Inicio Internacionales ¿tiene remedio la dependencia europea del suministro de China?

¿tiene remedio la dependencia europea del suministro de China?

14 minuto leer
Comentarios desactivados en ¿tiene remedio la dependencia europea del suministro de China?
0

La apuesta que el mundo ha hecho, o intenta hacer, por el medio ambiente ha llevado -al menos a los países más desarrollados- al «cultivo» de las energías renovables. Todo sea para frenar el cambio climático. De la mano de estas alternativas energéticas ha crecido exponencialmente la fabricación de placas solares, bombillas de bajo consumo y pilas de combustible.

Esas tres cosas tienen algo en común: para su producción son indispensables las tierras raras. Son básicas en una nueva economía que apuesta por destrozar menos el planeta, pero también lo son para fabricar ordenadores y teléfonos móviles. Las tierras raras son hoy un factor clave, una batalla decisiva en la guerra de las materias primas.

Eso explica que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, haya propuesto la creación de un club de materias primas críticas, incluidas las tierras raras, entre la UE y países como EE UU, Reino Unido o Canadá. El objetivo es contrarrestar el «monopolio» chino en ese área esencial para la transición climática.

Europa es actualmente dependiente al 98% de un país, China»

Ha sido en el Foro de Davos, donde Von der Leyen ha avanzado que la Comisión Europea prepara una Ley de Industria Neta Cero que complementará a la Ley de Materias Críticas Raras, también en preparación, para «tierras raras que son vitales para la manufactura de tecnologías clave». La UE tiene un serio problema porque, como ha recordado la presidenta del Ejecutivo comunitario, «Europa es actualmente dependiente al 98% de un país, China».

En realidad, el problema no es sólo europeo. Las reservas mundiales de tierras raras se estiman en unos 100 millones de toneladas. China tiene un casi monopolio, tanto de su extracción, porque posee el 85% de los recursos, como de su procesado

A mucha distancia están India, Sudáfrica, Brasil, Canadá, Australia y EE UU. Claro que no basta con tener yacimientos, sino de que tengan rentabilidad económica, porque se calcula que sólo el 6% la tienen.

Tierras raras y materias primas críticas

Como tierras raras se denomina a 17 elementos químicos: escandio, itrio y los 15 elementos del grupo de los lantánidos (lantano, cerio, praseodimio, neodimio, prometio, samario, europio, gadolinio, terbio, disprosio, holmio, erbio, tulio, iterbio y lutecio) descubiertos a finales del siglo XVIII.

No es que todos ellos sean raros, o sea, escasos. Se les llama así porque es muy poco común encontrarlos en una forma pura, aunque hay depósitos de ellos en todo el mundo. Lo de «tierra» es una denominación antigua de los óxidos.

Hasta mediados del siglo XX, las tierras raras no tuvieron muchas aplicaciones. Pero entonces destacaron por sus especiales propiedades magnéticas. Hoy ya son indispensables en la producción de pilas de combustible, smartphones, bombillas de bajo consumo o placas solares.

Con tierras raras y materias primas críticas reducimos las emisiones de CO2, pero si laque al usarlas demanda sigue creciendo llegará un momento en que no pueda ser satisfecha

Algunos ejemplos son el neodimio, que se usa en la construcción de láseres y motores eléctricos; el lantano y el gadolinio, para cámaras digitales; o el escandio, para los móviles y la industria aeroespacial.

Otras materias primas críticas, o sea, fundamentales para la economía de la transición climática, son litio, tungsteno, grafito, magnesio, antimonio, telurio, cobalto, fluorita o estroncio. Por ejemplo, el litio y el grafito sirven para fabricar baterías; el tungsteno y el magnesio, para aleaciones; y el antimonio, para semiconductores y componentes electrónicos.

La extrema rareza del telurio es comparable con la del platino.
La extrema rareza del telurio es comparable con la del platino.
WIKIPEDIA/Dschwen

Con unas y otras, tierras raras y materias primas críticas, pasa que al usarlas reducimos las emisiones de CO2, pero si la demanda sigue creciendo, como está pasando, llegará un momento en que no pueda ser satisfecha.

Tener reservas y explotarlas

La alarma que ha lanzado Von der Leyen no es nueva. Ya en 2011, tras la primera crisis de las tierras raras (cuando China le puso coto), la UE lanzó un programa de alianzas para promover la producción de materias primas críticas y tierras raras en suelo europeo. Así nació la Alianza Europea de Innovación en Materias Primas de la Comisión Europea.

España puede aportar bastante a la vieja y a la nueva alianza. Nuestro país tiene importantes reservas, especialmente de algunas materias críticas como litio, wolframio, cobalto o uranio. Pero hay que explotarlas y hacerlo bien.

Tenemos el 10% de las reservas mundiales de wolframio y no las estamos explotando»

«Tenemos el 10% de las reservas mundiales de wolframio y no las estamos explotando. Y cuando las explotamos, el recurso se exporta a Australia, China, Rusia o Canadá para que nos lo devuelvan transformado más tarde», contaba el año pasado a 20 minutos Santiago Cuesta López, director general del clúster nacional para la minería sostenible de España.

Algo parecido pasa con el litio español, que se exporta porque las fábricas de baterías no están aquí. Esto al menos sí parece que va a cambiar cuando funcionen las fábricas anunciadas de Volkswagen en Sagunto, la de SEAT en Barcelona, la de Phi4Tech en Badajoz, la de Basquevolt en Vitoria y la muy probable de InoBat en Valladolid.

Y lo mismo ocurre con el cobalto o el uranio, de los que España tiene yacimientos ricos que no se explotan o, al menos, no al máximo. Casos similares hay también en Francia, Finlandia, Portugal o Grecia.

Telurio, bajo el mar y en Ciudad Real

El telurio es otro de esos metales estratégicos. Actualmente, se consumen en el mundo más de 80 toneladas al año de este semimetal. La mayor reserva natural de telurio conocida hasta la fecha es española… o casi. Está al sur de las Islas Canarias, bajo las aguas del Atlántico, en la costa del monte Tropic. Allí hay 6.000 veces más telurio que en la corteza terrestre.

El telurio es, podría decirse, el gran ‘tapado’ en la reclamación de España para anexionarse esa zona marítima, donde la competencia es Marruecos. Nuestro país ha pedido ante la Convención de la ONU sobre Derechos del Mar sumar a su superficie unos 296.000 km2 de plataforma continental sumergida.

El telurio, el gran ‘tapado’ en el reclamo de España a la ONU
El telurio, el gran ‘tapado’ en el reclamo de España a la ONU
Henar de Pedro

La propuesta se formalizó en 2014, pero tropieza con los planes de Marruecos. En 2020, de manera unilateral, el país vecino aprobó extender su frontera marítima hacia España y el Sáhara Occidental incluyendo parte de esas aguas solicitadas por nuestro país ante la ONU. La zona en disputa es rica, además de en telurio, en cobalto y tierras raras.

Hay otro posible yacimiento español de telurio y este sí es subtérráneo. Se ubica en Matamulas, entre los municipios de Torrenueva y Torre de Juan Abad, en Ciudad Real. Una empresa canadiense quiere extraer allí monacita gris, un fosfato que se utiliza para fabricar imanes para generadores eólicos o vehículos eléctricos. De momento, la Junta de Castilla-La Mancha se niega a autorizarlo.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Venezuela denuncia incursiones aéreas de EEUU en los últimos 30 días

Mientras crece la tensión entre Estados Unidos y China, Venezuela también ha denunciado «a…