Inicio Opinión USA: LA APUESTA DE TRUMP

USA: LA APUESTA DE TRUMP

11 minuto leer
Comentarios desactivados en USA: LA APUESTA DE TRUMP
0

En las elecciones de medio término de los Estados Unidos del 6 de noviembre hay mucho en juego para el partido Republicano. Hoy controla ambas cámaras del Congreso. Corre el riesgo de sufrir una derrota en la Cámara de Diputados por la gran cantidad de miembros salientes y activos demócratas opositores a Trump.

Para Trump, hay mucho en juego. Si pierde en la Cámara de Diputados, los demócratas podrían iniciar investigaciones con facultad para exigir la comparecencia de cualquier cosa, desde las declaraciones impositivas del presidente hasta su supuesto romance con la estrella porno Stormy Daniels.

Peor aún, si los demócratas obtienen el control de la Cámara de Diputados, podrían intentar destituir a Trump, sobre todo si Robert Mueller, el asesor especial, presenta un informe condenatorio sobre la vinculación entre la campaña de Trump y Rusia y una posible obstrucción de la justicia por parte del presidente.

Según las encuestas los demócratas pisan fuerte en la etapa final de la campaña. Los demócratas precisan ganar 23 bancas para poder controlar la Cámara. Según el boletín informativo Cook Political Report, 69 de las 435 elecciones son competitivas ambos partidos tienen posibilidades reales de ganar, mientras que otras 39 podrían serlo. De las 31 bancas de la Cámara de Diputados que el Cook Political Report considera que podrían ser para cualquiera, 29 están actualmente ocupadas por republicanos, mientras que otras 12 revelan un aventaja del partido Demócrata.

Frente a una posible ola demócrata, los republicanos mencionan las buenas condiciones económicas con una baja de nivel de desempleo a 3,7%. En sus actos electorales, Trump dice. “Históricamente… no suelen tenerse resultados tan buenos en elecciones de medio término. Pero… esta es la mayor economía de todos los tiempos, así es que hay que comprobarlo”.

Los demócratas confían en que se alzarán con la victoria en la Cámara de Diputados, aun cuando la situación económica sea buena. Las compañas políticas se basan en temas cotidianos referidos al sector de la salud y solicitudes para dar marcha atrás con los recientes recortes fiscales, las elecciones de medio término suelen ser una forma de calificar los primeros dos años del mandato de un presidente.

Cuando un presidente tiene un índice de aprobación de más de 50%, según los registros históricos, las posibilidades de que su partido pierda en las elecciones de medio término pueden ser limitadas. El índice de Trump ha estado oscilando en poco más de 40%.

Un factor que infunde optimismo en los demócratas es la posición de las mujeres votantes. El partido está alineando un número récord de candidatas. Muchas se postulan en distritos competitivos con ayuda de sólidas campañas de recaudación de fondos.

Las candidatas demócratas están impulsadas por el movimiento MeToo (Yo También). Muchas se enojan por cómo los republicanos manejaron las acusaciones de acoso sexual contra Brett Kavanaugh, quien actualmente es juez de la Corte Suprema.

Las mujeres ya constituyen una mayoría del electorado y tienen una mayor tendencia a votar que los hombres. Anna Greenberg, socia del grupo de encuestas de opinión pública Greenberg Quinlan Rosner, afirma que el porcentaje de mujeres que dicen que votarían al partido Demócrata había aumentado desde las elecciones de 2016, merced a mujeres con estudios universitarios y de zonas suburbanas.

En un discurso reciente contra Trump, Barack Obama recordó a los jóvenes que solo uno de cada cinco de ellos había votado en las elecciones de medio término de 2014. “¿Les sorprende que este Congreso no refleje sus valores y prioridades?” sostuvo el presidente.

Si bien muchos republicanos son pesimistas en cuanto a las posibilidades de ganar en la Cámara de Diputados, consideran  posible conservar el control del Senado.

Los demócratas enfrentan un mapa electoral muy difícil, ya que 26 de los 35 senadores que se postulan para la reelección son de su partido, y 10 de estos están en estados en los que Trump ganó en 2016. El Cook Political Report clasifica cinco de estos estados Florida, Indiana, Misuri, Montana y Dakota del Norte como elecciones “imprescindibles”.

Los republicanos tienen una mayoría 51-49 en el Senado, con lo cual los demócratas necesitan dos bancas para ganar. Si bien tienen varios caminos estrechos, deberían mantener sus cinco bancas más vulnerables y ganar dos de las cuatro bancas republicanas.

La batalla relacionada con el juez Kavanaugh podría motivar a los electores demócratas en elecciones en la Cámara de Diputados, pero podría afectar sus chances de conservar el control del Senado, donde el partido defiende varias bancas en estados conservadores.

La competencia que suscitó más interés es Texas. El republicano Ted Cruz confronta al el ex roquero punk Beto O´Rourke quien  obtuvo apoyo de base dada su negativa a utilizar encuestadoras y estrategas o aceptar dinero de intereses especiales. Sorpresa: recaudó u$s 38 millones en el tercer trimestre del año.

Los candidatos republicanos convocan para  que quienes apoyan a Trump vayan a votar. En el acto electoral de Council Bluffs, había muchos banners que decían “promesas hechas, promesas cumplidas”, en referencia a que Trump cumplió sus promesas de campaña: desde retirarse del Acuerdo de París sobre cambio climático y el acuerdo nuclear con Irán nuclear hasta aprobar recortes fiscales. Pero había muy pocos carteles de campaña para Young.

Ya faltan pocos días para que se sepa si otra vez el presidente Trump decepciona a sus enconados adversarios.

 


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

ETCÉTERA: 2019: RIESGOS Y ACIERTOS

Sebastián Galiani enseña Economía en la Universidad de Maryland, EE.UU, Fue secretario de …