Inicio Opinión Las Malvinas y la pesca en el Atlántico Sur

Las Malvinas y la pesca en el Atlántico Sur

7 minuto leer
Comentarios desactivados en Las Malvinas y la pesca en el Atlántico Sur
0


La creación de una Organización Regional de Ordenamiento Pesquero (OROP) en el Atlántico Sur es un tradicional anhelo de la élite económico-política de las Islas Malvinas. La pesca configura el recurso que permite a las islas ser ampliamente autosuficientes y tener uno de los PBI más altos del planeta por habitante. Este tipo de mecanismo les permitiría sortear un obstáculo que la persistencia de la disputa de soberanía genera en la explotación ilegal británica de los recursos marinos en la región.

Las OROP fueron ideadas con la intención de prevenir la pesca indiscriminada en alta mar y en particular de las poblaciones de peces transzonales y altamente migratorios. Son constituidas en particular por los Estados ribereños. Sus miembros son los que participan en el mecanismo de adopción de decisiones respecto a los recursos ictícolas de la región. En ciertas circunstancias, los Estados cuyos buques tienen una presencia significativa en la región también forman parte de las OROP.

La llamada “pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”(INDNR) es un flagelo en todos los caladeros del mundo y el Atlántico Sur no es la excepción. Para definir una política al respecto debe tenerse como guía el interés nacional. La cuestión está vinculada al desarrollo de nuestra industria pesquera y a la protección de nuestros recursos en el Atlántico Sur. Pero también a la existencia de la disputa de soberanía sobre las Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur.

La política pesquera argentina debe estar apuntada no solo a combatir la pesca no reglamentada en la milla 201, sino también a explotar eficientemente los recursos de nuestra Zona Económica Exclusiva.

La creación de una OROP en el Atlántico Sur con participación británica permitiría blanquear al ocupante de las Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur su explotación ilegal de los recursos que pertenecen al pueblo argentino e inclusive darle la posibilidad de participar en las decisiones sobre los recursos en áreas que no están en disputa. Esto se lograría si la Argentina acepta la creación de una OROP bajo el “paraguas de soberanía”, que es la permanente estrategia británica para avanzar en los hechos y consolidar su presencia, mientras el Reino Unido hace oídos sordos a su obligación de resolver la controversia de soberanía.

Mientras la controversia no se resuelva, el Reino Unido continuará controlando fácticamente la situación, explotando los recursos naturales y buscando, como lo ha hecho siempre, que la Argentina se adapte a esta situación, aunque mantenga formalmente su reclamo.

Por otra parte, la creación de una OROP en el Atlántico Sur no es la única forma de “conservación y ordenamiento de los recursos pesqueros”. Debe también considerarse la posibilidad de arreglos bilaterales en el marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar o regionales en el marco de las reuniones de la Zona de Paz y Cooperación en el Atlántico Sur, compuesta por los Estados ribereños sudamericanos y africanos.

La pesca hoy y los recursos hidrocarburíferos mañana son los más importantes recursos de las islas. Toda propuesta británica de creación de una OROP en el Atlántico Sur mientras se niega a reabrir negociaciones sobre soberanía es inaceptable. Se trata de una de las pocas herramientas prácticas que la Argentina tiene para obligar al Reino Unido a resolver la controversia. Regalarla sin colocar al Reino Unido en la disyuntiva antedicha, sería imperdonable.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Se desarrolló con éxito el Programa Nosotros Podemos en los comedores y merenderos municipales

Este proyecto fue impulsado por la gestión del intendente Roger Nediani. Hoy 17:03 La Dire…