Inicio Internacionales Un año de dudas sobre el accidente aéreo en el que murió una gobernadora en México | Internacional

Un año de dudas sobre el accidente aéreo en el que murió una gobernadora en México | Internacional

10 minuto leer
Comentarios desactivados en Un año de dudas sobre el accidente aéreo en el que murió una gobernadora en México | Internacional
0


Se cumple un año del accidente aéreo que acabó con la vida de Martha Erika Alonso, gobernadora de Puebla. Su esposo, el senador y exgobernador Rafael Moreno Valle y otras tres personas perdieron igualmente la vida aquel día. Desde el principio, el Gobierno ha descartado que se tratara de un atentado, la última vez este lunes. En una comparecencia ante los medios, el secretario de Comunicaciones y Transporte, Javier Jiménez Espriu, ha dicho que ya se han realizado todos los estudios necesarios para saber qué pasó. El resultado, ha dicho, lo presentarán en el primer trimestre de 2020.

Alonso, candidata del derechista PAN, ganó la gubernatura de Puebla el 1 de julio de 2018, en medio de una enorme polémica. Su principal contrincante, Miguel Barbosa, de Morena, denunció fraude y obligó a intervenir a la justicia electoral. Un largo proceso de impugnaciones y acusaciones mantuvo en el aire los resultados por meses. El 3 de julio, militantes de Morena irrumpieron a golpes en el cuartel electoral del PAN, en Puebla, alegando que ocultaban material manipulado de los comicios. En septiembre, el instituto electoral de Puebla trasladó las urnas sospechosas a Ciudad de México para volver a contar papeletas. La tensión era tal que el Ejército hubo de custodiar la comitiva. El recuento reveló irregularidades, pero nada que modificara el resultado final. En diciembre, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación avaló finalmente los resultados y el día 14, Alonso tomó posesión del cargo. Diez días después, el helicóptero en que viajaba se estrelló y ella murió.

En un país con tantos asesinatos, los accidentes aéreos son siempre sospechosos. Más si mueren políticos o cargos públicos. Juan Camilo Mouriño, secretario de Gobernación —ministro de Interior— de Felipe Calderón, murió en 2008 en un accidente de avión entre San Luis Potosí y Ciudad de México. Las autoridades señalaron entonces la falta de capacitación de los pilotos. En 2011, su sucesor en Gobernación, Francisco Blake Mora, murió en otro accidente de avión cuando viajaba de la capital a Morelos. En 2018, Alfonso Navarrete, también secretario de Gobernación, este con Enrique Peña Nieto, sobrevivió a un accidente de helicóptero en Oaxaca. El helicóptero cayó en un campo en Jamiltepec, encima de varios vehículos. Navarrete había viajado a Oaxaca después de un sismo que había golpeado la zona. Vecinos de la región se resguardaban en el campo, tratando de ponerse a salvo de las réplicas.

Cualquier detalle cuenta y allana igual el camino a la verdad que a profundas teorías conspirativas. En el caso de Alonso y Moreno Valle fueron varias cosas, quizá tres destacadas. La primera y principal, la batalla encarnizada con Morena y su candidato durante meses. Después, la forma del accidente y luego, la rapidez con que cremaron los cadáveres.

El 23 de enero, en un informe preliminar, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes dijo que no era normal la posición de caída del helicóptero, casi vertical. “Sí es inusual, no es lo normal que haya una caída casi vertical, a 60 grados, y además invertida”, matizó entonces Carlos Alfonso Morán, subsecretario de Transportes. El funcionario no entró a valorar qué podía significar la posición del helicóptero. Su jefe, Jiménez Espriu, tampoco ha dicho nada este lunes.

Luego está el asunto de la cremación de los cuerpos, apenas transcurridas 24 horas de su muerte. Muchos se preguntaron entonces para qué tanta prisa. El hecho provocó incluso una denuncia ante la fiscalía, que desechó meses después.

En junio, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) emitió un informe en el que aseguraba que ni los motores ni los componentes de los controles del helicóptero presentaron fallas antes del accidente. Según el análisis, los dos motores funcionaban cuando la aeronave se estrelló contra el suelo. De todas formas, sigue el análisis, “los componentes de memoria interna, que podrían confirmar lo anterior, resultaron dañados por el impacto y el fuego, por lo que no se pudo obtener datos”.

Barbosa vuelve

Barbosa denunció fraude en la elección de 2018 desde el minuto uno. En los meses que siguieron alimentó sus denuncias constantemente. Incluso cuando el Tribunal Electoral dio finalmente la razón al PAN, exigió que se investigara a los magistrados. Barbosa sugería que sus votos podían esconder motivos ocultos. La repetición de los comicios fue un renacer para el veterano político. A la muerte de Alonso, Barbosa vio una nueva oportunidad en el horizonte electoral. Empezó una nueva campaña electoral. Pese a la resistencia de algún sector de Morena, Barbosa se hizo con la candidatura. En junio, Puebla volvió a las urnas y Barbosa ganó por más de 11 puntos.

Barbosa siempre se ha deslindado del accidente, aunque más de una vez lo ha recordado, casi con mofa. En octubre, en un evento en Puebla, Barbosa dijo: “Me robaron la elección, pero los castigó Dios”. El PAN siempre ha exigido que se le investigue. Más allá de censurar sus comentarios, la dirección estatal del partido ha pedido a la Fiscalía General de la República que investigue “para despejar todo tipo de dudas”. Genoveva Huerta, dirigente estatal, dijo en octubre, poco después del exabrupto de Barbosa: “Quienes integramos el partido exigimos no solo una disculpa pública, sino también que ante los señalamientos comparezca o sea investigado por la Fiscalía General de la República”.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

El policía hispano que se declaró negro para lograr un ascenso

Una solicitud para un ascenso en la Policía de Miami, un mero requisito burocrático para q…