Inicio Internacionales Símbolo medieval, testigo de la historia

Símbolo medieval, testigo de la historia

4 minuto leer
Comentarios desactivados en Símbolo medieval, testigo de la historia
0













El incendio de la Catedral de Notre Dame puso en serio riesgo una de las obras medievales más emblemáticas y una de las catedrales góticas más antiguas, que no solo representa ese estilo arquitectónico, sino que fue testigo de hechos fundamentales de la historia.





























Levantado entre 1163 y 1345, este espacio monumental fue construido gracias al enorme esfuerzo de maestros constructores y operarios de distintos oficios: vidrieros, canteros, ebanistas, entre otros. En esos tiempos medievales fueron erigidas sus cinco naves. Las proporciones del edificio son características del estilo gótico, de marcada verticalidad y estilización. Esos rasgos transmiten la idea de una elevación espiritual, que acentúan los efectos de sus coloridos vitrales.

Hay que tener en cuenta además que las catedrales se constituyeron en símbolos sustanciales de la ciudad en la Edad Media. Sus campanadas diarias determinaban los ritmos cotidianos de la gente: los momentos del trabajo y los momentos de la liturgia.

























Fuente: LA NACION












En el siglo XVII, durante el reinado de Luis XIV, una parte de Notre Dame fue intervenida para introducir elementos al gusto del barroco. En 1793, durante la Revolución Francesa, sufrió una importante destrucción y el robo de su patrimonio. Parte del edificio sirvió como depósito de alimentos. Uno de los hechos sucedidos en este período fue la decapitación de las esculturas de los reyes del Antiguo Testamento que se encontraban en la fachada, ya que, a los ojos de los revolucionarios, representaban el poder monárquico. En época más reciente, en el marco de las obras para el metro de París, fueron halladas muchas de esas cabezas.

Pero nuevas modificaciones sobrevendrían con la revalorización del gótico en el siglo XIX. El protagonista de estas reformas fue el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc, quien restauró las partes destruidas y acentuó ese estilo al agregar gárgolas, parte de las esculturas del tímpano y el rosetón sur.



Becaria del Conicet, doctoranda de la UBA y de la École Pratique des Hautes Études

























Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Por decreto, el Gobierno aprobó nueva Ley de Lealtad Comercial – NCN

Por decreto, el Gobierno aprobó nueva Ley de Lealtad Comercial. Sostienen que el objetivo …