Inicio Internacionales Una era de diluvios cada vez más implacables y peligrosos

Una era de diluvios cada vez más implacables y peligrosos

10 minuto leer
Comentarios desactivados en Una era de diluvios cada vez más implacables y peligrosos
0









NUEVA YORK.- En julio, Japón fue azotado por lluvias torrenciales y un mes más tarde, una tormenta dejó bajo el agua varias localidades del sur de la India. En septiembre, el huracán Florence hizo estallar represas y diques en Carolina del Norte. Y un tifón barrió islas de Filipinas y destruyó la cosecha de su principal alimento: el arroz.





























Los climatólogos no saben decir cuándo ni dónde se producirá la siguiente gran tormenta, pero toda la evidencia apunta en un mismo sentido: el calentamiento global está llevando al planeta a una era de diluvios, con precipitaciones cada vez más implacables y peligrosas, cuyas consecuencias serán ruinosas y se perpetuarán en el tiempo.

“Donde llueve, es más fuerte que nunca”, señala Raghu Murtugudde, profesor de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Maryland, y editor de un reciente libro sobre el clima extremo. “La analogía clásica sería la de los dados cargados”, añade.















Murtugudde dice que los dados “ahora arrojan el mismo número cada vez más seguido”, bajo la forma de fenómenos climáticos extremos. ¿Por qué? Los gases de efecto invernadero que los humanos ya inyectaron en la atmósfera calentaron el planeta, y ahora concentran tanta humedad en el aire que aumentan las posibilidades de que se produzcan precipitaciones intensas.















La buena noticia es que las inundaciones y las tormentas ya no matan a tanta gente como antes. Ahora hay sistemas de alerta temprana y la gente aprendió a evacuar zonas de riesgo. Este año, en Filipinas, el tifón Mangkhut dejó 100 muertos, una drástica disminución frente a las 6000 víctimas en 2013 de Haiyan.

La mala noticia es todo lo demás. Por más que después las aguas retrocedan, los devastadores efectos de una tormenta se sienten durante mucho tiempo. El estudio de más de 6500 ciclones reveló que las tormentas tropicales, en especial si son frecuentes, pueden alterar radicalmente la trayectoria de la economía de un país. Los investigadores descubrieron que, incluso 15 años después, la economía de los países afectados por una de esas tormentas no había recuperado su ritmo de crecimiento anterior al desastre.








Filipinas es frecuentemente golpeado por tormentas tropicales, y eso afectó la forma en que el país alimenta a su población. Entre 2006 y 2013, fue azotada por 76 desastres naturales, sobre todo inundaciones y tormentas tropicales.








En los últimos diez años, las inundaciones y tormentas desplazaron de sus hogares a un promedio anual de 21 millones de personas, según datos del Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno, el triple de los desplazados por conflictos bélicos en todo el mundo.

Según la mayor empresa reaseguradora del mundo, la alemana Munich Re, los daños por tormentas e inundaciones se han más que triplicado a nivel mundial desde principios de la década de 1980. Las pérdidas que dejan a su paso también se dispararon, con dos años récord en la última década, cuando alcanzaron los 340.000 millones de dólares. Según Munich Re, 2017 fue “una llamada de advertencia”.








“El principal problema es que el ritmo de adaptación a estos mayores riesgos es muy lento”, dice el climatólogo en jefe de Munich Re, Ernst Rauch. “Todos sabemos, o deberíamos saber, que el nivel de riesgo ahora es otro”, agrega.

Los climatólogos reconocen que prepararse para un futuro de feroces tormentas es especialmente difícil cuando no es posible precisar cuándo, dónde y cómo impactará un fenómeno de clima extremo.

En Estados Unidos, las fuertes precipitaciones se potenciaron “tanto en intensidad como en frecuencia desde 1901”, según un informe de 2017 de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. También señaló que 2017 marcó un récord de inundaciones. Fue un año particularmente duro en términos de actividad ciclónica, en parte debido al calentamiento del Atlántico, donde se gestaron seis grandes huracanes con vientos de más de 180 km/h.

El precio de no hacer nada probablemente será altísimo. El equipo de Anders Levermann, climatólogo de la Universidad de Potsdam, concluyó que solo el desborde de los ríos hará perder alrededor de un 17% de la economía global en los próximos 20 años.

El cambio climático, sin embargo, no solo trae más lluvias. Según los científicos, mientras que las precipitaciones en las regiones más húmedas del planeta son cada vez más fuertes e impredecibles, las secas se vuelven sensiblemente más secas. Ese combo puede ser explosivo.

Lisa Goddard, directora del Instituto Internacional de Investigaciones de la Universidad de Columbia, dice que la atmósfera “es como una esponja gigante”, que se carga de humedad hasta hacerse tan pesada que en algún punto necesita escurrirse, y eso resulta en lluvias intensas. Los efectos pueden ser abrumadores. Si la emisión de gases sigue en aumento y la temperatura global sube 2°C, en la India -por ejemplo- el río Ganges podría duplicar su volumen, con devastadoras consecuencias para las millones de personas que viven en su cuenca.


Traducción de Jaime Arrambide

















Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

“Honorable legislador”

“Honorable” proviene de “honor”, una palabra con origen en el latín honoris y describe cua…