Inicio Internacionales Putin y Zelenski se reúnen en París para relanzar el diálogo sobre el conflicto de Ucrania

Putin y Zelenski se reúnen en París para relanzar el diálogo sobre el conflicto de Ucrania

10 minuto leer
Comentarios desactivados en Putin y Zelenski se reúnen en París para relanzar el diálogo sobre el conflicto de Ucrania
0

Los líderes ruso y ucranio, auspiciados por Francia y Alemania, se reunirán cara a cara este lunes en París para relanzar las conversaciones de paz sobre el Este de Ucrania. Vladímir Putin y Volodímir Zelenski se verán por primera vez en el Palacio del Elíseo en la primera cumbre en tres años de lo que en jerga diplomática recibe el nombre de formato Normandía y que incluye al presidente francés y a la canciller alemana. El objetivo es desbloquear la aplicación de los acuerdos de Minsk, adoptados en 2015, que debían poner fin al último conflicto armado en Europa, aún inconcluso.

Los presidentes de Ucrania y Rusia no se ven desde octubre de 2016, ni siquiera con mediadores presentes. Durante semanas, el Kremlin ha esbozado la posibilidad de una reunión bilateral entre Putin y Zelenski. Este lunes, pocas horas antes de la cumbre, la cita a dos se confirmó. “La reunión se celebrará”, ha asegurado Yuri Ushakov, uno de los consejeros de Putin. “Se ajustará al formato que ofrezcan los organizadores de la cumbre, obviamente después de todos los eventos”.

El equipo del presidente ucranio confirmó la reunión bilateral al término de la cumbre cuatripartita, que debe empezar a las cuatro de la tarde, hora local. El viernes, en una intervención en directo en un programa de televisión, Zelenski declaró que es una persona “sensible” y que querría “mirar a los ojos a Putin para entender qué quiere realmente”. Ambos presidentes tendrían mucho de lo que debatir. No solo sobre la guerra en la región de Donbás, en el este de Ucrania, con los separatistas apoyados por Moscú, sino también sobre los acuerdos de tránsito del gas ruso que expiran a final de mes.

La reunión en el Elíseo está llena de riesgos. Primero, para el presidente ucranio, Zelenski, cuyas posibles concesiones a Putin serán escrutadas con lupa en su país. Pero también para el anfitrión, Emmanuel Macron, que se ha jugado parte de su capital político europeo en una apuesta incierta por mejorar las relaciones con Rusia. No está claro que la cumbre termine con resultados concretos. En el Palacio del Elíseo ya se considera un éxito que tenga lugar. La última en este formato se celebró en octubre de 2016 en Berlín.

La prioridad, para París, es poner en marcha discusiones que lleven al desarme de combatientes extranjeros y de grupos ilegales, al restablecimiento del control de la frontera entre Ucrania y Rusia por parte de Ucrania, y a la aprobación de un calendario de elecciones locales en las regiones del este del país ahora controladas por los prorrusos. Se trata, en última instancia, de “restablecer la soberanía ucrania en todo el territorio de Ucrania, que es el objeto de los acuerdos de Minsk, y hacerlo de manera construida sobre la base de medidas verificables y en un clima de confianza”, dijo una fuente del Elíseo que requirió anonimato.

Zelenski, en el centro del escándalo del impeachment a Donald Trump, tiene más que perder que su homólogo ruso. El domingo, unas cinco mil personas se manifestaron el Kiev contra lo que consideran una “capitulación”. Con lemas como “¡Sin compromisos!” o “¡No se rindan!” quisieron enviar un mensaje a su presidente antes de volar a París. El presidente ucranio arrasó en las elecciones del mayo con un discurso centrado en terminar la guerra en el Este. Ha logrado desencallar el intercambio de presos y abrir una vía de comunicaciones telefónicas con Putin.

La firma de la llamada fórmula Steinmeier en octubre —una hoja de ruta para descongelar las negociaciones que incluye la celebración de elecciones locales en el Donbás— no ha convencido a los sectores más nacionalistas en Ucrania, que consideran que hace concesiones a Rusia. Temen que la inexperiencia de Zelenski, un actor recién llegado a la política que se ha estrenado a lo grande, juegue en su contra frente a un hombre como Putin, que acumula dos décadas en el poder. Por primera vez, las excelentes cifras de aprobación de Zelenski se han resentido.

La cumbre se enmarca en el deshielo que promueve Macron, convencido de que, en pleno repliegue de Estados Unidos y ante el ascenso de China como potencia global, es necesario “arrimar” a Rusia a Europa. La iniciativa ha provocado recelos en países de la UE que se sienten amenazados por Moscú, pero también en el socio más estrecho de Francia, Alemania. La idea del presidente francés es que siempre será mejor para los intereses europeos tener a Putin en la mesa europeas que fuera.

Pero existe un obstáculo mayúsculo a esta estrategia: la guerra en Ucrania, que ha causado más de 13.000 muertos desde 2014, según datos de la ONU. La UE impuso sanciones a Rusia, aún vigentes, tras la anexión rusa de la península ucrania de Crimea y el conflicto en las regiones del Donbás con los secesionistas, que se abastecen económicamente desde la frontera con Rusia y reciben apoyo militar. Las sanciones son un obstáculo para el “deshielo”. De ahí que la resolución del conflicto aparezca como una condición indispensable para contemplar el levantamiento de las sanciones y normalizar el diálogo —aunque quede sobre la mesa la anexión de Crimea—. La cumbre del Elíseo puede ser un primer paso.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Un selfi en la cámara de gas | Internacional

El lunes se cumplirán 75 años de la liberación del campo de la muerte de Auschwitz y su in…