Inicio Internacionales Trump aprovecha las protestas en Francia para atacar el Acuerdo de París y afirma que los franceses piden por él

Trump aprovecha las protestas en Francia para atacar el Acuerdo de París y afirma que los franceses piden por él

8 minuto leer
Comentarios desactivados en Trump aprovecha las protestas en Francia para atacar el Acuerdo de París y afirma que los franceses piden por él
0














El presidente estadounidense no mantiene una buena relación con Macron Fuente: Reuters – Crédito: Jonathan Ernst



WASHINGTON (AFP).- El presidente estadounidense,

Donald Trump

, sigue en su embestida contra el acuerdo de

París

sobre el clima. Aprovecha cada ocasión para cuestionarla y hoy encontró en
las protestas de los “chalecos amarillos” en Francia una oportunidad. El mandatario aseguró que las manifestaciones que se llevan a cabo en el país liderado por

Emmanuel Macron

son prueba de que ese pacto “no está funcionando muy bien”.





























“El Acuerdo de París no está funcionando muy bien para París. Protestas y disturbios por toda

Francia

“, escribió Trump en Twitter, en el cuarto sábado consecutivo de protestas en todo Francia contra medidas económicas y tributarias del gobierno de Macron.

“La gente no quiere pagar grandes sumas de dinero, muchas a países del tercer mundo (que son cuestionablemente dirigidos), para tal vez proteger el ambiente”, siguió Trump en un tuit publicado mientras se desarrolla en Polonia la 24° Conferencia sobre el Clima de la

ONU

.















“[En las protestas] Entonan ‘¡Queremos a Trump!’. Amo Francia”, añadió el republicano.















No es la primera vez que el líder de la Casa Blanca da su opinión sobre las protestas en Francia. Ya el martes ironizó sobre las concesiones hechas por el presidente Emmanuel Macron -con quien mantiene una tensa relación- ante el movimiento de los “chalecos amarillos”, estimando que el Acuerdo de París estaba destinado al fracaso.








Este nuevo ataque se da también mientras se desarrolla en

Polonia

la Conferencia sobre el Clima de la ONU, que reúne a cerca de 200 países. Tras asumir el poder en enero de 2017, Trump sacó a Estados Unidos del Acuerdo de París, que busca limitar el incremento global de la temperatura, y destrozó una serie de leyes de protección ambiental, argumentando que la economía de su país necesita despegar.









Ecología y Economía

Avanzar en la transición ecológica sin perjudicar la economía. Además de Francia, cuyo gobierno anuló esta semana el aumento de los impuestos sobre el combustible, numerosos países afrontan esta cuestión. No obstante, “no hay una contradicción fundamental” entre economía y ecología, explicó Mireille Chiroleu-Assouline, profesora en la París School of Economics.








“Pero esto comporta limitaciones para las familias”, añade Mathieu Plane del Observatorio francés de coyunturas económicas (OFCE). Según Plane, “si la fiscalidad ecológica no está acompañada y compensada, en particular sobre la cuestión del poder adquisitivo, esta difícilmente resulta aceptable”.

La cuestión del poder adquisitivo es una de las principales reivindicaciones del movimiento de los “chalecos amarillos”, que se manifiestan en Francia desde el pasado 17 de noviembre, pero el reto de conciliar economía y ecología también está presente en numerosos otros países.

Un ejemplo de ello es la Conferencia del Clima de la ONU que se celebra en Polonia (COP25), un país signatario del Acuerdo de París pero cuya economía depende de la energía térmica de carbón. Según las proyecciones de los expertos del Instituto de investigaciones estructurales de Varsovia, el porcentaje de energía térmica en el total de producción eléctrica debería reducirse al 39% en 2030 para respetar los objetivos climáticos del acuerdo de 2015.

Sin embargo, las políticas energéticas del gobierno polaco, presentadas el 23 de noviembre por su ministro de Energía, Prysztof Tchorzewski, contemplan que en 2030 el 60% de la electricidad sea producida a través de la combustión de carbón, que el año pasado representó el 80%.

“Mientras se prioriza el interés político a corto plazo, se aplazan las decisiones difíciles para más adelante”, lamentaba a finales de noviembre Marek Jozefiak, experto del carbón para la fundación

Greenpeace

.

Este argumento resulta aún más evidente en

Estados Unidos

, cuyo presidente Donald Trump retrocede respecto algunos avances de su predecesor en materia de lucha contra el cambio climático con el argumento de no perjudicar el crecimiento económico












Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

CONDENA A LAS JUNTAS MILITARES – NCN

CONDENA A LAS JUNTAS MILITARES Por Mario Pizarro – Presidente de la Convención Provincial …