Inicio Internacionales Un polémico exnuncio reiteró su acusación contra el Papa por supuesto encubrimiento

Un polémico exnuncio reiteró su acusación contra el Papa por supuesto encubrimiento

11 minuto leer
Comentarios desactivados en Un polémico exnuncio reiteró su acusación contra el Papa por supuesto encubrimiento
0


















Carlo Maria Viganò, el polémico exnuncio en Washington, volvió a atacar al Papa Fuente: AP


Desde su autoexilio, Viganò insistió en que Francisco sabía de las denuncias contra el excardenal McCarrick




ROMA.- En el instante en que se convirtió en una de las figuras más controvertidas de la Iglesia Católica moderna, el arzobispo Carlo Maria Viganò se llamó a silencio.





























En agosto del año pasado, el exembajador del Vaticano en Washington escribió una explosiva carta en la que pedía la renuncia del

papa Francisco

por haber tolerado a un consabido abusador sexual. No bien publicada la carta, Viganò apagó su teléfono y les dijo a sus amigos que iba a desaparecer.

Nueve meses después, en la primera entrevista extensa concedida hasta el momento, Viganò se negó a revelar su paradero y tampoco dijo mucho de su exilio autoimpuesto. Pero sus comentarios indican que incluso desde su escondite sigue siendo el crítico más feroz del pontificado de Francisco.






















Viganò intercambió mails con el diario
The Washington Post durante dos meses, donde escribió unas 8000 palabras en respuesta a casi 40 preguntas. Con furibundas críticas a Francisco, el arzobispo retirado dijo que era “inmensamente triste” que el Papa le estuviera “mintiendo descaradamente al mundo entero para tapar sus malvados designios”.















El mes pasado, Francisco respondió por primera vez sobre la carta de Viganò cuando dijo que “no sabía nada, obviamente nada” sobre las inconductas del excardenal Theodore McCarrick y que no recordaba que Viganò le hubiese advertido sobre McCarrick en 2013. Viganò asegura haberle dicho a Francisco que McCarrick había corrompido “a generaciones de seminaristas y sacerdotes”.

“Cómo puede alguien, especialmente un papa, olvidar algo así”, escribió Viganò en sus mails.















McCarrick fue expulsado del sacerdocio en febrero de este año, después de la explosión del tema en la opinión pública y de que un procedimiento interno del Vaticano lo declaró culpable de “pecados” con menores y adultos.











Fuente: AFP – Crédito: Andreas Solaro

En su correspondencia con
The Washington Post, Viganò dijo no haber sido contactado por la Iglesia desde que sus acusaciones fueron publicadas por primera vez por varios medios de prensa eclesiásticos conservadores. Se describió como “un viejo que muy pronto estará parado frente al Buen Juez”.








Viganò, que hoy tiene 78 años, llevaba dos años retirado cuando difundió su carta, un pasmoso giro para un representante de la Iglesia que había ocupado altos cargos en el Vaticano y como diplomático de la Santa Sede en varios países.

“Mi silencio me habría hecho cómplice de los abusadores y conducido a que hubiese más víctimas”, escribió.








Aunque su carta se enfocaba en el caso de McCarrick, se convirtió en piedra de toque de una lucha más amplia sobre la corrupción interna, la homosexualidad y los abusos, y sobre si el papa Francisco está descarriando a la Iglesia.

El año pasado, Viganò escribió que tanto Benedicto XVI como Francisco sabían de las faltas de McCarrick. Pero describió a Benedicto como un hombre que intentó tomar discretas medidas disciplinarias contra el entonces cardenal, mientras que Francisco habría ignorado esas sanciones.

El mes pasado, las cartas privadas reveladas por un excolaborador de McCarrick confirmaron la acusación de Viganò de que el Vaticano le había dicho a McCarrick que se retirara de la vida pública durante el pontificado de Benedicto. Pero también queda claro que McCarrick ignoró las órdenes que llegaban de Roma, incluso mientras Benedicto era papa. Y no han surgido documentos que muestren que en 2013, cuando fue elegido papa, Francisco estuviese al tanto de las sanciones secretas que pesaban sobre McCarrick.

Viganò dice que “la verdad sobre Francisco tarde o temprano saldrá a la luz”, como ocurrió con el exarzobispo de Washington, quien el año pasado dijo desconocer las denuncias contra McCarrick, una afirmación que luego fue refutada por la revelación de ciertos documentos. Viganò sugiere que Francisco está encubriendo otros casos, “como hizo con McCarrick”.

Las respuestas por mail de Viganò dejan en claro que sigue al detalle los movimientos internos del Vaticano. Cita, por ejemplo, un intercambio durante una conferencia de prensa del Vaticano en febrero, cuando un periodista le pregunta al arzobispo Charles Scicluna, quien encabeza la comisión vaticana que investiga los abusos, sobre un caso en la Argentina. Scicluna empieza a contestar, y entonces el vocero vaticano lo interrumpe, y dice que la conferencia de prensa, que se llevaba a cabo durante la histórica cumbre sobre abusos, no era el momento indicado para “enfocarse en casos particulares”. El vocero agregó que más tarde se difundirían los resultados de esa investigación.

“Que me perdonen si descreo de la eventual difusión de una investigación honesta y exhaustiva, y en los tiempos que corresponden”, escribe Viganò en sus mails. “Es una especie de ironía: ese intercambio se dio mientras los organizadores de la cumbre discutían sobre lo que ellos llaman transparencia”.

En cuanto al caso de McCarrick, en octubre el Vaticano se comprometió a llevar a cabo un “exhaustivo” análisis de sus archivos y así revelar quién sabía qué. Desde entonces, la Iglesia dice que la investigación está en marcha. “Los resultados de una investigación honesta serían desastrosos para el actual pontificado”, señala Viganò.

También se refiere en detalle a una de sus ideas controvertidas: que la crisis de abuso sexual en el seno de la Iglesia sería “mucho menos severa” si “el problema de la homosexualidad en el sacerdocio fuese reconocido con honestidad y resuelto adecuadamente”.

“Dada la abrumadora evidencia, es alucinante que la palabra ?homosexualidad’ no aparezca ni una sola vez en los recientes documentos oficiales de la Santa Sede” sobre los hechos que atañen al abuso y a los jóvenes, escribió Viganò.

Y agregó que entre los obispos hay “una mafia gay” que intenta protegerse a sí misma “saboteando todo intento de reforma”.



Traducción de Jaime Arrambide











ADEMÁS













Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

A días del cierre de listas, Pichetto sumó dos senadores al espacio

Con el objetivo de definir los cierres de listas en las distintas provincias de cara a las…