Inicio Opinión Colisión versus coalición. ¿Javier Milei y la intransigencia como forma de gobernar para conseguir los cambios prometidos?

Colisión versus coalición. ¿Javier Milei y la intransigencia como forma de gobernar para conseguir los cambios prometidos?

5 minuto leer
Comentarios desactivados en Colisión versus coalición. ¿Javier Milei y la intransigencia como forma de gobernar para conseguir los cambios prometidos?
0

En la serie de especulaciones, incluso habrá que hacerle un lugar al enigma: ¿realmente el Gobierno quería la sanción de la ley ómnibus o es sólo un entretenimiento social mientras aplica el plan de ajuste?

Al margen de estas ideas que apuntan a captar buena parte de los análisis que pueden leerse por estas horas, hay otra idea que conviene mensurar. Algo que pareciera estar haciéndose un lugar por estas horas. Esa idea se resume en esto: el Gobierno prefiere colisionar que coalicionar. Es la forma de ejercer el poder que ha elegido el presidente Javier Milei.

javier milei gira israel muro de los lamentos 2024.jpg

Listas de “enemigos” del pueblo, menciones a “traidores”, “delincuentes” por parte del presidente parecieran generar algunas suspicacias. ¿Y si el presidente prefiere la confrontación como manera de gobernar? ¿Y si hasta último momento se buscó quitarle posibilidades a la negociación? Colisión versus coalición.

“Lo ocurrido ayer en el Congreso confirma un escenario donde podría pensarse que el presidente prefiere colisionar que coalicionar. Esto abre una incertidumbre muy grande para los sectores de la economía, porque implica que el Gobierno buscará casi a la fuerza avanzar con su hoja de ruta, en lugar de ampliar su base política para poder hacer los cambios necesarios, habrá mayor conflictividad social”, sostuvo un empresario del sector industrial.

El carácter del presidente Javier Milei

Muchos parecen pensar que la derrota política del presidente no es tanto la baja del proyecto de ley, sino más bien una especie de clarificación del carácter intransigente del primer mandatario. Y que una cosa era la campaña política y otra, muy distinta, es el acto de gobernar, con las consecuencias de mostrarse como “elegido”, casi una apuesta a la relación exclusiva caracterizada por Laclau entre el líder y su pueblo, a pesar de no tener una base de sustentación social, burguesa o popular consolidada y en pleno proceso de pérdida del poder adquisitivo de buena parte de la sociedad.

Para el final, casi una pregunta que se ubica primera: ¿qué reacción tendrán aquellos sectores financieros y económicos que respaldaban las ideas de Milei en el Gobierno y que apostaban por una pronta sanción de la ley? ¿Qué tipo de señal entenderán aquellos que relojean el dólar, las acciones, los bonos y el futuro inflacionario del país y que apostaban a cambios estructurales consensuados con los gobernadores?


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Velocidad del mundo en tu interior

El mundo no está para bromas, nadie tiene tiempo para complejidades ni siquiera para las s…