Inicio Opinión ¿Quo vadis, Manes?

¿Quo vadis, Manes?

13 minuto leer
Comentarios desactivados en ¿Quo vadis, Manes?
0

 

Facundo Manes* milita desde siempre en sí mismo. Tiene motivos. A su versación científica añade interés y pasión por la política. Si se suman sus dones de comunicador estamos frente a un prospecto de la variada fauna que alimenta la curiosidad pública. Hoy se preocupa por la epidemia psíquica que aflige a los argentinos y la necesidad de que las autoridades se hagan cargo de la cuestión. Caso contrario se perderá credibilidad  en los servidores públicos. Reclama empatía y “menos miedo y más cuidado”. ¿Qué busca, Manes? Convencer,  ser querido. En definitiva la aspiración de cualquier político que se precie. Y las elecciones se acercan.

“La riqueza de un país se mide por el capital humano, la educación, la ciencia y la tecnología. Es la base del desarrollo social , el sálvese quien pueda acá no existe. Estamos más que nunca en el mismo mar. No en el mismo barco, en el mismo mar.”

“La pandemia y la cuarentena producen un impacto concreto. En epidemias previas en el sudeste asiático,(y en Canadá), hubo cuarentenas que duraron mucho menos, unas 3 semanas. Algo tan largo y que abarca a tanta gente nunca sucedió.”

“Los datos de impacto en la salud mental son de cuarentenas más cortas. Se registraron síntomas negativos: estrés postraumático, depresión, ansiedad, agotamiento, insomnio, preocupaciones psicosomáticas, frustración, desapego, mayor uso de sustancias, de tabaco, alcohol, drogas, más violencia doméstica, confusión e ira.”

“Falta horizonte, perspectiva, de una salida administrada que sea integral, multidisciplinaria, basada en la evidencia científica, con datos fiables y que aborde la enfermedad mental o el impacto mental. La salud es una sola e incluye la mental.”

“Es clave que la sociedad tenga un horizonte y que haya una discusión seria, honesta, no de facciones, ni contaminada por la política habitual; que sea un debate sanitario, social y económico. Esto permitirá reducir la incertidumbre. Si los mensajes de autoridades son contradictorios, se agrava el impacto mental de la pandemia. Las autoridades deben tener la empatía para comportarse y comunicar en forma transparente y forma muy responsable, con humildad, siendo conscientes de que muchos están viviendo en la pobreza o han perdido el empleo.”

“Una herramienta es ver noticias confiables y no por mucho tiempo. Te voy a contar qué pasa en el cerebro. Si Facundo Manes, 51 años que hace tres meses se hizo un chequeo y tiene buena salud, está todo el día viendo noticias de gente no muy confiable, contando muertos, recibiendo whats apps de amigos con fotos de lo que pasó en China, en Madrid, empieza a pasar una cosa que llamamos negligencia de la probabilidad. Yo, que tengo muy pocas chances de que pase algo, empiezo a pensar mucho más en la probabilidad de infectarme y percibo que me voy a enfermar gravemente y morir.”

“Otra conducta que sucede en esta crisis, sobre todo al principio, cuando nos avisaban que íbamos a entrar en cuarentena, es que la gente va al supermercado a comprar papel higiénico. Es una ilusión de control. Aparece ansiedad y miedo. La ansiedad es un miedo anticipatorio. Aprovisionares una forma de bajarla un poco. También estamos viendo que se propaga el miedo.”

“Nos enfrentamos a algo novedosos, amenazante, imprescindible. Y por primera vez en la historia existe un miedo generalizado al mismo tiempo en gran parte de la población mundial. Y el miedo es uno de los estados emocionales que hace que el mundo se detenga. Todo en un compás de espera hasta que el peligro sea resuelto. Pero por ahora eso no va a pasar.”

“¿Por qué hay que tener cuidado? Porque el miedo es una emoción muy efectiva para el control social. El miedo a quedarse sin trabajo hace agachar la cabeza. El miedo a ser perseguido le hace al ciudadano resignarse frente al atropello del poderoso. Es una estrategia primitiva de coerción que dista mucho de lo que las sociedades modernas y democráticas mantenemos como ideal.”

“La política del miedo, frente al miedo ¿qué hacer? La cooperación, otra vez sentirnos parte de algo colectivo. Es muy importante. Los poderosos pueden usar el término cuidarnos para controlarnos.”

“Cada pandemia a lo largo de la historia cambió las creencias de la época. La pregunta es cómo nos está cambiando. Pienso, como muchos, que se van acelerara tendencias previas. Por ejemplo, va a haber una educación a distancia mucho más importante. Es cierto que nunca a reemplazar al docente, al contacto, porque el cerebro humano aprende básicamente cuando algo lo inspira.”

“Ahora vamos al terreno de las herramientas para combatir este momento. La resiliencia, conducta humana que nos permite enfrentar un problema, superarlo y salir fortalecido. Se estudiaron desastres y se vio que una gran parte de la población sale más resiliente. Lo primero es que aceptar emociones negativas es parte de nuestro bienestar, ya que vamos a atravesar dolor, estamos atravesando dolor. La soledad es un tema muy importante, porque el cerebro humano es un órgano social. Varios estudios demuestran que la gente con mayores vínculos humanos tiene más expectativas de vida.Lo mejor en este momento con respecto al bienestar mental es mantener el distanciamiento físico, pero estar conectado socialmente. Usar la tecnología, por ejemplo. Mi mamá vive en Salto, es mayor, no podemos ir a visitarla. Mi hermano vive en Buenos Aires conmigo. La llamamos dos veces por día. A la noche, cuando comemos, lo nietos la llaman, come con nosotros por video conferencia. La soledad nos mata. Sentirnos solos crónicamente es un factor de mortalidad tan importante como la obesidad, la polución ambiental o el tabaquismo.”

“No tener miedo a pedir ayuda es muy importante, porque uno no tiene vergüenza de decir tengo sed, pero la tiene respecto de que está solo.”

“Mindfulness es una técnica de meditación con raíces budistas, que la ciencia usa. Consta en una atención plena al presente sin juzgar, porque cuando uno está concentrando en el presente, el cerebro es mucho más productivo y más feliz, y los pensamientos ansiosos desaparecen.”

“La actividad física puede considerar una herramienta, por mínima que sea. Es uno de los mejores ansiolíticos y antidepresivos.”

“La Argentina viene de una decadencia crónica inaceptable y en la que ningún partido político puede levantar bandera.”

“Tenemos el mismo ingreso per cápita que en el ´74. Hay 50% de pobreza. Llegó el momento de la verdad. Tenemos que pensar y hacer un país diferente. Algo nuevo, sin los atajos ni las trampas de siempre.”

“Tenemos que salir por arriba de esta grieta que nos empobrece; discutir preguntas importantes. Recomponer instituciones, protegernos de abusos del poder, la corrupción, las arbitrariedades, los zigzagueos. Vamos a tener, sí o sí, que invertir en lo que no invertimos hasta ahora, es decir, salud, educación, nutrición.”

*Facundo Manes es neurólogo y neurocientifico. Ha publicado más de 250 trabajos científicos. Es uno de los hombres cercano de Roberto Lavagna.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Compradores en la pandemia

      Kantar, una empresa internacional con sede en Madrid y se dedica a compilar datos y…
  • ¿Y después de la cuarentena?

    Los seis meses de cuarentena y el tema económico desgastado el optimismo de los argentinos…
  • La mirada del Financial

      El Cronista Comercial difunde el pensamiento del Financial Times en sus páginas. A …
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

El Gobernador Quintela brindará asistencia financiera a trabajadores PEM

El Gobernador Quintela brindará asistencia financiera a trabajadores PEM Empleados PEM Aut…