Inicio Opinión El tenebroso encanto del turismo negro

El tenebroso encanto del turismo negro

7 minuto leer
Comentarios desactivados en El tenebroso encanto del turismo negro
0

Diario de viaje, Portugal, 11 de febrero de 2010: “Salimos hacia Evora. En el camino había millones y millones de nidos de cigüeñas que tenían pico largo y patas largas. Visitamos un castillo. Nos sacamos fotos y comimos bacalao. Luego entramos a una capilla horrible construida con huesos humanos y una frase en la entrada que decía: Nosotros, los huesos que aquí estamos por los vuestros esperamos”.

Cada tanto, cuando se me nubla la memoria, le pido permiso a mi hijo para abrir su “caja de recuerdos”, la que contiene sus diarios de viajes. Ahora quería saber cómo recordaba él, a sus 9 años, aquella capilla rarísima que a mí me había dejado helada, con un “olor frío” impregnado en la ropa (si acaso a los aromas le podemos poner temperatura). Porque ése era un frío ácido que calaba los huesos. Los huesos de los vivos, lo que estábamos ahí sacándole fotos a los huesos de los muertos que tapizaban las paredes y columnas de aquel macabro punto turístico.

¿Cómo se nos había ocurrido llevar a nuestro hijo ahí?

Ahí es un osario construido en el siglo XVI por un fraile que quería mostrar el carácter transitorio de la vida. Se calcula que hicieron falta 5.000 esqueletos para realizar semejante obra. Pero pese a todo -y a los dos cadáveres disecados colgados de una cadena- la página que mi hijo dedicó en tinta azul a ese día de febrero termina con un tierno dibujo de dos cigüeñas en su nido, con un huevito en el medio. Bien ahí, sonrío, al devolver el diario de viaje a su caja: no hubo “daños psicológicos”. La vida le ganó a la muerte.

Calaveras en techos y paredes. La capilla de los huesos, en Evora

El turismo dark es una tendencia que ya es furor en el mundo. Algunos prefieren la playa o la montaña, pero cada vez son más los que eligen lugares donde la muerte es la protagonista. Este verano, por ejemplo, un aluvión de turistas llegó al Valle de las Lagrimas, en Mendoza, donde en 1972 cayó el avión uruguayo. Empujados por la película “La Tragedia de los Andes”, se animaron a un trekking de tres días y dos noches para ver el lugar exacto donde lograron sobrevivir 16 muchachos. Aún permanecen ahí el tren de aterrizaje, dos ruedas, pedazos de asientos, un apoyabrazos y medias de rugby. Y un monolito con los nombres de los 29 fallecidos.

Trekking al avión de los uruguayos, en Mendoza. Foto Tuiti TrekkingTrekking al avión de los uruguayos, en Mendoza. Foto Tuiti Trekking
Monolito con los nombres de los 29 muertos.Monolito con los nombres de los 29 muertos.

¿Qué es el turismo oscuro? Es el nombre que se le da a los sitios que recuerdan desastres. No por nada la ciudad ucraniana de Chernobyl es uno de los lugares más visitados. Sobre todo, luego de la serie de HBO de hace 5 años. Y también Fukushima, la ciudad japonesa de la tragedia nuclear de 2011.

Chernobyl. Una antigua guardería abandonada. (EFE)Chernobyl. Una antigua guardería abandonada. (EFE)

Pero a veces hay tragedias que llaman a las tragedias, como la del sumergible que implosionó el año pasado con 5 personas que intentaban llegar hasta los restos del Titanic.

En 2018 el periodista David Farrier protagonizó la serie “Dark Tourist”, en Netflix, donde recorrió los lugares más tenebrosos y visitados del planeta. Para él, el turismo negro es cada vez más popular porque la gente quiere desafiar sus miedos. Pero tal vez, como explica en uno de sus ocho episodios, lo mejor es simplemente darse cuenta de lo bueno que es volver a casa. Y sentirse más feliz de estar vivo.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

«Los liberales somos los más implicados en la protección del Estado de Derecho»

Valerie Hayer (La Mayenne, 1986) es la nueva líder de Renew Europe, y no hay tiempo que pe…