Inicio Internacionales Una memoria «pobre», «confusa», «limitada», «borrosa»… así es el demoledor informe del fiscal Hur sobre la salud mental de Biden

Una memoria «pobre», «confusa», «limitada», «borrosa»… así es el demoledor informe del fiscal Hur sobre la salud mental de Biden

13 minuto leer
Comentarios desactivados en Una memoria «pobre», «confusa», «limitada», «borrosa»… así es el demoledor informe del fiscal Hur sobre la salud mental de Biden
0

«Soy un anciano y sé qué demonios estoy haciendo». Lo ha dicho hace apenas unas horas el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. ¿Es un anciano? Parece, objetivamente, que sí: tiene 81 años. Pero, ¿sabe qué demonios está haciendo? O mejor, ¿lo sabe siempre?

El estado de salud del actual inquilino de la Casa Blanca es asunto de actualidad desde hace tiempo. Biden llegó a la presidencia cuando ya había cumplido 78 años. Pero la cuestión gana importancia (trascendencia) cuando los norteamericanos están llamados a votar este 2024 para elegir un nuevo presidente (en realidad, no será ‘nuevo’ gane quien gane).

Más allá de la salud física —de los tropezones que ha podido darse bajando del Air Force One, su tos, su lentitud al andar o de su caída en bicicleta— es larga la lista de lapsus mentales y meteduras de pata del presidente de EE UU. Pero por si hacían falta más argumentos para insistir en la discutible idoneidad de Biden como candidato demócrata (que lo va a ser) ha llegado el informe de un fiscal especial.

«No se justifican cargos penales»

Robert Hur se ha dedicado estos últimos meses a investigar si el mandatario retuvo intencionadamente documentos clasificados de su época como vicepresidente. La conclusión del informe de 345 páginas este fiscal es que no va a presentar cargos contra Biden: «Concluimos que no se justifican cargos penales en este asunto».

Como vicepresidente, guardaba cuadernos que contenían información clasificada en «espacios no seguros y no autorizados» en una casa que alquiló en Virginia y en su casa de Delaware tras dejar el Gobierno. Según el informe, Biden utilizó parte de la información de esos cuadernos como material para las memorias que escribió en 2017.

Una «memoria significativamente limitada»

Pero el detalle (y los comentarios) del documento es casi peor. Tras su investigación, Hur ha escrito que el presidente mostró una «memoria significativamente limitada» durante los interrogatorios que se le hicieron en 2023 (fueron cinco horas de entrevistas entre el 8 y 9 de octubre de ese año).

El informe describe la memoria del presidente como «confusa», «borrosa», «defectuosa», «pobre» y con «limitaciones significativas». Hur relata que Biden no podía recordar hitos definitorios de su propia vida, como cuando murió su hijo Beau o cuando ejerció como vicepresidente.

Al descartar el procesamiento de Biden, el informe del fiscal especial sugirió que parecería demasiado débil para ser procesado: «Sería difícil convencer a un jurado de que debería condenarle por un delito grave que requiere un estado mental de voluntariedad».

¿Recordaba Biden cuando murió su hijo?

Según el informe, en una de las entrevistas con Hur, el presidente no recordó cuándo murió su hijo Beau ni los años en que fue vicepresidente. Funcionarios de la Casa Blanca y el abogado personal de Biden han rechazado lo que califican de afirmaciones inapropiadas e incorrectas sobre su memoria.

Aseguran, cuenta CNN, que la entrevista tuvo lugar inmediatamente después del ataque del 7 de octubre contra Israel y que, por ello, la atención de Biden estaba en otra parte.

Biden se defiende: «Mi memoria está bien»

En vista del daño que el informe del fiscal podía hacerle, los asesores de Biden debieron decidir que la mejor defensa era un buen ataque; que el presidente saliera a dar respuesta ante los periodistas y mostrar así su lucidez. Fue así como el demócrata dijo anoche desde la Casa Blanca: «Mi memoria está bien».

Francamente, cuando me preguntó (por la muerte de mi hijo) pensé para mis adentros que no era de su maldita incumbencia»

El mandatario se enfadó visiblemente al negar que hubiera olvidado cuándo murió su hijo. Beau Biden murió de cáncer cerebral en 2015 a los 46 años. «¿Cómo demonios se atreve a plantear eso?», respondió el presidente. «Francamente, cuando me hicieron la pregunta, pensé para mis adentros que no era de su maldita incumbencia«, dijo Biden.

«Cada Día de los Caídos celebramos un servicio en su recuerdo, al que asisten amigos y familiares y la gente que le quería. No necesito a nadie, no necesito que nadie me recuerde cuándo falleció», explicó el inquilino de la Casa Blanca. Anoche, ante la pregunta de un periodista de Fox News al respecto, respondió: «Tengo buenas intenciones y soy un anciano. Sé qué demonios estoy haciendo».

Enfadado por eso y por el informe. Porque Biden no acaba de entender que sentido tenía hacer insinuaciones sobre su salud mental en un documento que juzga si retuvo o no documentos oficiales. El demócrata dijo que las descripciones sobre su memoria y la muerte de su hijo eran «comentarios extraños» que «no tenían cabida en este informe».

Los presidentes de México y Egipto, otro lapsus

Pero esa rueda de prensa, ese ejercicio de defensa, resultó finalmente un fracaso. En un punto de esta intervención, Biden confundió al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, con el de Egipto, Abdelfatah al Sisi.

Según las encuestas, la cuestión que más preocupa a los votantes que apoyan a Biden es su edad

Las encuestas muestran que la cuestión que más preocupa a los votantes que apoyan las políticas de Biden es su edad. Una encuesta realizada en enero por la NBC entre 1.000 votantes registrados reveló que tres cuartas partes de todos los votantes, incluida la mitad de los demócratas, estaban preocupados por la salud física o mental de Biden. Esa preocupación, según la demoscopia, también se extiende a Donald Trump, que tiene 77 años.

Abocados a otro duelo de ancianos

El actual presidente va camino de su reelección como candidato de los demócratas a la elecciones de noviembre. Ya ha cosechado triunfos rotundos en las primarias demócratas de Nevada (aproximadamente el 90% de los votos), en Carolina del Sur (96%) y Nuevo Hampshire (64%).

Prácticamente no tiene oposición. La escritora Marianne Williamson anunció este martes que suspendía su campaña para la nominación tras conseguir apenas un 3% de los apoyos en las primarias de su formación en Nevada. Llegó a registrar un 10% en las encuestas que la auparon a tratar de competir el liderazgo del partido con Biden. Ese porcentaje hizo a Williamson tocar techo, pero desde ahí ya fue en caída.

De un lado y del otro, en los demócratas y en los republicanos, parece que todo está claro. No hay batalla. Biden no tiene enemigo y Trump verá en pocos días cómo se retira Nikki Haley, su última oponente. Dos ancianos, uno más que otro, se verán las caras el 8 de noviembre para decidir quien de los dos gobierna el país más poderoso (todavía) del mundo.  


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Zamora, sobre David Cameron: Su visita a las Islas es una falta de respeto para nuestros héroes

El gobernador de Santiago del Estero adhirió a la medida que tomó Tierra del Fuego de decl…