febrero 26, 2024
Inicio Opinión ¿Cómo afectan las adicciones a la salud mental y al delito?

¿Cómo afectan las adicciones a la salud mental y al delito?

9 minuto leer
Comentarios desactivados en ¿Cómo afectan las adicciones a la salud mental y al delito?
0

11 de febrero 2024 – 00:00

Las adicciones afectan a la salud mental de las personas que las padecen y de las personas que las rodean, ya que alteran su funcionamiento cognitivo, emocional, conductual y social.

Foto: Pixabay

La salud mental es el estado de bienestar que nos permite pensar, sentir y actuar de manera positiva, adaptarnos a los cambios, relacionarnos con los demás y afrontar los desafíos de la vida. La salud mental es parte de nuestra salud integral y tiene que ver con nuestra historia, nuestra cultura, nuestra familia, nuestro entorno y nuestras experiencias.

La salud mental es importante porque influye en nuestra felicidad, nuestra autoestima, nuestra capacidad de aprendizaje, nuestra creatividad, nuestra productividad y nuestra participación social. Cuando tenemos una buena salud mental, podemos disfrutar de la vida, desarrollar nuestro potencial y contribuir a la sociedad.

¿Qué son las adicciones y cómo afectan a la salud mental?

Las adicciones son un tipo de trastorno mental que se caracteriza por la dependencia física o psicológica de una sustancia, una actividad o una persona, que genera un deseo irrefrenable, una pérdida de control y una negación de las consecuencias negativas. Las adicciones pueden ser a sustancias como el alcohol, el tabaco, las drogas o los medicamentos, o a actividades como el juego, las compras, el sexo o las redes sociales, etc.

Las adicciones afectan a la salud mental de las personas que las padecen y de las personas que las rodean, ya que alteran su funcionamiento cognitivo, emocional, conductual y social. Las personas con adicciones pueden tener problemas de memoria, atención, concentración, razonamiento, juicio, impulsividad, ansiedad, depresión, irritabilidad, agresividad, aislamiento, culpa, vergüenza, baja autoestima, dificultades para relacionarse, para trabajar, para estudiar y para cumplir con sus responsabilidades.

Algunos ejemplos de las adicciones son el alcoholismo, el tabaquismo, las drogodependencias, la ludopatía, la compulsión a las compras, la adicción a la comida o cualquier otra adicción al consumo que puede considerarse como compulsivo.

Estas adicciones, pueden tener graves consecuencias para la salud mental de las personas que los padecen una adicción, influyendo en la forma que la persona adicta se relaciona consigo misma, en la forma de relacionarse con los demás, de afrontar los problemas, de tomar decisiones y de disfrutar de la vida.

Las adicciones pueden afectar la salud mental de varias maneras, como por ejemplo:

  • Alterando el funcionamiento normal del cerebro y provocando cambios en el estado de ánimo, la memoria, la atención, el aprendizaje, el juicio, la percepción y el comportamiento3.
  • Generando dependencia física o psicológica, es decir, la necesidad de consumir cada vez más para obtener el mismo efecto o para evitar el malestar que produce la abstinencia.
  • Causando o agravando trastornos mentales, como la depresión, la ansiedad, la esquizofrenia, el trastorno bipolar, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de estrés postraumático, entre otros.
  • Afectando la autoestima, la confianza, la motivación, la autoeficacia y el sentido de la vida3.
  • Deteriorando las relaciones familiares, sociales, laborales y educativas.
  • Disminuyendo el autocontrol, el razonamiento, la responsabilidad y la conciencia de las consecuencias de los actos.
  • Aumentando la impulsividad, la agresividad, la irritabilidad y la búsqueda de sensaciones
  • En el caso de los consumos problemáticos de drogas y alcohol, puede provocar estados de alteración, confusión, paranoia, alucinaciones o delirios que pueden llevar a actuar de forma irracional o peligrosa
  • Generando situaciones de necesidad, desesperación, frustración, aislamiento, marginación o exclusión social que pueden impulsar a recurrir a actividades ilícitas o violentas para obtener recursos, satisfacer el consumo o escapar de la realidad.
  • Exponiendo a las personas a entornos o grupos de riesgo donde se facilita el acceso, el consumo y el tráfico de sustancias, así como la participación en delitos o conflictos,

Algunos ejemplos de comportamientos en conflicto con la ley son el robo, la violencia, el vandalismo, el tráfico o la tenencia de drogas ilegales, la conducción bajo los efectos del alcohol o las drogas, entre otros.

Las adicciones, la salud mental y los comportamientos en conflicto con la ley son tres aspectos que se relacionan entre sí y que pueden afectar la calidad de vida de las personas que los sufren y de las personas que los rodean. Por eso, es importante prevenir, detectar y tratar los consumos problemáticos, así como promover la salud mental y la convivencia pacífica y respetuosa en la sociedad.

“Las adicciones deben abordarse desde un enfoque de salud y no policial ni criminalizante, porque la persona que atraviesa esta circunstancia tiene un problema de salud”, sostienen las recomendaciones para el tratamiento mediático de los consumos problemáticos de drogas legales e ilegales.

Presidente de CIMACUP – Docente UAI


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

“Sin federalismo no hay país”: Zamora manifestó su solidaridad con Kicillof ante la quita de fondos de Nación

El gobernador de la provincia se expresó luego de que el Ejecutivo nacional le recortara e…

El clima en Santiago del Estero

Municipalidad de La Banda

Publicidad

Publicidad

Espacio Publicitario