos que su perro?”.

Todo comenzó con la campaña de Pen Farthing, un exmarine británico que, una vez cumplido su servicio militar en Afganistán, decidió quedarse en el país para construir un refugio de animales en Kabul. Por su condición de británico y de exmilitar, el Gobierno de Reino Unido le dio a Farthing la posibilidad de ser evacuado, pero el hombre se negó a salir del país a menos que salieran con él los 200 perros y 70 gatos de Nowzad, su refugio

La respuesta inicial de Ben Wallace, el ministro de Defensa inglés fue que, evidentemente, no se daría prioridad a “las mascotas frente a las personas”. Fue entonces cuando Farthing utilizó su fama y sus redes sociales con cientos de miles de seguidores para iniciar una campaña con la que presionar al Gobierno británico para que autorizara la evacuación de los animales.

Pen Farthing participó en decenas de programas de televisión y entrevistas hasta que consiguió los fondos para sacar a los animales en un vuelo charter financiado de forma privada. Solo necesitaba que el Gobierno británico aprobara lo que él llamó la “Operación Arca”: que su avión llegara en el aeropuerto de Kabul, cargara a los animales y volara a Inglaterra

El exmarine explicó en varios programas que el avión iría lleno de colaboradores  afganos, incluidos una veintena de trabajadores de su refugio, y que los animales irían en la bodega, donde los humanos no pueden ir, por lo que los animales no le quitarían el sitio a ningún colaborador. Fue una campaña con al que consiguió volcar a la opinión pública inglesa y a personalidades como el cómico Ricky Gervais.

Presión desde el aeropuerto

Pese a la presión en redes sociales y medios, el Ministerio de Defensa no cambió de opinión en un principio, así que Pen Farthing se dirigió junto a sus animales y su equipo al aeropuerto de Kabul, donde, después de acusar a los responsables de Defensa de “bloquearles” el paso, consiguió acceder. 

Tan solo un día después, el viernes, y sorpresivamente para muchos, el Ministerio de Defensa anunció que el ex marine y sus animales estaban en el aeropuerto de Kabul y que el gobierno del Reino Unido había autorizado su vuelo chárter. Wallace insisitió en que  los perros y gatos no le quitarían plazas a las personas, aunque se quejó de que “atender esto está llevando demasiado tiempo a oficiales superiores que deberían estar centrándose en la crisis humanitaria”.

Poco después, los soldados ayudaron a Pen Farthing a cargar a sus animales en el avión, además de 125 kilos de comida para mascotas, 72 latas, 270 litros de agua, 12 rollos de papel de tamaño industrial y 20 botellas de desinfectante.

Sin los empleados y con “asientos vaciós”

Los que finalmente no llegaron a subir al avión fueron los 24 empleados afganos que ayudaban a Farthing en el refugio.  Un avión en el que, a su llegada a Oslo, donde vive su mujer, Farthing reconoció que quedaron “asientos vacíos”. Lo que el exmarine calificó en un tuit de “éxito parcial”.

Sin embargo, esto desató la polémica en el Reino Unido. Mientras 150 británicos y 1100 colaboradores afganos quedaban en Afganistán, el domingo, aterrizaba en el aeropuerto de Heathrow un vuelo con 200 perros, 70 gatos, sin empleados afganos y con asientos vacíos. Los animales se encuentran, por cierto, según el veterinario Iain McGill, en buen estado de salud.

¿Por qué mi hija de cinco años vale menos que su perro?

Uno de los más críticos con la aprobación de la “Operación Arca” ha sido el exmilitar y ahora diputado conservador Tom Tungendhat que, en una entrevista a la LBC dijo “¿Qué me diría si mandara a una ambulancia para salvar a mi perro en lugar de a su madre? Acabamos de usar un montón de tropas para traer a 200 perros mientras la familia del que fue mi intérprete está casi con seguridad, a punto de ser asesinada?“. El exmilitar dijo que no supo que contestar cuando ese intérprete le preguntó: “¿Por qué mi hija de cinco años vale menos que su perro?”, según recoge ‘The Guardian’.

También han sido muy críticos el General de División reservista James Bolter del Cuerpo Real de Logística, que ha tachado de “pantomima” la operación, y su compañero Andrew Fox, que ha calificado en ‘The Times’ de “locura” el haber facilitado la evacuación de animales “dejando a un lado a ciudadanos británicos. y colaboradores”. 

Del no a la autorización: ¿por qué cambió de opinión el Gobierno?

Son muchos en Reino Unido los que no entienden como el Ministerio de Defensa y el propio presidente del Gobierno Boris Johnson, aprobaron finalmente la “Operación Arca”.  Desde ‘The Times’ apuntan directamente a Carrie, la esposa de Boris Jhonson. En un artículo aseguran que los propios activistas de los derechos de los animales han confesado que la presión de Carrie “ha sido clave” para el rescate de las mascotas”. Aunque el Gobierno lo ha negado. 

Boris Johnson y Carrie Symonds
Boris Johnson y Carrie Symonds
Europa Press

En ‘The Guardian’ apuntan, sin embargo, al chantaje del propio Farthing. Según el diario inglés, el lunes Farthing grabó y envió un mensaje en tono amenazante al asesor de Ben Wallace que llevaba su caso: “Me acabo de enterar de que me estás bloqueando este vuelo para sacar de Afganistán a mi personal y a los animales. Así que aquí está el trato, amigo. O me consigues ese maldito permiso y me das autorización para ir a ese maldito aeródromo (a Heathrow), o mañana por la mañana voy a volver contra ti a todo el maldito país, y todos los que han invertido dinero en este rescate. Todos sabrán que eres tú el que está bloqueando este puto movimiento. ¿Está bien?”.

Pero lo cierto es que pese a las críticas, y a las dudas que hay en torno a quién y por qué concedió el permiso a la operación, lo cierto es que esos 200 perros y 70 gatos han sido rescatados y han obtenido ya varias ofertas de adopción mientras que esos británicos y esos afganos que se han quedado en Kabul siguen en peligro. 




Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Buscan operadores protección por presión inflacionaria en México

las presiones sobre los precios durante los próximos años está impulsando el atractivo de …