Inicio Opinión Qatar 2022, el Majlis global

Qatar 2022, el Majlis global

6 minuto leer
Comentarios desactivados en Qatar 2022, el Majlis global
0

El Mundial de Fútbol Qatar 2022 arrancó con novedades, sorpresas, curiosidades, decepciones y controversias deportivas y extra deportivas; deslumbrantes fuegos de artificio y puestas en escena donde quedan expuestos, superpuestos y entrecruzados, intereses y valores encontrados en la configuración geopolítica del mundo actual.

Nuestra manera de evaluar democracias y autocracias, de entender la relación entre el mundo occidental y el mundo árabe, las sociedades desarrolladas y economías emergentes. El alegato del presidente de la FIFA Gianni Infantino sobre la doble vara, el seleccionado de Irán escuchando el himno en silencio como señal de protesta por la represión en su país, el equipo de Alemania con las bocas tapadas como gesto desafiante a la prohibición de la FIFA de exhibir brazaletes inclusivos LGBT, los atavismos culturales que encubren prejuicios etnocéntricos o raciales expuestos y confrontados con evidencias que los desmienten.

Y así también otros interrogantes: ¿quién -y cómo- gana y quién -y como- pierde en este mundo interdependiente?: Japón le ganó a Alemania con goles de jugadores que actúan en el país europeo. Nueve de los once jugadores de Arabia Saudí que le ganó a Argentina fueron entrenados por el argentino Ramón Díaz.

Los jugadores más destacados de cada seleccionado nacional no juegan en sus países de orígen. Un verdadero “majlis” global, la versión árabe del ágora griego o el foro romano, que instala por unas semanas una conversación a escala planetaria, no solo un espectáculo deportivo e incluso una tribuna de protesta y un escenario de historias extraordinarias de intangible impacto mediático e imprevisible onda expansiva.

El “majlis” –que literalmente significa “lugar para sentarse”– es en los países del Golfo Pérsico un sitio en el que se reúnen los miembros de las comunidades para discutir eventos y temas locales, intercambiar noticias, recibir invitados, entablar amistades y divertirse. Suele ser un vasto lugar de reunión comunitario. Tiene sus puertas abiertas a todos y pueden acudir a él las familias, tribus y vecinos del mismo barrio, o incluso de otros barrios distantes.

Es sobre este modelo que Hamad Al-Kawari, intelectual y político catarí que fue ministro de Cultura y actualmente dirige la Biblioteca Nacional en Doha, propone en su libro El Majlis global (Planeta) un verdadero diálogo de civilizaciones, basado en la educación, el intercambio de conocimientos, la diplomacia cultural, la necesaria reconciliación de la modernidad y la tradición en la que tiene sus raíces toda sociedad humana.

El majlis sería el lugar de reunión de lo viejo y lo nuevo, un espacio de intercambio donde se transmiten la tradición y la herencia oral, donde se aprenden las costumbres y la ética de la comunidad, así como el arte del diálogo, la escucha y el respeto por los demás.

Por lo pronto, que los derechos humanos, tan universales como el fútbol -como con tanto acierto escribió en estos días Norma Morandini-, tengan su lugar de tratamiento especial, con otras tantas implicancias que exceden lo deportivo, es algo que vale reconocer de este Mundial.




El Majlis gobal. Por el Diálogo entre Culturas. Libro de Hamad Al-Kawari, diplomático, político e intelectual catarí, publicado por Planeta (2019).

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Netanyahu consiguió del Presidente de Israel una prórroga para formar gobierno

  El Likud, partido de Netanyahu, quedó primero en las elecciones legislativas del 1 de no…